El gobierno de Guatemala declaró ayer el estado de emergencia fitosanitaria por el “incremento significativo” del gorgojo de pino en el país.

La medida fue adoptada por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga) a través de un Acuerdo Ministerial publicado este lunes en el Diario Oficial.

El texto explica que la cantidad de brotes de la plaga del gorgojo (Dendroctonus spp) se han venido incrementando de tal manera que los controles son insuficientes y se requiere de una coordinación interinstitucional entre el Maga, el Instituto Nacional de Bosques (Inab) y el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), de acuerdo a la información oficial.

El estado de emergencia fitosanitaria permitirá implementar planes para controlar la plaga, sanear la masa boscosa y proteger el recurso forestal del país, explicó.

El gorgojo descortezador de pino constituye la principal plaga forestal que ataca a las coníferas provocando su muerte, pérdidas económicas y ecológicas en bosques naturales, advierte.

Informes del Inab y del Conap indican que se han activado brotes de la plaga a nivel nacional, lo cual representa “una amenaza” para la diseminación y la posibilidad de que el gorgojo ingrese a Guatemala procedente de Honduras por medio de la movilización de productos forestales.

Los brotes de esta plaga se han detectado, principalmente, en regiones de Zacapa y Chiquimula y fronterizas con Honduras, aunque todavía no se divulgan datos de la cantidad de bosques afectados en suelo guatemalteco.

Como primera medida en el Acuerdo Ministerial se establece la creación de una comisión específica integrada por el Viceministerio de Sanidad Agropecuuaria, la Dirección de Manejo Forestal del Inab y del Conap para elaborar los planes de contingencia.

Una plaga de gorgojos ha destruido más de 390 mil hectáreas de pinares en Honduras, con pérdidas calculadas en unos $220 millones, de acuerdo a datos difundidos en febrero pasado por el Instituto de Conservación Forestal (ICF).

Siglo 21