Presidente Maduro: Telesur seguirá difundiendo la verdad de los pueblos

El presidente de la República, Nicolás Maduro, advirtió que frente a las acciones del gobierno derechista de Argentina, que anunció poner fin a su participación en Telesur y con ello impedir la señal del canal a un 80% de los ciudadanos de ese país, esta planta televisiva seguirá transmitiendo la verdad de los pueblos.

“Telesur seguirá llevando la verdad, defendiendo la verdadera libertad de expresión de los pueblos, frente a esta arremetida de la derecha envalentonada en su cuarto de hora”, expresó este lunes tras un encuentro sostenido con el Consejo de Vicepresidentes en el salón Sol del Perú en el Palacio de Miraflores.

Ante este hecho, indicó que por vías alternativas, como el internet, el pueblo argentino continuará informándose de la verdad a través de Telesur, de los hechos que ocurren en el continente y en el mundo.

“No podrán desaparecer Telesur. Si lo prohíben en Argentina, millones de argentinos lo verán por Internet, por las redes sociales (…) pero de Argentina no van a sacar ni a desaparecer Telesur”, subrayó Maduro, en transmisión de Venezolana de Televisión.

En 2015, Telesur celebró su décimo aniversario como una alternativa comunicacional que permite acceder, desde distintos rincones del mundo, a información sobre la Patria Grande que grandes trasnacionales de la comunicación ocultan o distorsionan.

AVN

Pérez Esquivel y Hebe de Bonafini cuestionaron la decisión del Gobierno de desvincularse de Telesur

El premio nobel de la Paz, Adofo Pérez Esquivel, y la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, denunciaron que esa determinación “se concreta para beneficiar a la CNN”, una de las cadenas de noticias más importantes de los Estados Unidos.

A través de la red social Twitter y dirigido al ministro de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, Pérez Esquivel afirmó: “#Telesur es el primer medio de América Latina para América Latina. La decisión de #Cambiemos es censura a favor de #CNN”.

Por su parte, a través de un comunicado, Hebe de Bonafini dijo que “los que hablan de pluralidad, de democracia, de escuchar todas las voces, nos van a prohibir ver TELESUR en Argentina. Nos cierran otra boca más, otra cabeza que piensa, que nos cuenta lo que realmente está pasando”.

Y agregó: “Es muy triste pero lo cierran, sí, no es que sacan algunos programas, cierran TELESUR en Argentina, no lo tenemos más en nuestras pantallas. Y esto no es casual, se viene con todo la CNN y con eso nos quieren chupar los sesos para que sigamos comprando muñecas Barbies, para que sigamos aplaudiendo a (Barack) Obama, para que lo dejemos dueño del país durante dos días, como hizo (Mauricio) Macri, para eso ponen CNN a cambio de TELESUR”.

A su vez, el titular de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella sostuvo que “Telesur permite que el mundo conozca informaciones que son deliberadamente excluidas de los medios hegemónicos en todos estos países”.

“A Macri no le gusta lo que se cuenta de Argentina en Telesur, porque las noticias y las voces que en esa señal se difunden están al margen del pacto de invisibilización del ajuste que hizo con el Grupo Clarín y otros medios argentinos, a partir de la apertura de negocios millonarios”, expresó Sabbatella.

Télam

Venezuela: Los temerosos de la verdad no desaparecerán teleSUR

La canciller de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, a través de su cuenta en Twitter abogó por la cadena teleSUR, luego de que el pasado domingo el titular de Medios y Contenidos Públicos de Argentina, Hernán Lombardi, anunciara el retiro de su señal en ese país.

El diputado venezolano Diosdado Cabello indicó que era previsible la medida de Mauricio Macri contra teleSUR debido a las políticas neoliberales que adelanta desde que llegó al Gobierno de Argentina.

“No nos extraña, censura, cierre de emisoras, de periódicos, de televisoras. Botar funcionarios públicos de cualquier nivel y de distintos sitios, pagos de los fondos buitre”, dijo Cabello.

Recordó que “acaban de cerrar un emisora porque iba a hacer un trabajo sobre los negocios de Macri”.

