Nueva Mayoría espera conocer las adecuaciones a las iniciativas que no pueden pasar de marzo en su tramitación conforme indica la opinión transversal de los partidos, aunque las divisiones respecto a cómo deben salir del Congreso los textos se mantienen.

Ciertos de que los articulados relativos al aborto y a las reforma laboral deben ser votados “sí o sí” en marzo están el Ejecutivo y la Nueva Mayoría, pero el resultado de esto aún está en la incertidumbre, puesto que esta semana La Moneda enviará indicaciones para lograr un acercamiento con la DC en ambos temas y con el PC particularmente en lo que respecta a los temas más sensibles del mundo sindical.

Así lo dejaron de manifiesto los timoneles de ambas colectividades tras participar en el primer comité político post vacaciones donde se abordó la agenda de iniciativas pendientes cuya tramitación debe retomarse desde este martes 1 de marzo cuando comience el año legislativo 2016.

“Esperamos que el Gobierno ingrese las indicaciones que faltan en estos días y votaremos la próxima semana seguramente la reforma laboral, y en el caso de la ley anti colusión tenemos como objetivo apurarla y sacarla del Senado en el mes de marzo y los otros proyectos siguen en tabla como el aborto donde también el ejecutivo presentará indicaciones”, indicó el jefe de la DC, Jorge Pizarro.

A su turno, el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, manifestó su deseo de que las modificaciones a los textos legales “sean lo más parecidas a la posición nuestra. Ahora, sabemos que eso no está garantizado, que seguramente se van a buscar posiciones intermedias, el Gobierno ha estado buscando eso. Lo que sí sabemos es que ya vamos a votar definitivamente las indicaciones que el Gobierno va a presentar en los dos casos”

Y desde ya advirtió que “dependiendo del tenor de la indicación y de cómo se vote en el Senado, va a depender la posición nuestra en la Cámara de Diputados”, haciendo hincapié en que el proyecto de reforma laboral no puede soslayar los derechos de los trabajadores.

Si derechamente se va a permitir el reemplazo en huelga, si se le quita la titularidad sindical a los sindicatos, vamos a estar en contra.

Por su lado, el líder del PPD, Jaime Quintana, recordó que en enero la discusión estaba agotada y por eso “necesitamos despejar estos temas pronto”.

“Vamos a acoger las indicaciones van en relación de equilibrar las relaciones entre el mundo de los trabajadores y el de las empresas. Los votos del PPD van a estar para una legislación que favorezca a los trabajadores”.

En medio de este escenario el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, afirmó más temprano que “buscamos siempre los máximos acuerdos posibles, pero los proyectos no se pueden eternizar en el diálogo legislativo y llega el momento de votar y esos proyectos más allá si es mañana, pasado mañana, la próxima semana, ya están en ese momento de votación y de cierre porque son reformas importantes para la gente”.

La Nación