Llama Cepal a combatir la evasión fiscal; esos ingresos, “piedra angular” del Estado

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) llamó a los países de la región a combatir la evasión fiscal, ya que los ingresos tributarios son la “piedra angular” del financiamiento básico de un Estado.

En su Panorama fiscal de América Latina y el Caribe 2016, el organismo de Naciones Unidas señaló que la evasión fiscal, llegó a 320 mil millones de dólares en 2014 en la región, por lo que es “una de las principales debilidades de los sistemas tributarios”.

El organismo internacional precisó que durante el año pasado América Latina registró en promedio un deterioro en las cuentas fiscales y alcanzó un déficit fiscal de 3.0 por ciento del producto interno bruto (PIB) y un nivel de deuda pública de 34.7 por ciento del PIB.

Subrayó que “la desaceleración del crecimiento económico y el deterioro de los términos de intercambio han tenido efectos muy significativos sobre las finanzas públicas de varios países de la región, lo que ha obligado a realizar ajustes fiscales de magnitud”.

El organismo –con sede en Santiago– entregó previsiones dispares en la región, ya que para la mayoría de los países de Sudamérica se mantendría la incertidumbre por la desaceleración de China y de otras naciones emergentes durante el 2016.

México, la segunda mayor economía de la región, Centroamérica y el Caribe serían beneficiados por favorables tasas de crecimiento. Las dos subregiones mencionadas, en tanto, estarían favorecidas además por la caída de los precios del petróleo.

Si bien el endeudamiento arroja una caída sustancial en América Latina en comparación a la década de 1990, su nivel cercano al 35 por ciento del PIB en 2015 responde a las necesidades de financiamiento ante un escenario de desaceleración, a un bajo costo relativo, destacó la Cepal.

Con todo, el organismo reparó en que hoy la vulnerabilidad de la región frente a choques externos es muy diferente, ya que en 1990 la deuda pública externa equivalía a 90 por ciento de la deuda total y, en 2015, este nivel ha disminuido hasta 48 por ciento.

“La expansión del endeudamiento público ha sido mayor que la tasa de crecimiento en varios países de América Latina, lo que supone mayores desafíos de gestión para los próximos años”, señaló la entidad.

Bajo un panorama de austeridad fiscal y reducción de los ingresos de las exportaciones de recursos naturales o básicos, la implementación de reformas tributarias adquieren una gran importancia, algo que muchos países de la región se anticiparon.

En promedio, Cepal dijo que América Latina logró aumentar su presión tributaria 0.2 puntos porcentuales del PIB en lo referido a los gobiernos centrales.

Con todo, entre las tareas tributarias pendientes, la evasión de impuestos es una de las principales debilidades de las economías de la región, por lo que deben fortalecerse las instituciones fiscalizadores y las penas por estos delitos.

La Cepal calculó que el incumplimiento asciende a un monto equivalente a 2.2 puntos del PIB en el caso del IVA y 4.1 puntos del PIB en el caso del impuesto sobre la renta, lo que suma un total de 320 mil millones de dólares a 2014.

La Jornada