En contexto

El retiro de Argentina en la cadena teleSUR significa que dejará de emitirse en la plataforma estatal de Televisión Digital Abierta (TDA) y también dejaría de ser obligatoria su inclusión en las grillas de los cables privados.

teleSUR está presente en más de 90 cableoperadoras y mantiene convenios con más de 5 televisoras en diferentes provincias del país sureño, alcanzando, hasta el 29 de febrero, más de 20 millones de potenciales televidentes y más de 8 millones de abonados.

TeleSur

Comunicado de Telesur: No van a desaparecer la verdad, No van a desaparecer a teleSUR

Este domingo en el diario argentino La Nación se anticipó en una nota firmada por José Crettaz titulada “El Estado argentino se va de la cadena teleSUR”, el retiro de ese país de este multimedio informativo. Esto significa que dejará de emitirse en la plataforma estatal de Televisión Digital Abierta (TDA) y también dejaría de ser obligatoria su inclusión en las grillas de los cables privados.

El artículo recoge declaraciones del ministro de Medios, Hernán Lombardi y del secretario de Comunicación Pública Jorge Grecco, según las cuales habrían resuelto abandonar la señal multiestatal integrada por Venezuela, Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Uruguay.

Tendenciosidad denota el artículo de La Nación para “defender” el “pluralismo” de Mauricio Macri, quien decidió abandonar teleSUR, sin establecer comunicación formal alguna con la directiva de este medio, como tampoco ante los canales diplomáticos correspondientes. El mencionado funcionario del Estado argentino sólo ha proferido declaraciones ante medios de comunicación sin establecer ningún contacto, ni notificación con la multiestatal.

Pero no es casual que sea este medio conservador el que diera la noticia este domingo de Pascua sobre la salida de teleSUR de Argentina. Son los mismos que a sólo horas después del triunfo de Mauricio Macri como Presidente publicaron una polémica editorial intitulada “No más venganza” en la que pidieron la amnistía a los represores de la dictadura, texto que se ganó el repudio de los argentinos en las redes sociales e incluso de los periodistas del propio medio.

El artículo publicado por la Nación en la que citan declaraciones del ministro de Medios, Hernán Lombardi y del secretario de Comunicación Pública Jorge Grecco, es una apuesta a la censura en nombre de la pluralidad que pregonan. Conozca lo que publicó La Nación para acompañar a la decisión del presidente Macri:

“El gobierno del presidente Mauricio Macri inició el trámite previsto en el convenio de cooperación con Venezuela para abandonar la empresa propietaria de la señal de noticias chavista”

teleSUR es una experiencia comunicacional revolucionaria, un proyecto de integración ideado por Hugo Chávez. Una fuente de información sin precedentes con más de 40 corresponsales en el mundo con la única tarea que más ha molestado a las grandes cadenas mediáticas de la oligarquía: contar lo que los otros medios no cuentan.

Es una señal que nació para la construcción de la independencia y soberanía semántica de los pueblos, al servicio del ideal de integración latinoamericana y caribeña. ¿señal de noticias chavista? Si mostrar la realidad por la vía de la información y no de la mercancía noticiosa es ser chavista, entonces sí.

Es de destacar que este canal no ha recibido por ninguna vía oral o escrita, comunicación alguna sobre el referido trámite para abandonar teleSUR. Nuestro único encuentro con el citado ministro fue televisado y se produjo cuando este canal transmitió en vivo la entrevista exclusiva realizada a Lombardi por el conductor uruguayo Víctor Hugo Morales durante nuestra cobertura especial en el marco del proceso electoral en la nación austral.

No hubo ninguna comunicación entre el Ministro Lombardi y la Presidenta de nuestra cadena, por tanto no hubo ninguna discusión sobre temas editoriales ni periodísticos.

Señala el texto de La Nación que la decisión que ya era esperada por el gobierno bolivariano, con el que el presidente Mauricio Macri está enfrentado desde antes de asumir por su reclamo de libertad a los presos políticos en Venezuela.

El reclamo de Mauricio Macri no es por “presos políticos”, es por un político preso llamado Leopoldo López, que ideó y promovió el plan golpista conocido como “La Salida” (en alusión a la salida de Nicolás Maduro de la presidencia de Venezuela).

Leopoldo López fue condenado a 13 años y nueve meses de prisión por cuatro delitos en el marco de las protestas golpistas de 2014, que le costaron la vida a 43 venezolanos: asociación para delinquir, instigación pública y determinador en los delitos de incendio y daños.

