La Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, por ocho votos a favor y cinco en contra, aprobó las condiciones presupuestarias para implementar la interrupción del embarazo en tres causales: inviavilidad fetal, violación y riesgo para la vida de la madre.

Con esto, la iniciativa –uno de los proyectos más emblemáticos y también de los más resistidos del programa presidencial de Michelle Bachelet– quedó lista para votarse en la Sala de la Cámara de Diputados el martes y miércoles próximos.

El proyecto considera en su primer año una inversión de 3.000 millones de pesos, para luego, al año siguiente, disminuir a los 2.300 millones de pesos. Entre los gastos contemplados está lo que se denomina como un “programa de acompañamiento” para las mujeres que se sometan a la interrupción del embarazo.

A la sesión de hoy asistieron las ministras de Justicia, Javiera Blanco; del Sernam, Claudia Pascual; y de Salud, Carmen Castillo.

La ministra Pascual afirmó que el paso de esta jornada significa que “hoy hemos fortalecido el proyecto”. Mientras que entre los expositores durante la sesión de hoy estuvo la ex senadora de la DC, Soledad Alvear, quien criticó específicamente el programa de acompañamiento.

“La causal 2 no considera la calidad de ser humano del embrión o feto. ¿Qué ve la mujer cuando se hace una ecografía? Adicionalmente hay solo 49 médicos especialistas en medicina materno fetal, son los únicos que pueden diagnosticar efectivamente si hay inviabilidad. ¿Se operaría usted con un pediatra para operarse del corazón? Por ello hay tantos diagnósticos erróneos y conocemos niños y personas diagnosticados inviables y que viven”, afirmó, según consigna Radio Cooperativa.

Alvear aseguró que “para los casos de embarazos complejos, incluido la violación, proponemos un sistema de apoyo integral y acompañamiento a la madre y trato digno al nonato enfermo, la madre y su familia. El programa que presenta el Gobierno es de asesoría, no de acompañamiento real”, sostuvo.

El Mostrador