El Gobierno de Costa Rica expresó ayer su preocupación por la situación política que vive el Gobierno de Brasil y los serios señalamientos a la mandataria Dilma Rousseff e hizo un llamado al diálogo para que la situación vuelva a la calma.

“Costa Rica, respetuosa de los asuntos internos de los países hermanos, expresa su preocupación por la situación política que enfrenta Brasil y manifiesta su esperanza de que ese hermano país retorne a la calma y la estabilidad mediante el diálogo”, indica un pronunciamiento de la Cancillería costarricense.

El Gobierno del país centroamericano agregó que “sigue con atención” los acontecimientos en Brasil y manifestó su confianza en “la solidez de las instituciones democráticas brasileñas, así como en el apego de todos los actores a los principios y valores de la democracia y del Estado de Derecho”.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, denunció hoy como un intento de “golpe” el trámite iniciado por el Congreso para un posible juicio político con miras a su destitución.

La oposición acusa a Rousseff de un “delito de responsabilidad” sobre la base de unas irregularidades descubiertas en los balances que el Gobierno presentó en 2014 y 2015.

La mandataria afirmó que “jamás” renunciará a su mandato y que “los golpistas no pasarán”.

El País

Costa Rica sigue con atención situación de Brasil

El Gobierno de Costa Rica sigue con atención los hechos que acontecen en la hermana República Federativa del Brasil y manifiesta su confianza en la solidez de las instituciones democráticas brasileñas, así como en el apego de todos los actores a los principios y valores de la democracia y del Estado de Derecho.

Costa Rica, respetuosa de los asuntos internos de los países hermanos, expresa su preocupación por la situación política que enfrenta Brasil y manifiesta su esperanza de que  ese hermano país retorne a la calma y la estabilidad  mediante el diálogo.

Ministerio de Relaciones Exteriores