Esfuerzo histórico

La revitalización de los dialectos en peligro de extinción y la implementación de servicios públicos con personal que hable y escriba en el lenguaje de su jurisdicción son algunos de los acuerdos adoptados en el esfuerzo histórico del Estado para revalorar los idiomas originarios, mediante el proceso de consulta previa realizado a los miembros de las siete organizaciones indígenas de alcance nacional sobre el reglamento de la Ley de Lenguas Indígenas.

Y es histórico porque se han desarrollado todas las etapas necesarias para construir un Estado multilingüe que reconozca, valore y respete los derechos de los pueblos oriundos del país, cuyos habitantes no hablan necesariamente el español.

Para ellos se promoverá, entre otras acciones, la formación permanente de intérpretes y traductores de lenguas indígenas u originarias a cargo del Ministerio de Cultura; y se creará un grupo de trabajo para seguir el cumplimiento del reglamento, sumado con la implementación del uso de señalética en las lenguas indígenas en el ámbito de competencia de las entidades públicas y privadas que prestan servicios públicos.

Este proceso se enmarca en el conjunto de esfuerzos del Estado para revalorar las lenguas originarias. Entre las medidas más recientes figuran, por ejemplo, el impulso del Ministerio de Cultura en declarar al dialecto shiwilu como Patrimonio Cultural de la Nación; o la decisión del Consejo Nacional de la Magistratura de designar a jueces y fiscales que se expresen en quechua y aimara en los distritos judiciales donde el uso de estas lenguas originarias es mayoritario.

El Poder Ejecutivo, además, ha incorporado el 27 de mayo al calendario oficial como el Día de las Lenguas Originarias para celebrar la diversidad cultural y lingüística. La importancia de este reconocimiento del Gobierno es el valor otorgado, de acuerdo con el Ministerio de Cultura, a los 55 pueblos originarios registrados en el Perú. De esta manera, nuestro país incorpora esta fecha conforme al Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el 2002, celebración que busca la estimación de la diversidad cultural y el mejoramiento de la convivencia.

El Gobierno también ha incrementado 30 veces el presupuesto en los últimos cinco años con el fin de recuperar y comprender los 47 dialectos indígenas oficiales que hablan 4 millones 45,713 personas en el país. De esa manera, la Dirección General de Educación Básica Alternativa, Intercultural Bilingüe y Servicios Educativos en el Ámbito Rural, del Ministerio de Educación, cuenta con mayores fondos y pone en práctica una política articulada que permite indagar sobre esas lenguas, estudiarlas y practicarlas.

Es la primera vez que hay acciones concatenadas para la revaloración de las lenguas oriundas, en un esfuerzo sin precedentes para evitar su desaparición. Sin embargo, aún queda una agenda pendiente que debe ser asumida por las nuevas autoridades, que incluye aspectos como el desarrollo de políticas públicas enfocadas en los grupos étnicos.

Es la primera vez que hay acciones concatenadas para la revaloración de las lenguas oriundas, en un esfuerzo sin precedentes para evitar su desaparición. Sin embargo, aún queda una agenda pendiente.