Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

El crimen está tipificado: es asesinato. La víctima también está identificada: la democracia, el Estado Democrático de Direcho y la Constitución. Los autores del crimen son conocidos: los fascistas golpistas que se perfilan alrededor del vicepresidente Michel Temer que, quien sin haber recibido un solo voto siquiera, quiere adueñarse del sillón presidencial conferido a Dilma Rousseff por 54.501.118 brasileiñas/os.

El PMDB anunció –en reunión de directorio nacional que duró poco más de tres minutos, un record en la historia mundial de directorios partidarios – la síntesis de la política asquerosa construida en 15 meses de conspiraciones y traiciones ejecutadas soterradamente por el propio Temer: el abandono traicionero del gobierno.

La fotografía del anuncio habla por sí: Eduardo Cunha – sí, el mismo Eduardo Cunha que mejor desempeñaría el papel de presidiario – estaba en la línea del frente, de brazos erguidos y entrelazados con otras tristes figuras del golpismo peemedebista, que ultrajan la memoria de sus líderes Ulisses Guimarães y Tancredo Neves.

El golpe fascista liderado por la alianza PMDB/PSDB e instigado y financiado por el condominio jurídico-mediático-policial con apoyo del gran capital acelera el galope. En los próximos 6 meses, el golpe será consumado, o habrá sido enterrado por la resistencia democrática.

El gobierno de Dilma entra en un nuevo y decisivo ciclo. En realidad, el gobierno de Dilma podrá reinventarse, recuperar la oportunidad de reencontrarse con el programa electo por 54.501.118 brasileñas/os el 26 de octubre de 2014. Con un desafío de transcendental complejidad: resistir al golpismo que adquirió una fuerza descomunal este fin de marzo.

Esta es la hora del todo o nada. Es la hora en que la avalancha democrática y popular que toma cuenta del país podrá hacer la diferencia en la defesa de la legalidad y de la democracia al lado de la presidenta Dilma y de su nuevo gobierno. Un nuevo gobierno que debe contar con figuras fundamentales en este momento crítico y dramático en el que se define el futuro de Brasil y de su democracia.

Un gobierno comandado por Dilma y Lula e integrado por figuras como Ciro Gomes, Roberto Requião e por otros/as demócratas de alto quilate y capacidad política para resistir, enfrentar y derrotar al fascismo golpista que se arremangó en esta etapa terminal de la guerra contra la democracia y el Estado Democrático de Derecho.

La avalancha popular

Una impresionante avalancha democrática y popular está tomando Brasil. Todos los dias, en muchas ciudades de todas las regiones del extenso país, se organizan asambleas, manifestaciones, paseadas, debates, reuniones, giestas y encuentros en defensa de la democracia.

Son jóvenes, niños, hombres, mujeres, obreros, intelectuales, trabajadores, campesinos, profesionales liberales. Las exempleadas domésticas de la Casa Grande y los buenos demócratas de todos los orígenes forman un océano humano apasionadamente entregado a la lucha de resistencia contra el golpe.

Un océano de gente de todos los colores, de todas las razas, de todas las diversidades, de todas las pluralidades. Un océano de gente loca por la libertad y por la justicia, que ocupa las calles, las plazas, los teatros, sindicatos, auditorios, escuelas, universidades, en una celebración emocionante en defensa de la legalidad, del estado democrático de drecho y de la Constitución.

En esta trinchera de resistencia –consciente y alegre – caben todas las banderas, menos las del odio, la violencia y la intolerancia. Estas últimas, son marca registrada de los golpistas, malhumorados y monocromáticos que sólo quieren destruir; que no saben construir ..

La prensa manipuladora, liderada por la Rede Globo y otras cinco familias que intoxican a la opinión pública en el país, ya no logran detener esta acalancha democrática y popular. Esta vez, Globo no va a conseguir repetir lo que hizo en 1964 entorpeciendo concienias: no conseguirá empoderar un régimen totalitario como aquel que por 21 añlos secuestró el futuro del Brasil..

A cada movimiento do Temer, Cunha, Fernando Henrique Cardoso, Serra, Aécio, Moro, Janot, Gilmar, PF, MPF, DEM, PPS, PTB, PP etc, para intentar derrumbar a la presidenta Dilma, un estadio superior de conciencia democrática es alcanzado. A esta altura de los acontecimentos, nada podrá detener la reacción popular contra el golpe.

Jeferson Miola. Integrante del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del 5º Fórum Social Mundial, y Coordinador de la Secretaría de Mercosur.

Sur Y Sur