Oposición cuestiona pedido de prisión de ex presidente

El opositor Partido de la Social Democracia Brasileña, PSDB, rechazó el pedido de prisión preventiva contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva realizado por el Ministerio Público Fiscal de Sao Paulo.

Según el vicepresidente nacional del partido y coordinador jurídico del PSDB, Carlos Sampaio, la medida no tiene bases jurídicas sólidas.

“No es una conducta usual hacer la denuncia y pedir la prisión del investigado”, dijo Sampaio, quien también es abogado. “Eso escapa de la normalidad; que (Lula) sea procesado es correcto, esperar el juicio es correcto, pero no es porque tenemos divergencias políticas que voy a querer para él algo diferente de lo que quiero para cualquier ciudadano”, aseguró el diputado.

En un comunicado, el senador Cassio Cunha Lima -líder del PSDB en el Senado-, dijo que en el caso del ex presidente Lula “no están presentes los fundamentos que autorizan el pedido de prisión preventiva”.

También el coordinador del opositor Demócratas, DEM, senador Agripino Maia, aseguró que “vivimos un momento poco común de la vida nacional y es necesario tener prudencia”, además de pedir que la ley sea el único criterio para actuar.

El Ministerio Público de Sao Paulo pidió prisión preventiva para el ex presidente en el proceso que investiga la supuesta ocultación de un tríplex de lujo que supuestamente posee en Guarujá, litoral de São Paulo. Lula niega la propiedad del inmueble.

Los fiscales lo acusan de blanqueo de capitales y falsedad ideológica por, supuestamente, haber recibido el tríplex como pago de la trama corrupta de Petrobras. Según los fiscales, la prisión del ex presidente es necesaria para “garantizar el orden público, la instrucción del juicio y la aplicación de la ley penal” y que, al estar en libertad, Lula podría destruir pruebas.

El pedido del Ministerio Público paulista contra Lula ha sido cuestionado por juristas (que lo consideran técnicamente objetable), además de por políticos oficialistas y opositores dentro de Brasil. También fue criticado por analistas políticos del conglomerado de medios Globo que son duros críticos del gobierno.

Brasil 247