“Todas las medidas repercuten en forma negativa”

Mientras el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, se prepara para anunciar mañana el saldo de trabajadores que dejó en la calle el proceso de “revisión” de contratos en el Estado nacional, los titulares de la CTA de los Trabajadores y de la CTA Autónoma, Hugo Yasky y Pablo Micheli, y el secretario general de ATE Capital, Daniel Catalano, denunciarán hoy al Gobierno ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por “las vulneraciones al derecho al trabajo” que implicó no sólo la ola de despidos, sino el conjunto de las medidas macroeconómicas. “Todas y cada una de las medidas adoptadas por el Gobierno repercuten de forma negativa en la oferta de mano de obra, generan vulnerabilidad en el sector trabajador y aumentan el desempleo, violando derechos humanos fundamentales”, sostiene el documento de más de 60 páginas que presentará ATE Capital ante las autoridades de la OIT en el país, a quienes pedirá que la organización se expida condenando el ajuste que impulsó el gobierno de Mauricio Macri en sus primeros cien días.

Entre las medidas que caracteriza como “regresivas” para los trabajadores, el escrito enumera “la devaluación y eliminación de los derechos de exportación”, la “apertura económica”, la “desregulación del mercado de capitales” y la “reducción del gasto público”, todos ejes que el propio Presidente señala públicamente como parte de su plan hacia la “pobreza cero”.

“El actual Gobierno, desde su asunción el 10 de diciembre de 2015, desarrolló un conjunto de medidas económicas, sociales, financieras y previsionales que analizadas en su conjunto, materializan un plan sistemático de cambio del patrón de distribución de la riqueza, que causa gravísimas violaciones y restricciones a derechos humanos fundamentales, entre ellos el derecho al trabajo y la promoción del empleo, consagrado en diferentes convenios y recomendaciones de la OIT”, denuncian los sindicatos en el documento, que será presentado hoy durante la audiencia que Catalano, Yasky y Micheli tendrán con el director de la OIT Argentina, Pedro Furtado.

Entre otras preocupaciones, Furtado escuchará de boca de los dirigentes que desde la llegada de Cambiemos al poder “se vulneran tratados internacionales y derechos garantizados por la Constitución” en función de beneficiar a las patronales del sector agroexportador y financiero, a la par de la “discriminación y la falta de justificativos” con que se dieron los despidos, algo sobre lo que el titular de la organización a nivel mundial, Guy Ryder, insiste públicamente y que se encargó de resaltar en su última visita al país, en diciembre del año pasado.

En sus fundamentos, la denuncia advierte sobre la violación de por lo menos seis de los convenios fundamentales de la OIT, a los que el país suscribe. Entre los principales que cita se encuentra el Convenio 122 sobre el desempleo, que data de la década del 60, y requiere a los Estados miembros que “la política de empleo constituya un elemento esencial de toda política destinada a promover el aumento de los ingresos nacionales y su distribución equitativa”.

Ajuste y represión

En paralelo, cientos de estatales realizarán hoy distintas actividades durante todo el día frente a los ministerios donde hubo despidos a la espera del “jueves negro” de mañana, día límite establecido por el decreto 254/15 firmado por Macri e Ibarra para analizar la situación de cada uno de los 24 mil trabajadores en riesgo de quedar desempleados. Hasta ahora, el número de estatales despedido en el Estado Nacional, las empresas Sociedad del Estado y los organismos descentralizados es de más de ocho mil, y trepa a más de 30 mil si se cuentan los estados provinciales y municipales en todo el país. Por eso, la situación en la que se encuentran miles de despedidos es uno de los ejes centrales de la denuncia. “Quien está desempleado sufre las consecuencias negativas que esta condición produce en la personalidad y corre el riesgo de convertirse en víctima de la exclusión social”, remarca el escrito, que advierte sobre los riesgos sociales que provocó el desempleo en la década del 90.

“Los despidos son el núcleo del ajuste”, describió el secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, quien afirmó que el objetivo de la presentación es lograr un pronunciamiento “a la altura de la gravedad de la situación” durante la próxima asamblea de la OIT, que reunirá a sindicatos de varios países a principios de junio. “Precisamente la OIT condenó fuertemente los despidos masivos en Europa, y esperamos que el Gobierno cambie su actitud si se ve en la misma situación que padecen países como España”, sostuvo.

“La política económica está generando condiciones para el desempleo y mayores niveles de pobreza”, justificó Catalano la medida en diálogo con Página/12. “Hasta ahora, esa es la experiencia que siempre tuvo la Argentina al adoptar este tipo de recetas neoliberales”, explicó. Para el secretario general de ATE Capital, “hasta ahora no hubo una sola medida a favor de los trabajadores”, mientras que, en cambio, “se llegó al límite de utilizar la policía para despedir a los trabajadores”.
Discriminación

“La denuncia es una respuesta de los trabajadores frente a la violación del principio básico de la estabilidad laboral, pero además por la carga de discriminación y persecución política que entrañan varios de los despidos”, sostuvo Yasky. En el escrito se citan textuales del ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, en los que afirma: “No vamos a dejar la grasa militante, vamos a contratar gente idónea y eliminar ñoquis”. El objetivo de denunciar actos de discriminación y persecución política. “Los despidos y el discurso contrario a los trabajadores estatales se ha extendido y generalizado de forma paralela”, explica, “generando una idea extremadamente discriminatoria de que todo trabajador estatal es ñoqui hasta que se demuestre lo contrario”.