Macri sí “aboga” por la liberación de dirigentes políticos que han cometido delitos pero cuando se trata de su país, no. Por ejemplo, pidió a la Fiscalía abrir formalmente una causa para investigar a Hebe de Bonafini, presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, por cometer supuestos delitos de “incitación a la violencia colectiva” cuando en realidad su llamado fue a “resistir y confrontar” las políticas instauradas por su gobierno.

Lo mismo sucede con el caso de la diputada del Parlasur y dirigente social Milagro Sala, a quien el gobierno de Macri acusa del supuesto robo de dinero destinado a las cooperativas de la Tupac Amaru, en sintonía con lo que sostiene el gobernador de Jujuy Gerardo Morales. Pero resulta que nada de esto se encuentra en los motivos de detención, que son bien claros: liderar un acampe en rechazo a una política específica del Ejecutivo provincial.

Para La Nación, Macri reclama por los DD.HH. de Leopoldo López pero deja a un lado que en su propio país viola los derechos a la libre protesta, permitiendo el uso de armas para reprimir manifestaciones.

“Nuestro país no tenía ninguna injerencia en los contenidos de la señal ni en su gerenciamiento. Esta determinación va en línea con lo que nos hemos propuesto para los medios públicos en términos de pluralismo y austeridad”.

En teleSUR apostamos a la construcción de una agenda propia apegada a los valores y códigos deontológicos. Decimos no a los intereses personalistas que buscan inclinar la balanza de la realidad. En teleSUR la contrastación de los hechos acompaña nuestro código de valores y el ejercicio periodístico de nuestros más de 40 corresponsales y colaboradores en el mundo.

Con el lema, “nuestro norte es el sur”, la señal -lanzada por el fallecido Hugo Chávez en 2005- nació con el objetivo de ser una voz alternativa al flujo informativo “hegemónico” y “neoliberal” pero de inmediato se convirtió en vocera de los gobiernos populistas que la financiaron, entre ellos los de Néstor y Cristina Kirchner.

De los dueños del diario La Nación no puede esperarse nada diferente a que cumplan con su rol de clase, que los coloca del lado de los grandes medios y en contra de los derechos colectivos alcanzados en América Latina. Este proyecto lo integra no sólo Venezuela sino también de Bolivia, Uruguay, Cuba, Ecuador y Nicaragua.

Los contenidos periodísticos que se elaboran en teleSUR (medio creado en 2005) tienen una línea editorial de izquierda con audiencias en América Latina, América del Norte, el Caribe, Europa, Medio Oriente y parte de África, haciendo coberturas de la crisis de refugiados en el continente europeo, los desaparecidos en México, la guerra en Colombia, el bloqueo contra Cuba, asesinatos raciales en EE.UU., entre otros.

La Nación denomina “populistas” a los gobiernos que han logrado históricos indicadores sociales en sus países. Específicamente en el caso de los Kirchner, en más de 10 años lograron la reducción de la pobreza ; se contabilizan alrededor de 970 imputados por crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura cívico-militar (1976 – 1983).

La década K se apunta otros logros sociales, como el incremento de 66,1 por ciento a 94 por ciento en la tasa de cobertura de personas en condiciones de jubilación.

El hilo conductor de los gobiernos que La Nación denomina “populistas” es uno: el pueblo por encima de los intereses de las élites poderosas. Con la Revolución Bolivariana, Venezuela se convirtió en el quinto país del mundo con mayor matrícula universitaria, según la Unesco.

Efectivamente, el lema de este proyecto integracionista es “nuestro norte es el sur”, teleSUR no es vocera de gobiernos, es la voz de los pueblos, es televisión en vivo y en red con evidencias documentales y noticiosas que, a pesar de las amenazas de gobiernos de derecha y aunque intentaron bombardearla, no ha dejado de transmitir. No es una casualidad este anuncio del macrismo, es una arremetida más para censurar la información y para muestra esta cita publicada en el citado diario: “… ‘Una vez cumplida la notificación se procederá a dar de baja la sucursal argentina de teleSUR que fuera inscripta en la Inspección General de Justicia y registrada en el Registro de Señales de la por entonces Afsca y en la AFIP”.

