Construir y validar un protocolo de actuación en casos de violencia de género hacia las mujeres es uno de los desafíos actuales en la atención a este problema social en Cuba, consideran actores sociales de organizaciones locales y nacionales.

“Es importante identificar a todas las instituciones y actores involucrados en la ruta crítica de la violencia hacia las mujeres y establecer una metodología conjunta y efectiva en su prevención y atención”, sostuvo Zulema Hidalgo, especialista del Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR), durante un encuentro realizado los días 17 y 18 de marzo en la capital cubana.

En el intercambio participaron, además, activistas y representantes de Unión Nacional de Juristas de Cuba, del gobierno del municipio Jesús Menéndez y actores locales de la provincia Las Tunas, de la Universidad de Pinar del Río, del Instituto de Filosofía de la Academia de Ciencias de Cuba y de la agencia de noticias SEMlac, copartes de Oxfam que trabajan actualmente el tema con fondos delegados por la embajada británica en La Habana.

Otras sugerencias se refieren a la necesidad de seguir formando actores en estos temas, con énfasis en el conocimiento y la cultura jurídica, así como hacer un trabajo de prevención dirigido a hombres y emplear más las nuevas tecnologías de la información y la comunicación con estos fines.

Una buena parte de las acciones desarrolladas en el país y dimensionadas durante los días de activismo de la Jornada contra la violencia de género, que cada año se realiza entre el 25 de noviembre y el 10 de diciembre, han contribuido a poner el tema en el debate público y a generar conciencia de su existencia, señalaron participantes en el encuentro.

Reconocieron, además, que si bien se empieza a abogar por cambios en la ley, con una mirada más específica a estos hechos, se necesita también de un mayor conocimiento y uso de las leyes que existen y de velar porque se cumplan las garantías procesales necesarias.

“Además de crear espacios para el diálogo entre organizaciones y actores, Oxfam ha propiciado escenarios para el desarrollo de redes que nos permiten construir saberes, desarrollar alianzas y colaboraciones que son muy importantes para articularnos y tener mayor impacto en nuestra labor”, indicó Liliana Gómez Ramos, activista por la no violencia y periodista del municipio Jesús Menéndez, en Las Tunas, a unos 660 kilómetros de la capital cubana.

El programa de género de Oxfam en Cuba ha tenido presente la defensa de una vida sin violencia para las mujeres, precisó Kenia Lorenzo, especialista de esa organización.

Su principal apuesta en ese sentido se enfoca al fortalecimiento del liderazgo transformador de las mujeres y de la justicia de género en el desarrollo de procesos locales y de la sociedad cubana en general, mediante el cambio de imaginarios para transformar relaciones de poder inequitativas y contribuir al ejercicio de sus derechos.

“Trabajamos fortaleciendo la prevención, denuncia y atención de todas las formas de violencia que se ejercen contra las mujeres, así como potenciando el empoderamiento económico, social y político de ellas y sus organizaciones”, agregó Lorenzo.

Oxfam agrupa a un conjunto de organizaciones en más de 20 países en el mundo, con un alto contenido en su trabajo del enfoque de género y la violencia hacia las mujeres.

Jerome Fauré, representante de Oxfam en Cuba, reconoció que es un trabajo arduo el que se necesita para conseguir un cambio en los imaginarios sociales, por lo que es necesario tener aliados para esta labor en actores locales, nacionales y también regionales.

“El trabajo con hombres es un reto que existe en muchos países, pero es muy necesario para poder establecer alianzas entre mujeres y hombres en función de poder lograr transformaciones profundas”, comentó.

Cuba Información