Los Kaxinawá, una comunidad indígena originaria del norte de Brasil y Perú, participaron en la creación del “Huni Kuin”, un videojuego con el que buscan divulgar su cultura y mostrar al mundo sus tradiciones ancestrales.

La tecnología y el legado histórico del pueblo Kaxinawá andan de la mano en esta iniciativa lanzada en 2012 por un antropólogo de la Universidad de Sao Paulo (USP), el mayor centro educativo de Latinoamérica.

Hasta ahora, unos 30 indígenas han colaborado desde sus aldeas, situadas en el estado brasileño de Acre, en el desarrollo de esta iniciativa, que será lanzada en abril.

Los indios contaron las historias de sus antepasados, pusieron la voz al videojuego y diseñaron los dibujos del “Huni Kuin”, palabra nativa con la que se autodenominan y que significa ‘pueblo verdadero’.

“Ha sido una construcción colectiva. Fuimos a la aldea con un programador y antropólogos para conocer sus historias y su forma de vida. Llegamos a quedarnos hasta cuatro meses con ellos”, explicó el antropólogo Guilherme Meneses, quien en los últimos cuatro años ha visitado las aldeas en reiteradas ocasiones.

La plataforma, que cuenta con cinco niveles y narra diferentes historias, se centra en una pareja de gemelos Kaxinawá concebidos en un sueño, que heredan poderes y deben afrontar una serie de desafíos para poder convertirse en personas verdaderas.

A diferencia de otros videojuegos, los protagonistas no utilizan armas de fuego sino flechas y sus enemigos no son antihéroes, más bien todo tipo de animales del Amazonas, el pulmón verde del planeta, como serpientes, tapires y pacas.

La narración está hecha en la lengua originaria de los Kaxinawá, la mayor población indígena de Acre, y los diálogos tienen subtítulos en portugués, inglés y español.

El objetivo, según Meneses, es divulgar la cultura y las tradiciones de esta etnia y de los indígenas en general, sobre quienes, dijo, todavía existen prejuicios y mucha desinformación.

Los indígenas, por su parte, quieren que el videojuego sea de utilidad para que las nuevas generaciones aprendan la historia y las costumbres de sus antepasados.

“Esos juegos sirven para el futuro. Para que nuestros hijos y nuestros nietos conozcan nuestra historia y preserven nuestra identidad”, señaló Isaka Huni Kuin,

Después de seis meses de investigación y cuatro años de trabajos, el proyecto, que mezcla tradición y nuevos lenguajes, podrá ser descargado de manera gratuita a partir de abril.

Antes de cruzar las fronteras, la plataforma será presentada en una de las aldeas indígenas de los Kaxinawá, etnia que cuenta con unas 7.500 personas en Brasil.

“Ellos también quieren poder jugar dentro de las aldeas y que las nuevas generaciones entiendan la historia de sus antepasados”, señaló el antropólogo.

En un mundo lleno de tradiciones, Isaka Huni Kuin admitió que el uso de la tecnología está ayudando a preservar la cultura y la sabiduría de los antepasados, a pesar de que los ancianos de la etnia muchas veces no lo entienden.

“Muchos líderes se llevaron consigo toda la sabiduría cuando murieron. La tecnología nos va a permitir mantenerla y rescatarla”, resaltó Isaka.

El Comercio


Volver