Ya es realidad, la mayoría de la energía generada en Honduras proviene de fuentes renovables, lo cual representa una buena noticia, especialmente para el ambiente.

El informe más reciente elaborado por la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) revela que en promedio el 51% de la energía generada en el país es limpia, y el 49% es térmica.

Durante varios años, para poder suplir la demanda energética en el territorio hondureño, el país dependió de que la mayoría de su generación de energía proviniera de fuentes térmicas, es decir, a base de combustibles fósiles, derivados del petróleo.

Esto producía una mayor contaminación al ambiente y además tenía como consecuencia negativa que cuando los precios del petróleo aumentaban súbitamente en el mercado internacional, automáticamente se encarecía el costo por el servicio de la energía en Honduras, pues la mayoría de la generación era térmica. Lo más importante de esta generación de energía limpia es que ya se ha establecido de forma estable en el país.

Hasta julio de 2015, las plantas térmicas eran las que más energía aportaban a la Enee, con 52.1%, 978.6 megavatios de capacidad instalada, mayor que el 47.9% (945.6 MW) de las fuentes renovables.

En 2007, el país tenía una capacidad instalada de 6% de generación renovable y no convencional, y dicho porcentaje se ha incrementado en los últimos años hasta llegar al 51% actual.

José Humberto Moncada, jefe de División de Operaciones de la Enee, afirmó que la energía limpia en Honduras se obtiene en su mayoría a partir de la generación hidráulica, eólica y solar.

El funcionario de la estatal eléctrica manifestó que esta tendencia se ha ido inclinando poco a poco hasta llegar a una mayoría de generación renovable.

El proceso

José Humberto Moncada explicó que después de que en mayo de 2015 entraran en funcionamiento los proyectos de plantas fotovoltaicas, o sea, de energía solar, la balanza de generación energética se comenzó a inclinar radicalmente, y este año, luego de que la generación renovable demostrara ser estable y continua, los porcentajes han llegado ser de 51.14% energía limpia, y 48.7% es térmica.

Moncada señaló que durante 2015 la demanda energética era aproximadamente de 1,492 megavatios.
Sin embargo, dio a conocer que esta cifra ha crecido durante este año y que la actual demanda energética en Honduras ya es de 1,540 megavatios.

A pesar de este incremento, la generación de energía limpia es lo suficientemente grande para cumplir con la demanda y estar por encima de la generación térmica.

En Honduras la mayor generación limpia proviene de la energía renovable privada con un porcentaje promedio de 32% y producción de energía hidráulica por parte de la Enee que representa el 19%; entretanto, la generación térmica privada representa el 40.81%.

Hay otras generaciones como la de carbón que es de 7.36%.

Del 100% de la generación de energía renovable, el 23% es eólica, el 29.4 es fotovoltaica y 47.6% hidráulica.

Beneficios

Carlos Pineda Fasquelle, subsecretario de la Secretaría de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas (Mi Ambiente), destacó que hay momentos en que la generación de energía limpia llega incluso al 55% en el territorio hondureño.

“Cuando se dan las condiciones ideales, ya sea para la generación hidráulica, eólica o solar, la generación llega hasta el 55%.

El porcentaje varía, a veces está en 51%, pero ahora siempre es mayor la producción de energía limpia”, declaró.
Pineda Fasquelle expresó que con la producción de energía limpia también ha habido una gran generación de empleo en el país. “Además, se generan impuestos municipales y para el fisco nacional”, declaró.

“Con la generación de energía limpia logramos una soberanía energética que no se puede medir en dinero”, aseguró el subsecretario de MiAmbiente.

La Prensa