En cadena nacional, el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, manifestó su satisfacción por la reacción positiva que tuvo la economía costarricense a inicios de este año, pero también pronosticó, una vez más, recortes en programas sociales y despidos si no se reduce el déficit fiscal.

Solís también hizo referencia al tema del desempleo, resaltando tener una tendencia a la baja.

“Todavía tenemos una importante tarea por delante. La principal es reducir el déficit fiscal; si no hacemos una reforma integral, el faltante llegará al 8,5 % del Producto Interno Bruto en el 2018. Si esto ocurriera aumentarán las tasas de interés para todos los préstamos y habrá que hacer recortes en programas sociales e incluso despidos”, indicó.

Según el mandatario, “es una tarea patriótica enfrentar este problema, porque en caso contrario, el próximo gobierno enfrentará con una crisis de grandes dimensiones, cuyas soluciones serán más costosas y dolorosas para el país”, dijo.

De acuerdo con Solís, ya se enviaron a la Asamblea Legislativa varios proyectos de ley, por lo que les deja la responsabilidad a los diputados para que aprueben las leyes necesarias “para resolver el déficit fiscal”.

El mandatario, quien está de vacaciones con su familia en Perú, manifestó que la inflación acumulada a febrero es de solo 0,65 % y que esto significa que es la más baja en 40 años.

“También es positivo el panorama en la reducción de las tasas de interés en casi 2 puntos, porque significa que las personas pagan menos por sus préstamos”, recalcó.

Costa Rica Hoy