Por orden de Estados Unidos, la derecha boliviana emprendió una intensa arremetida contra las empresas chinas y rusas que sentaron presencia en Bolivia y en la región, denunció ayer el presidente del Estado, Evo Morales.

En ese escenario ubicó el Jefe de Estado el ataque a la empresa china CAMC Engineering Co. Ltd. Bolivian Branch, que es investigada por la Asamblea Legislativa Plurinacional por los contratos que firmó por algo más de 500 millones de dólares con el Estado boliviano.

“Aquí hay un tema de fondo, métanse en su disco duro, la derecha va a atacar a todas las empresas chinas por instrucción del imperio norteamericano”, alertó Morales en declaraciones al programa ‘Piedra, papel y tinta’, transmitido por la televisora privada Cadena A.

Basado en esta tesis, Morales señaló que “el imperio norteamericano no quiere que haya presencia china, ni de Cuba, ni de Rusia”.

Como argumento, recordó la reacción y el ataque que emprendió el Gobierno de Estados Unidos desde que él inició su mandato, en enero de 2006.

Entre una de las primeras medidas que asumió Washington contra Bolivia fue excluirla del ATPDEA (Ley de Preferencias Comerciales Andinas y de Erradicación de Drogas).

Además, dijo Morales, pese a que Bolivia presentó una de las mejores propuestas para acceder a la Cuenta del Milenio, Estados Unidos la excluyó porque no se habrían cumplido algunos requisitos.

“Como somos antiimperialistas nos han quitado, pero ahora estamos mejor en inversiones sin la cuenta del milenio”, afirmó el Jefe de Estado.

lucha geopolítica

Desde la evaluación del Presidente, lo que sucede en la región y en Bolivia es una disputa geopolítica de grandes potencias.

Son hechos como la presencia de Rosatom, que instalará en Bolivia el Centro de Investigación Nuclear, lo que provoca la reacción de Estados Unidos, dijo Morales.

“CAMC es una pequeña cosa, parte de esta conspiración internacional, parte de la geopolítica, entonces nosotros entendemos así, ¿qué más dirán sobre todas las empresas chinas y contra las empresas rusas? Estamos advirtiendo al pueblo boliviano”, expresó.

En medio de esta disputa, Morales afirmó que “estratégicamente nos hemos preparado” y que Bolivia tiene de su lado a potencias como Francia y Alemania, que han expresado su solidaridad con el país en temas como la demanda marítima radicada en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Cambio