El presidente Salvador Sánchez Cerén informó este lunes que analizará la implementación de medidas extraordinarias, entre ellas la declaración de Estado de Emergencia, ante la ola de violencia que se ha agudizado en el país y también se pronunció ante la masacre ocurrida el pasado 3 de marzo.

Sánchez Cerén dijo que evaluará si es viable o no una declaratoria de emergencia por la violencia y para ello ha citado a una reunión a la presidenta de la Asamblea Legislativa, Lorena Peña, al Fiscal General de la República, Douglas Meléndez, y al presidente de la Corte Suprema De Justicia (CSJ), Oscar Pineda.

Además informó sobre la conformación de una comisión para evaluar las acciones a tomar y estará integrada por el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto; el ministro de Justicia y Seguridad Publica, Mauricio Ramírez Landaverde; el secretario de Comunicaciones, Eugenio Chicas y el vicepresidente salvadoreño, Oscar Ortiz.

En la misma conferencia de prensa Sánchez Cerén se pronunció por la masacre ocurrida el pasado jueves en la que asesinaron a 11 trabajadores en el cantón Agua Escondida, municipio de San Juan Opico, departamento de La Libertad. El mandatario expuso que al igual que el resto de la población está consternado por el hecho y aseguró que habrá justicia para las víctimas.

El presidente dijo que han capturado a 82 pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS) en vías de investigación para determinar quienes participaron en la masacre. Los aprendidos son de San Juan Opico, Joyas de Cerén y del Sitio del Niño, lugares aledaños de donde se ejecutó el hecho.

Asimismo dio a conocer que las órdenes para ejecutar la masacre de las 11 personas salieron desde los penales de Izalco en Sonsonate y de Ciudad Barrios, San Miguel. Aseguró que al determinar quiénes emitieron la orden serán trasladados a la cárcel de máxima seguridad en Zacatecoluca, La Paz.

Por su parte, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde, señaló que por la gravedad del hecho, “por la calidad de las víctimas, trabajadores, sin ninguna relación con los grupos delincuenciales y por la violencia que se empleó… es un hecho en el que nuestro objetivo es dar una pronta respuesta, llevar ante la justicia a aquellos que participaron de forma directa, o que tuvieron algún tipo de participación, dar una respuesta contundente fuerte, tal como lo amerita”.

Contra Punto