La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb) expresó el domingo su solidaridad y apoyo al expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, al considerar que fue víctima de la derecha de su país que intenta vincularlo con hechos de corrupción en la petrolera estatal Petrobras para desprestigiar su liderzgo.

“Expresamos nuestro apoyo y solidaridad contundente y revolucionario en favor de Lula para que no se sienta solo y abandonado”, expresó el secretario ejecutivo de la Csutcb, Feliciano Vegamonte.

La Policía allanó la mañana del viernes el domicilio y las oficinas del exmandatario, socios y familiares, y lo obligaron a declarar sobre un escándalo de lavado de activos que vincula a decenas de políticos y empresarios de ese país, pero fue liberado horas más tarde.

El dirigente campesino de Bolivia instó a los movimientos sociales de la región a proteger a Lula, de 70 años, a quien definió como un luchador antineoliberal y antiimperialista.

“Siempre los pueblos de Latinoamérica y del mundo vamos a apoyar a nuestro hermano, porque al final de cuentas todos vamos a poner nuestros esfuerzos para seguir luchando contra el imperialismo“, sostuvo.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, y otras organizaciones sociales también expresaron su solidaridad con el exmandatario brasileño.

Me sentí rehén en mi propio país“, afirmó Lula, una figura política influyente dentro y fuera de Brasil, y señaló que la investigación en su contra es un circo mediático y que “no tienen nada que temer”.

El Deber