Bruno Rodríguez Parrilla, Ministro de Relaciones Exteriores, recalcó ayer en entrevista telefónica concedida a los medios públicos de Ecuador que el levantamiento del bloqueo debe ser un acto unilateral de Estados Unidos.

Una información de Prensa Latina fechada en Quito añade que el Canciller cubano explicó al conglomerado formado por la Radio Pública de Ecuador, Ecuador TV, el diario El Telégrafo y la agencia de noticias Andes, que el fin de las sanciones económicas, financieras y comerciales que Washington aplica contra La Habana desde hace más de cinco décadas jamás podría ser resultado de una negociación, o en respuesta a concesiones hechas por el gobierno de la Isla.

Cuba no bloquea a Estados Unidos, ni aplica ninguna medida discriminatoria contra las compañías norteamericanas, ni a los turistas estadounidenses, recordó el jefe de la diplomacia cubana, quien alertó que pese a las recientes medidas ejecutivas adoptadas por el presidente Barack Obama “el bloqueo sigue siendo una realidad asfixiante”.

Al respecto señaló que la decisión del mandatario de autorizar el uso del dólar en las transacciones con la Isla ha quedado en “un mero anuncio”, pues los bancos cubanos, dijo, siguen impedidos de abrir cuentas en el país norteño.

Puedo afirmar, aseveró, que hasta este momento no hay transacciones financieras normales.

Rodríguez advirtió que pese al proceso de normalización de las relaciones bilaterales iniciado el 17 de diciembre de 2014, y cuyo corolario fue la reciente visita de Obama a La Habana, jamás se podrá hablar de nexos normales mientras Estados Unidos siga usurpando el territorio cubano que ocupa la ilegal base naval de Guantánamo, o financie programas y transmisiones radiales y televisivas para alterar el orden constitucional imperante en Cuba.

También alertó que Washington mantiene intactos sus objetivos estratégicos de dominar a Cuba económica y políticamente y citó como ejemplo la apertura en el campo de las telecomunicaciones y el apoyo financiero al sector no estatal, que solo buscan, dijo, construir una oposición al Gobierno.

Respecto a los llamados que hizo el mandatario estadounidense al pueblo cubano a olvidar la historia y solo mirar al futuro, el funcionario recalcó que Cuba está dispuesta a construir una relación de diálogo y cooperación con Estados Unidos, pero sin que ello implique renunciar “ni un milímetro” a los principios de la Revolución, ni a su independencia.

Los discursos pueden ser agradables, incluso sinceros, pero una frase amable, una sonrisa, ni un gesto de simpatía pueden hacer olvidar una historia larga, compleja que marca la vida de los cubanos, expresó el Canciller, quien resaltó que el 77 por ciento de sus compatriotas nació bajo el bloqueo norteamericano.

En ese sentido calificó de extraordinariamente oportuna la reflexión publicada ayer por Fidel Castro sobre la visita de Obama a Cuba y en la que el líder histórico de la Revolución cubana afirma que la Isla no necesita regalos del imperio.

Me parece extraordinariamente oportuna la reflexión del Comandante en Jefe Fidel Castro con su extraordinaria autoridad histórica, política y ética en nuestro pueblo y, en general, en la opinión pública internacional cuando descompone esos conceptos y reitera lo que es una firme decisión de las cubanas y cubanos, remarcó Rodríguez.

ACN