El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, propuso que se declare el estado de emergencia o régimen de excepción en 10 municipios de ese país, para hacer frente a la ola de violencia.

En una rueda de prensa ofrecida días atrás, Sánchez Cerén dijo que “la agenda está abierta, cada uno de los poderes del Estado, a partir de la reunión de ayer, afina sus propuestas y esto estará resuelto en los próximos días, algunas medidas en las próximas horas”.

El corresponsal de teleSUR en esa nación, Ernesto Ávalos, informó que esta medida, aunque no está aprobada, podría ampliarse a otras localidades y precisó que, entre los diez municipios que abaracaría está San Salvador, Mejicanos y Soyapango donde hay fuerte presencia de pandillas y en los últimos días se ha incrementado el número de muertes.

Explicó que con esta propuesta el mandatario busca hacer frente a la grave situación de violencia que vive El Salvador. La propuesta deberá ser estudiada y aprobada por los tres poderes del Estado.

Además, Ávalos agregó que de aprobarse el estado de excepción se aplicaría la suspensión de derechos y garantías fundamentales como el de reunirse libremente, mecanismo que han denunciado es usado por los pandilleros para planear sus actos criminales.

El enviado especial también informó que los partidos políticos de todas las tendencias apoyan la propuesta del primer mandatario y pidieron una reunión para mostrar el respaldo que puede dar la Asamblea Legislativa.

Voces