Desde teleSUR nos preguntamos ¿Se defiende el pluralismo o se ha tomado la decisión de censurarnos? Lo publicado por el medio denota un abierto interés por desaparecer a teleSUR, que además permanece inscrito como empresa en Argentina por lo que cualquier acción en contra para cerrar nuestra corresponsalía incurriría en una abierta ilegalidad y lo denunciaremos como persecución.

teleSUR comenzó a transmitir el 1 de julio de 2005, cuando algunos gobiernos de izquierda latinoamericanos ya operaban coordinadamente -como se confirmaría en noviembre de ese año en la Cumbre de las Américas que sepultó la idea de una integración comercial continental.

“teleSUR es una señal multiestatal de noticias que emite desde Caracas y es manejada por el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro”

La Nación inunda su artículo con críticas contra nuestra señal y refleja su papel de acompañante de Mauricio Macri, distrayendo la atención hacia Venezuela mostrándonos como un canal que es “manejado” por el gobierno de Nicolás Maduro, mientras que en Argentina el nuevo gobierno desmantela los mecanismos que garantizan la libertad de expresión del pueblo, anuncia eliminación de subsidios a la electricidad y gas, devalúa la moneda, ejecuta despidos masivos, nombra jueces por decreto, y entre otras medidas neoliberales.

“La señal fue la expresión de la alianza de Venezuela con el régimen iraní de Mahmud Ahmadineyad y con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia”

Lástimosamente el autor del artículo de La Nación no comprende la diferencia sustancial entre un Estado que asume el papel de mediador entre las FARC y el gobierno de Colombia para poner fin a más de medio siglo de guerra, y un aliado político.

No podrán contra a nuestros periodistas en Colombia lo que ha significado hacer periodismo en medio de un conflicto armado interno con acusaciones como éstas, que en otro momento hiciera el ex presidente Álvaro Uribe. Hoy el mundo reconoce que Colombia vive un conflicto y que debe ser resuelto por la vía del diálogo. La postura de teleSUR frente a los conflictos siempre será: ESTAR DEL LADO DE LAS VÍCTIMAS.

“Esta determinación va en línea con lo que nos hemos propuesto para los medios públicos en términos de pluralismo y austeridad”, argumentó el ministro de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi.

Efectivamente con Macri “Cambiamos”, él busca la pluralidad eliminando señales, como la de teleSUR que se distribuye gratuitamente vía satélite a América, Europa, Asia y parte de África. “Algo magnífico para los pueblos debe estar haciendo teleSUR que tantas oligarquías quieren enmudecerla”, aseveró el filósofo mexicano Fernando Buen Abad.

teleSUR ha mostrado las marchas de miles de argentinos contra el gobierno de Macri que a 100 días de gobierno batió el récord de despidos dejando a miles argentinos sin trabajo. De hecho en abril próximo el servicio del gas sufrirá un aumento y están evaluando la posibilidad de incrementar el servicio del agua y la electricidad. Analistas calcularon que será de 120 por ciento, lo que impactará en 40 y hasta 300 por ciento el pago de los mismos.

¿Es la línea de Macri tapar las críticas a su gobierno? ¿Se trata de pluralidad o censura?

El programa de televisión Economía Política conducido por el periodista Roberto Navarro y transmitido por la señal C5N en Argentina no fue transmitido el 20 de marzo luego de que se promocionara un análisis especial de tres horas denominado El socio del presidente, en el que se pretendía exponer los vínculos de Mauricio Macri con el empresario y amigo personal Nicolás Caputo.

El 18 de marzo el canal C5N fue allanado luego de que el Sistema Integrado Previsional Argentino (AFIP) se enterara por medio de un artículo del diario La Nación sobre una supuesta insolvencia fraudulenta de esta empresa.

El 25 de diciembre de 2015, el presidente Macri ordenó la suspensión inmediata de la señal del canal Senado TV hasta nuevo aviso.

Asimismo, el 24 de noviembre de 2015 el presidente argentino anunció que sacaría del aire el programa “6,7,8”, un proyecto comunicacional kirchnerista de crítica social y política, transmitido por la TV Pública.

