Autoridades antinarcóticas de los países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) inauguraron ayer una reunión de dos días en Santo Domingo para analizar la problemática mundial de las drogas y sus graves efectos en la salud humana.

La apertura estuvo a cargo del canciller dominicano, Andrés Navarro; y del presidente del Consejo Nacional de Drogas (CND), doctor Fidias Aristy, cuyo país ocupa en estos momentos la presidencial temporal de la Celac.

En la reunión participan delegaciones de los 33 estados de América Latina y el Caribe que componen el organismo regional.

Navarro señaló que en la cita “esperamos avanzar en un acuerdo sobre la primacía del ser humano y la importancia de los derechos humanos en las políticas de drogas y su enfoque como un problema de salud pública que permita cambiar la visión interdictiva por políticas públicas con carácter científico que garanticen una rehabilitación integral de la persona afectada por ese flagelo”.

“Por eso estamos en el propósito de hacer realidad la concertación y coordinación de posiciones sobre los temas prioritarios a nuestra región, y el tema de las drogas en sus diversas manifestaciones e impactos, es uno de ellos”, apuntó.

A la vez, consideró que el problema mundial de las drogas es un permanente desafío que, “por su complejidad y funestas consecuencias nos lleva a la necesidad de mantener un firme compromiso para avanzar de manera conjunta para establecer políticas integrales basadas en el ser humano como eje primordial de las políticas de drogas”.

En tanto, Aristy subrayó que la producción, comercialización, tráfico y consumo de las drogas, sin importar la forma en que afecte a cada país, debe atenderse de manera impostergable a través de un amplio debate, debido a sus devastadores efectos entre los adolescentes y los jóvenes de la región.

“Este debate es preciso hacerlo, respetando la potestad soberana de nuestros Estados, una responsabilidad compartida, principalmente de aquellos grandes países donde se aposentan los más significativos nichos de consumidores, además de evitar las presiones desestabilizadoras de nuestros presupuestos y equilibrios macroeconómicos”, apostilló Aristy.

Consideró que resulta imposible soslayar la realidad de cada nación de la región respecto a la problemática de las drogas, “pues en nuestros países, la inclusión social se impone; es una prioridad ineludible, dado que la situación de pobreza, hogares en los que se conjugan la miseria del sufrimiento con la miseria en los valores, es inútil hacer ciertos requerimientos”.

En la reunión, que se celebra como parte de los más de 20 eventos internacionales que el país tiene programado desarrollar en el marco de un año de gestión de la CELAC, se abrirán dos paneles a cargo de expertos nacionales e internacionales para abordar diferentes temas vinculados a la salud y a la lucha y prevención de las drogas a nivel regional.

En la reunión ministerial asisten delegados de Ecuador, Cuba, Nicaragua, Chile, Venezuela, Honduras, Argentina, Colombia, El Salvador, Guatemala, Paraguay, Uruguay, Brasil, Costa Rica, Perú, Bolivia, Panamá, México, y Belice, este último como representante de la Comunidad del caribe (CARICOM).

El Nuevo Diario