La muerte de tres niñas y dos adultos por leucemia desató la alerta en una comunidad del estado central de Guanajuato, donde se detectaron niveles de radiactividad en el agua que se consume proveniente de pozos de hasta cuatro veces el nivel normal.
En la comunidad de La Cantera, municipio de San José Iturbide, norte de Guanajuato, que cuenta con 700 habitantes, reina la zozobra después del fallecimiento hace dos años de estas cinco personas, que se sospecha se debió a que bebieron el agua contaminada.

“Nos llenamos de dudas y de miedo. Empezamos a preguntar, a pedir apoyo del municipio, del centro de salud. Nadie nos decía nada. Hasta que un día fuimos a escuchar una conferencia sobre la contaminación de los acuíferos de Guanajuato y empezamos a entender”, dijo Nelly Baeza, una habitante de esta localidad.

La muerte por leucemia de cinco personas en una comunidad de no más de 700 no encendió las alarmas de ningún funcionario municipal o estatal.

El geólogo Ortega precisa que los casos de leucemia en La Cantera, por supuesto que rebasan la media estatal y hasta la nacional, que es de tres casos por 100 mil habitantes. Proporcionalmente, considerando el total de población de La Cantera, el Fraccionamiento La Cantera y Las Huertas, que suman menos de mil 500 habitantes, en esa comunidad la tasa en tres años fue de 67 casos por cada 100 mil.

Expertos que han estudiado los acuíferos de la zona, como el geólogo Adrián Ortega, del Centro de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), relevaron que la causa se debe a que en en lugar hay un antiguo confinamiento de residuos industriales.

Con apoyo de Ortega, el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ) midiera la radioactividad y determinara que el agua del pozo que abastece a la población tenía niveles de radioactividad cuatro veces más altos que los máximos aceptables.
Los muestreos para identificar la fuente de esta radiactividad en el agua llevaron al antiguo basurero ya clausurado, ubicado a 20 metros del pozo. Este depósito de 30 mil metros cúbicos de capacidad recibió desde los años 80 descargas de basura industrial de las fábricas aledañas. Quizá también recibió descargas de los tráileres que transitan la ruta hasta Texas, destino de los confinamientos de desechos tóxicos al sur de la frontera de Estados Unidos.

Noticias de México