El líder comunitario y defensor de los derechos humanos William Castillo Chima, fundador y tesorero de la Asociación de Hermandades Agroecológicas y Mineras de Guamocó —Aheramigua—, fue asesinado en la tarde de este lunes 7 de marzo en el municipio de El Bagre, Antioquia.

William Castillo, integrante del movimiento político Marcha Patriótica y de la Coordinación Nacional de Organizaciones Agrarias y Populares —Conap—, fue abaleado por hombres armados en un establecimiento público del barrio Villa Echeverry, de acuerdo a las primeras versiones de los hechos, los cuales no han sido esclarecidos aún por las autoridades competentes.

Se presume una arremetida de grupos al margen de la ley contra líderes sociales, puesto que Aheramigua, Marcha Patriótica, la Asociación Campesina Cahucopana y otras organizaciones sociales y políticas han denunciado públicamente las acciones violentas de grupos paramilitares en la zona (desapariciones forzadas, incursiones, saqueos, asesinatos y amenazas), sumado a los enfrentamientos con las FARC-EP que han provocado el desplazamiento de cientos de campesinos desde diferentes veredas y corregimientos hacia el casco urbano de El Bagre.

Así mismo, el pasado 9 de enero Jaír de Jesús Suárez (hermano de Levinson Suárez, miembro de Aheramigua), fue raptado y desaparecido por los paramilitares. Según informe de la Comisión de Verificación de Derechos Humanos en el corregimiento de Puerto Claver, en El Bagre, la casa de Jaír Suárez “fue la que más destruyeron los paramilitares, dejando mensajes en las paredes y los árboles, que dicen: ‘muerte a colaboradores’, ‘muerte a Guerrilleros’, ‘vencer o morir’, ‘el paisa’, ‘AGC’ ‘El manco’. El gallinero fue completamente saqueado, así como los peces de los lagos. Los colchones fueron destrozados de la misma forma que la ropa y las demás pertenencias de Jair y su esposa, quienes vivían y trabajaban en aquella casa hace 4 meses”. Con estos sucesos se evidencia la intención política de las acciones paramilitares y la persecución a líderes sociales de la zona.

Además, en un comunicado emitido por la organización Aheramigua, se denunció el asesinato de un minero el pasado 12 de febrero por parte de integrantes del Ejército: “La Asociación de Hermandades Agroecológicas y Mineras de Guamocó denuncia la grave situación en materia de derechos humanos que se presenta en el municipio El Bagre en el departamento de Antioquia. Las comunidades de este municipio vienen siendo víctimas de violaciones a los DDHH y al DIH por parte de diversos actores del conflicto armado presentes en la región. Desde noviembre de 2015 se han arreciado los combates entre las FARC-EP y el ELN en contra el grupo paramilitar Autodefensas Gaitanistas; estos últimos han amenazado constantemente a la comunidad señalándola de colaborar con la guerrilla, han desaparecido a tres personas (en Puerto Claver) y asesinado a otras más”.

La persecución, hostigamiento y asesinato de líderes sociales y comunitarios en Colombia ha sido el común denominador en zonas con alta presencia de grupos paramilitares, al tiempo que la Fuerza Pública y las empresas multinacionales han intervenido en los territorios, geográficamente estratégicos y con amplios recursos naturales, con las mismas prácticas violentas. Estos crímenes, aunque son anunciados y denunciados por las comunidades y las mismas organizaciones sociales, continúan en su mayoría impunes. El asesinato de Willianm Castillo se suma a una serie de asesinatos recientes de líderes sociales como Carlos Pedraza, Daniel Abril y Klaus Zapata.

Colombia Informa