Presidente de Ecuador se solidariza con exmandatario Lula da Silva y denuncia persecución a gobiernos progresistas

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, se solidarizó con el exmandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, llevado la víspera a la fuerza a declarar en un juicio de presunta corrupción de la estatal petrolera Petrobras, y denunció la persecución a gobiernos y líderes progresistas latinoamericanos de la derecha internacional.

“Todo nuestro respaldo y abrazo solidario a nuestro compañero Lula da Silva”, expresó este sábado el jefe de Estado en el desarrollo de su habitual enlace de rendición de cuentas.

Correa comentó que el exmandatario brasileño y referente de la izquierda latinoamericana fue “humillado” al llevarlo a la fuerza por la policía de Sao Paulo a declarar en un caso, del que -considera- no tiene responsabilidad.

“Es impresionante la persecución que tenemos los líderes progresistas que no agachamos la cabeza ni ante los imperios, ni ante las burguesías, ni ante los poderes económicos”, denunció el jefe de Estado ecuatoriano, al señalar que el hecho ocurrido con Lula responde a los ataques contra los gobiernos progresistas.

En ese marco citó los ataques difamatorios, el boicot y la desinformación contra el mandatario boliviano Evo Morales, la expresidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner, así como contra el gobierno venezolano.

“Podrá haber retrocesos temporales, pero el pasado no volverá. Nuestros pueblos seguirán por la senda de la justicia, de la equidad, de la soberanía, de la dignidad”, puntualizó el presidente Correa, al señalar que próximamente revelará detalles de la persecución en su contra.

Andes