Luego de acusar al Estado mexicano de atentar contra la dignidad humana con una constante violación a los derechos humanos, organizaciones sociales exigieron la derogación de la reforma energética porque –subrayaron– generará más pobreza y desigualdad en el país.

Durante un mitin en el Monumento a la Revolución para conmemorar el 78 aniversario de la Expropiación Petrolera, señalaron la necesidad de realizar una segunda expropiación de Petróleos Mexicanos (Pemex) para acabar con los corruptos.

“Estamos luchando por expulsar a traidores y corruptos de los puestos de gobierno que están destruyendo a México y entregándolo a los grupos de poder político nacionales y extranjeros”, destacó una de las participantes al leer un comunicado.

Añadió: “Estamos conmemorando el glorioso hecho histórico de la Expropiación Petrolera, que logró unificar a la nación, tanto como la reforma agraria. Ambos decretos fueron pilares del nacionalismo, en un contexto adverso”.

En tanto, en Tabasco decenas de petroleros disidentes marcharon por el 78 aniversario de la Expropiación Petrolera y exigieron la renuncia del secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Carlos Romero Deschamps, así como de los 36 líderes sindicales del país, por no defender al gremio ante la ola de despidos en Pemex.

Por su lado, grupos de las secciones 44 y 48 del STPRM respaldaron la política energética del presidente Enrique Peña Nieto y tibiamente criticaron “la prepotencia” de algunos jefes administrativos de la paraestatal.

Los inconformes de las secciones 14, 26, 29, 44, 48 y 50 de Tabasco, Veracruz y Chiapas, todos integrantes del Grupo Unido de Regeneración Sindical y de la Convención Nacional Petrolera, desconocieron a Romero Deschamps y ratificaron como su secretario general a Federico Mora Palacios, a quien habían designado el 30 de mayo de 2015 en la Convención Nacional Petrolera.

Acusaron de traidor a Romero Deschamps, exigieron una segunda expropiación petrolera y juicio político contra el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, así como la nulidad a las modificaciones del Contrato Colectivo del Trabajo y revisión al mismo.

Denunciaron que desde el año pasado inició en la Región Sur el despido masivo de trabajadores de Pemex para favorecer a empresas privadas, y alertaron que está en puerta “otra oleada” de despidos, en complicidad con Romero Deschamps.

En otra marcha, trabajadores petroleros de las secciones sindicales 44 y 48, con sede en Villahermosa, respaldaron la política energética del gobierno federal y echaron porras al presidente Peña Enrique Nieto.

“Señor presidente Enrique Peña Nieto, ante su decisión histórica los petroleros estamos contigo”, decían varias pancartas.

En otras se leía: “El petróleo es y seguirá siendo nuestro” y “México necesita a PEMEX y PEMEX a los petroleros”.

También demandaron respeto a su contrato colectivo en relación con sus vacaciones, aguinaldo, apoyo de gasolina y compensación, y criticaron la “prepotencia” de algunos jefes administrativos de la petrolera en la entidad.

A su vez, el secretario de Desarrollo Económico y Turismo del gobierno del estado (SDET), David Gustavo Rodríguez, convocó a mantener la cohesión y realizar un esfuerzo colectivo para trascender los retos que enfrenta Tabasco.

Orador oficial en la ceremonia por la expropiación petrolera decretada por el general Lázaro Cárdenas en 1938, el funcionario dijo que este año y los subsecuentes pondrán a prueba al gobierno de Arturo Núñez, pero con genio y esfuerzo colectivo saldrá adelante.

Proceso