La señal de teleSUR fue retirada el pasado 4 de marzo del paquete básico que ofrece Cablevisión en Argentina, sin argumentos legales y privando a millones de ARGENTINOS de disfrutar de 24 horas de información continua.

teleSUR está presente en más de 90 cableoperadoras y mantiene convenios con más de 5 televisoras en abierto en diferentes provincias del país, alcanzando, hasta el 29 de febrero, más de 20 millones de potenciales televidentes y más de 8 millones de abonados.

teleSUR reitera al pueblo argentino su amor, su incondicionalidad así como el compromiso de hacer en cada jornada lo mejor que podamos hacer para contar nuestra región de la mejor manera posible.

Nuestro equipo en Argentina seguirá trabajando y exigimos para ellos las condiciones para el ejercicio libre del periodismo.

teleSUR reitera a los funcionarios del Gobierno de Mauricio Macri nuestra disposición al diálogo de los argumentos y las razones, así como a la verdad para garantizar nuestro relacionamiento.

No van a desaparecer la verdad, No van a desaparecer a teleSUR.

En Caracas, a los 28 días del mes de Marzo

TeleSur

Pese a decisión de Argentina, Uruguay continúa en Telesur

Argentina decidió abandonar el canal de noticias Telesur. Pese a ello, Uruguay continuará integrando la señal chavista, aunque Canal 5 ya no reproduce los contenidos. “No es acá en el Ministerio de Educación que se decide, pero por ahora seguimos en Telesur”, dijo a El País la subsecretaria de Educación, Edith Moraes.

La jerarca explicó que en el 2007 se firmó un memorándum de entendimiento entre Uruguay y la República Bolivariana de Venezuela que no implicó “ningún compromiso económico o presupuestal” por parte del gobierno uruguayo. A diferencia de Uruguay, Argentina tenía el 16% de las acciones del canal, informó La Nación.

Según Moraes, la participación de Uruguay pasa simplemente por el compromiso de trasmitir determinados contenidos de Telesur. En ese marco, explicó que este tipo de asociación no genera derecho a formar parte de la estructura organizativa de Telesur, cadena de la que también hacen parte otros países como Cuba, Ecuador, Bolivia y Nicaragua.

“Se participa en algunas sesiones donde se da información sobre los contenidos que se van a trasmitir, pero sin compromiso económico ni presupuestal”, aseguró Moraes.

En el caso de Argentina, el gobierno de Macri no tenía ninguna injerencia en los contenidos de la señal ni en su gerenciamiento, pese a los aportes económicos que hacía. Al momento, se desconoce cuál fue la inversión del Estado argentino en la puesta en marcha del canal que se distribuye gratuitamente vía satélite.

En Uruguay, Moraes afirmó que actualmente Televisión Nacional no está trasmitiendo programas de Telesur. “Antes sí los pasaba, ahora hace un tiempo que no los está emitiendo, aunque sí se transmiten en los cables del interior del país”, comentó Moraes. Negó que Uruguay asuma algún otro tipo de contraprestación por transmitir la señal de Telesur.

Dentro del Ministerio de Educación hay una persona designada para vincularse con Telesur, la cual está en “contacto permanente” con la cadena chavista. En la opinión de Moraes, la decisión que tomó el gobierno del presidente Mauricio Macri no incide en la posición de Uruguay. “Según mi manera de ver, lo que resolvió Argentina es totalmente independiente, porque son decisiones país”, aseguró.

Obligaciones

El discutido convenio firmado en 2005 por el presidente Tabaré Vázquez establecía la obligatoriedad de que Uruguay produjera 20 horas mensuales de contenidos, la colaboración en la formación permanente de recursos humanos para Telesur y la comunicación a través de enlace satelital con Venezuela para la emisión en directo de segmentos de noticias. Según el texto del convenio que en su momento fue objetado por la oposición, Uruguay se haría cargo del financiamiento de la corresponsalía de Telesur, su infraestructura y personal. Además, el gobierno uruguayo se comprometía a promover la distribución de la señal satelital de Telesur en territorio uruguayo por los sistemas de televisión abierta de cable regional y alternativa.

