El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, convocó a una reunión con los tres poderes del Estado, más el Fiscal General de la República, con  la finalidad de buscar un consenso para combatir la violencia e inseguridad que agobia a las y los salvadoreños.

El Presidente Sánchez Cerén lamentó los hechos suscitados el pasado jueves en el caserío Las Flores, Catón Agua Escondida, en San Juan Opico, lugar donde once personas perdieron la vida en mano de grupos criminales.

“Nosotros, desde un inicio no hemos tolerado ningún tipo de estas acciones, todas las medidas que hemos tomado van en el sentido de combatirlos, aunque unos digan que estamos en una guerra, no queda otro camino no hay espacios para diálogo, para tregua, para entenderse con ellos, son criminales y así como son criminales hay que tratarlos”, explicó el mandatario.

Ante estos hechos de violencia, el presidente Salvador Sánchez Cerén informó que aumentará las acciones contra los grupos criminales que están enlutando a las familias salvadoreñas.

“No vamos a disminuir esa actividad. Vamos a trabajar en coordinación con la Fiscalía General de la República y vamos a desarrollar una serie de acciones a nivel nacional que nos permita seguir golpeando las estructuras y cabecillas de la delincuencia”, aseguró.

En este sentido, el Presidente de la República anunció que sostuvo una reunión con los demás presidentes de los Órganos del Estado y el Fiscal General Douglas Meléndez.

En dicha reunión participaron Lorena Peña, Presidenta de la Asamblea Legislativa, y Armando Pineda, Magistrado Presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), con la finalidad de tomar decisiones en cuanto al tema de seguridad nacional.

“Algunos han hablado de una declaratoria de emergencia, vamos analizar junto con estos tres poderes la toma de estas decisiones para ver qué medidas extraordinarias se pueden tomar, no he tomado la decisión de una declaratoria de emergencia, esa es una decisión que se tiene que consultar con otros órganos, como también otras medidas que podamos tomar”, dijo el mandatario.

Sánchez Cerén aseguró que la estrategia de seguridad impulsada por el gobierno sigue en marcha y las acciones extraordinarias que se puedan acordar con el resto de los órganos del Estado y la Fiscalía están encaminadas a aumentar la efectividad para poder garantizar la seguridad ciudadana.

“Continuamos trabajando en los 81 sectores de los 10 municipios donde existe más actividad delincuencial y vamos a seguir en ellos, manteniendo la presencia de la Policía Nacional Civil y el Ejército, tomando un control más efectivo de esas zonas, no vamos a disminuir esa actividad”, agregó el Jefe de Estado.

Capturas por masacre

En este tema, el Presidente explicó que tras las investigaciones sobre la masacre perpetrada en San Juan Opico, el pasado jueves, ya se reportan 82 capturas, todos miembros de la Mara Salvatrucha (MS13) que operan en la zona donde se suscitó la masacre.

El mandatario aseguró que las órdenes para perpetrar la masacre salió desde los Centros penales de Izalco y Ciudad Barrios, por lo que se ha considerado el traslado de los autores intelectuales a Penal de Máxima seguridad, en Zacatecoluca.El pasado tres de marzo, once personas perdieron la vida, por manos criminales en el Caserío Las Flores, Cantón Agua Escondida, en San Juan Opico.

“Lamentamos estos hechos, el gobierno está consternado, por lo que no quedará en la impunidad la muerte de estos ocho trabajadores y tres pobladores”, dijo el Presidente.

El Presidente afirmó que pese que se encontraba de viaje, desde allá seguía pendiente de los hechos que sucedían en el país y que giró órdenes al Ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde, y al Director de la PNC, Howard Cotto. El Ministro Landaverde afirmó que en caso de la masacre aún se encuentra en la investigación inicial, por lo que no se puede dar detalles específicos de los hechos.

“Si podemos mencionarles, que un caso de esta naturaleza, por la gravedad del mismo, por la calidad de las víctimas que son trabajadoras, sin ninguna afiliación a grupos delictivos, son víctimas inocentes, por el nivel de violencia que se empleó, desde el primer momento es dar una pronta respuesta, deducir responsabilidades y llevar a la justicia a aquellos que participaron de una u otra manera”, explicó Landaverde.

El Ministro reiteró que esta estructura será desarticulada en su totalidad, tal como hiciera la Policía Nacional Civil en Mejicanos con el asesinato de 17 personas en un microbús.

El Director Cotto informó que la investigación inicial indica que al menos nueve armas, entre ellas escopetas habrían sido utilizadas en la masacre de Opico.

Diario Co Latino