Página 12

Paros, piquetes y vigilias

Los trabajadores del Estado entraron en la semana más tensa desde la llegada del macrismo al gobierno. Ante la finalización –este jueves– del plazo que se dio el PRO para revisar los contratos y concursos realizados en la administración pública durante los últimos tres años, los estatales y las organizaciones sindicales que los representan intensifican las protestas y recursos para frenar los despidos masivos. Paros, piquetes, vigilias frente a los lugares de trabajo, la presentación de proyectos de ley que prohíban los despidos por un año y el reclamo de intervención de la Organización Internacional del Trabajo son las medidas que se implementan ante la amenaza de una tercera –y más grave–, ola de cesantías.

Hoy, desde las siete de la mañana, trabajadores de ATE Capital harán cortes de calle y manifestaciones frente a las sedes de una decena de organismos, como los ministerios de Seguridad, Economía, Trabajo y Justicia, la Cancillería, la Biblioteca Nacional y la Superintendencia de Seguros. A partir de las diez, 700 delegados de la Asociación de Trabajadores del Estado de todo el país se reunirán en un plenario en Costa Salguero para definir los pasos siguientes del plan de lucha. A las dos de la tarde, la CTA de los Argentinos que lidera Hugo Yasky, la Autónoma de Pablo Micheli y ATE llevarán a la oficina porteña de la Organización Internacional del Trabajo el pedido de que intervenga ante los despidos, por la afectación del derecho al trabajo –que el Estado tiene el deber de garantizar– y por el carácter persecutorio con el que Cambiemos avanzó con el ajuste en el Estado, para “limpiarlo” de empleados sospechados de adhesión al kirchnerismo. A las cuatro de la tarde, los dirigentes de las tres CGT y las dos CTA irán al Congreso nacional, donde expondrán ante los diputados de la oposición sobre los proyectos de ley para declarar la emergencia ocupacional. Y por la noche, trabajadores de ATE comenzarán una vigilia en la puerta de los ministerios, secretarías y organismos nacionales.

La vigilia busca que el jueves los estatales puedan entrar a sus lugares de trabajo. En este sentido, Daniel Catalano, titular de ATE Capital, recordó que Cambiemos viene “utilizando a la Policía Federal para impedir el ingreso” de las personas a las que no se les renuevan sus contratos.

¿Cuál es el número de despedidos? Según la estimación de las CTA, en los tres meses de gobierno de Mauricio Macri, 110 mil personas quedaron desocupadas, entre estatales y privados. De ellos, unos 30 mil son de la administración pública, que incluye a empleados municipales, provinciales y nacionales. A su vez, de esos 30 mil, 9 mil son los despidos en ministerios y organismos descentralizados dependientes de la Nación. Son números provisionales porque están en negociación, precisamente, hasta este jueves.

Como parte del clima negro que se vive en las oficinas públicas, de manera previa a cada tanda de despidos circulan listas. Las listas se filtran, en forma de rumor, antes de ser confirmadas por las oficinas de personal o por los empleados de seguridad en las puertas de ingreso. “Esta semana –dijo a Página/12 un dirigente estatal– los trascendidos hablan de otros 1500 despidos en las reparticiones nacionales”. El número no incluye lo que pueda pasar con los municipales y provinciales.

Lotería

Como un anticipo de lo que puede suceder, ayer se confirmaron 200 despidos en la Lotería Nacional. Entre los afectados hubo un poco de todo: empleados bajo el convenio con universidades que vencen el 31 de este mes, trabajadores de planta permanente, de planta transitoria y contratados.

“En las listas se ve revanchismo y azar. Dejan desocupados sin motivo alguno a personas con actividad política y también a gente con más de diez años de trayectoria”, señaló Luciano Rombola, trabajador de Lotería.

La noticia se conoció mientras la CTA Autónoma de Pablo Micheli realizaba una jornada nacional de lucha contra los despidos junto a la Multisectorial (Corriente Clasista y Combativa, MST, Barrios de Pie).

“Se está echando a gente con hasta 20 años de antigüedad”, coincidió durante la protesta Micheli. “Más allá de haber entrado durante el gobierno kirchnerista, si cumplen funciones y van a trabajar todos los días, no deberían haber tocado a esos compañeros.” El dirigente evaluó, en este sentido, que “hay una decisión del gobierno de quedar bien con los organismos multilaterales de crédito. Se nota a (Mauricio) Macri desesperado por mostrar lo que es un país confiable, él y su equipo económico, y eso lleva a que vuelvan a aplicarse viejas recetas”.

En la ciudad de Buenos Aires, la jornada de lucha tuvo una movilización con un acto frente al Congreso, mientras que en la provincia de Buenos Aires los estatales iniciaron 48 horas de paro. En medio de las protestas, en ATE nacional aseguraron haber recibido un llamado del Ministerio de Trabajo para realizar una reunión con el titular de esa cartera, Jorge Triaca. Sin embargo, el llamado, según los voceros gremiales, no fue para fijar una audiencia, sino para quejarse por la ausencia de los dirigentes a una supuesta reunión para la que no les había llegado ninguna invitación.

Tras las vigilias que comenzarán hoy, el jueves ATE Capital realizará un nuevo paro con movilización. Por otra parte, el plenario general del gremio definirá hoy la convocatoria a nuevo paro nacional, para el mes de abril, cuando se tendrá un panorama más definido sobre la cantidad final de despedidos.

Página 12