El País

Comunicado de Alba Movimientos – #MacriContraTeleSUR #LosPueblosConTeleSUR: Nuestro Norte seguirá siendo el Sur-Actualizado en la tarde

El gobierno Ceocrático de Mauricio Macri hizo público, a través del diario La Nación, que el Estado argentino ya no integrará la sociedad propietaria de Telesur. Esto implica que la agencia y televisora multiestatal dejará de emitirse en la plataforma estatal Televisión Digital Abierta (que llega a más del 80% de los habitantes de Argentina), y también dejaría de ser inclusión obligatoria en las grillas de todos cableoperadores del país.

Entendemos que este accionar es una clara violación a la libertad de expresión, pues privará a argentinas/os de recibir información alternativa a la que promueven y difunden los medios hegemónicos en este país, totalmente alineados con las políticas antipopulares y neoliberales del gobierno del PRO, que, en poco más de cien días de gestión, lleva un derrotero que cuenta con la anulación de la Ley de Servicios Audiovisuales, que garantizaba un piso de pluralidad de voces y prohibía la concentración monopólica de los medios masivos de comunicación; con decenas de periodistas críticos despedidos; con la censura de programas radiales y televisivos no encolumnados con el gobierno; y la persecución a emisoras no afines como C5N Y CN23.

En el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos se define que la libertad de pensamiento y de expresión “comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección”. Sacar a Telesur de la grilla de TDA es una violación a este derecho para los argentinos en particular y para los latinoamericanos en general. Ya que gracias a Telesur se han podido difundir las luchas sociales y las consecuencias de las políticas de ajuste que sufre el pueblo argentino como las políticas injerencistas del imperialismo en todo el continente.

No es casual que este anuncio se haga a pocos días de la visita del presidente norteamericano Barak Obama a la Argentina, en manifiesto apoyo al gobierno macrista, quien se está constituyendo en la punta de lanza para el avance imperialista en la región, por eso quitar a Telesur de las plataformas estatales y privadas no es solo una política aislada del gobierno argentino sino que es parte de una estrategia continental que busca aislar a los procesos de cambio en el continente, como también la invisibilización de los movimientos populares que se enfrentan a las políticas neoliberales y antipopulares.

A su vez es un fuerte atentado contra la unidad latinoamericana desde una perspectiva popular e independiente de las grandes potencias hegemónicas, que durante décadas y décadas han irradiado su versión de los acontecimientos a través de sus aparatos comunicacionales que legitiman y defienden el orden neocolonial y dependiente de los pueblos latinoamericanos. Por ello, la avanzada contra Telesur es una avanzada contra Patria Grande Nuestroamericana, y la dignidad de los pueblos que nuevamente empezamos a levantarnos con la recuperación de nuestra historia y nuestra identidad común.

Desde la Articulación Continental ALBA Movimientos estamos en alerta ante esta avanzada comunicacional de los gobiernos derechistas para censurar las voces del campo popular, y repudiamos el anuncio del gobierno argentino de salirse de Telesur como un acto que atenta contra la pluralidad de voces en Argentina y en el continente.

Hacemos un llamamiento a todos los movimientos populares de nuestra América, y del Mundo, a todos los sectores políticos anti neoliberales y democráticos, a los sindicatos, intelectuales, periodistas y profesionales de la comunicación, a acompañar esta lucha en defensa de la expresión de los pueblos y el reflejo de sus luchas.

¡Nuestro Norte seguirá siendo el sur!

¡Sin Telesur no hay libertad de expresión!

PRIMERAS FIRMAS

Secretaría Operativa ALBA Movimientos
Patria Grande. Argentina
Centro Memorial Martin Luther King. Cuba
FRENADESO Panamá
Colectivo de Arte Rebel Diaz- Bronx NY
Plataforma comunicacional Resumen Latinoamericano (Argentina, Cuba, Venezuela, EEUU y Europa)
Carlos Aznárez, periodista, escritor (Argentina)
Vicente Zito Lema, poeta, escritor (Argentina)
Norman Briski, actor, dramaturgo, (Argentina)
Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (CRBZ)
Comité Antiimperialista de Solidaridad con Venezuela Ecu
Trochando Sin Fronteras. Medio Informativo del Centro Oriente de Colombia
Frente Popular Dario Santillan
Colectivo Editorial de Marcha Noticias
José Onorio Cruz. Periodista. Honduras
Centro de Apoyo Solidario, Documentación y Estudio, A.C
Bertha Elena Munguía Gil
Grupo Tacuba
Pastor Ricárdez. México

Alba Movimientos