Ricardo Patiño se desempeñó hasta ayer como ministro de Relaciones Exteriores, cargo que ocupó desde enero del 2010. Desde hoy será ministro de Defensa; reemplaza a Fernando Cordero, quien renunció el martes pasado.

El nuevo residente en el Palacio de Najas, sede de la Cancillería, es Guillaume Long, quien dejó la Cartera de Cultura y Patrimonio, tras un año de gestión.

La información fue divulgada la tarde de ayer por la agencia de noticias gubernamental Andes. Pero horas más tarde la confirmó el presidente Rafael Correa en un conversatorio desde Zamora Chinchipe.

El portal del Centro de Gestión Gubernamental (www.cege.gob.ec) no publicaba los decretos ejecutivos respectivos hasta el cierre de la edición.

Este es el segundo cambio en el gabinete que realiza el presidente en el primer trimestre del 2016, luego de que designó a Paola Pabón como secretaria de Gestión Política en lugar de Viviana Bonilla.

Correa anunció, además, que la viceministra de Cultura, Ana Rodríguez, quedará encargada de esa secretaría de Estado; y se oficializará a Leonardo Orlando como director del Servicio de Rentas Internas (SRI) tras la salida de Ximena Amoroso.

En los nueve años, Patiño ha sido ministro de Economía, del Litoral, coordinador de la Política y canciller.

Su designación se da en medio de una tensa relación entre el Ejecutivo y las Fuerzas Armadas luego de que el presidente ordenara al Ministerio de Finanzas debitar $ 41 millones del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) por un supuesto exceso en el pago que hizo el Ministerio del Ambiente por unos terrenos para el Parque Samanes.

Antes de dejar el cargo, Cordero suscribió dos acuerdos ministeriales para eliminar la “discriminación” en el interior de la institución castrense.

El Acuerdo 066 dispone que en todos los repartos, unidades militares y dependencias del Ministerio de Defensa se eliminen los “tratos discriminatorios”, adoptando medidas para que se comparta casinos, comedores, baños, accesos.

El segundo, el 067, establece que se unifique el sistema de reclutamiento en los ocho establecimientos de formación militar que administran las Fuerzas Armadas.

Correa advirtió ayer en el conversatorio que ese tipo de modificaciones también se darían en la Policía Nacional. “Estoy preparando un decreto”.

Ayer, en su cuenta de la red social Twitter, Cordero se despidió del servicio público y escribió: “Regreso a mi tierra (Cuenca), a mi universidad, a mi vida profesional y ciudadana y sobre todo a seguir en la minga ciudadana desde mi puesto de siempre”.

El Universo

Militares pasivos esperan que Ricardo Patiño calme las aguas en las Fuerzas Armadas

Desde ayer, el nombre de Ricardo Patiño ya se escuchaba como posible reemplazo de Fernando Cordero. La tarde de este jueves 3 de marzo del 2016, la Agencia pública Andes lo hizo oficial: Patiño asumirá el Ministerio de Defensa.

El político guayaquileño de 61 años es un hombre de confianza del presidente Rafael Correa. Por el momento se desempeña como Canciller del Ecuador, pero ha desfilado también por los ministerios coordinador de la Política, de Litoral, de Economía…

Militares en servicio pasivo creen que Patiño puede calmar la actual pugna entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas.

El general Paco Moncayo considera “importante” que el nuevo ministro de Defensa, cualquiera que sea, “sepa integrarse rápidamente en las FF.AA. y que actúe como ministro y no como un enemigo” de los uniformados.

Carlos Urbina, presidente de la Confederación Nacional de Militares Pasivos, considera que con Patiño “se abrirá un mejor diálogo y soluciones” para superar la actual situación. “Lo dañino para las FF.AA. es la división que promueve el Gobierno; es una división perversa, trata de desunir. Eso no vamos a permitir. Tropa y oficiales estamos más unidos que nunca”, apuntó.

El coronel (p) Alberto Molina sostiene que el nuevo ministro debe “administrar con inteligencia” la institución militar “en estos momentos difíciles y que baje el nivel que el anterior ministro (Fernando Cordero) puso”.

Y aclaró que las FF.AA. “se deben a la nación, estamos subordinados al Gobierno legítimamente elegido por el pueblo, pero no alineados con un partido político”.

El Comercio


El canciller Guillaume Long nació en París, tiene cédula ecuatoriana y es crítico de la derecha y de EEUU

“En el contexto latinoamericano esta organización tiene un marcado sesgo ideológico y en contra de los gobiernos de izquierdas por lo que partiendo de ahí sería muy crítico con cualquier informe contra Ecuador”. Con esas palabras se refirió Guillaume Long a la organización Human Rights Watch, en entrevista concedida en julio del 2015 a la agencia EFE, en Europa. Dos días antes, el organismo que defiende los DD.HH. había denunciado que los tribunales ecuatorianos retrasaban indebidamente las apelaciones planteadas por manifestantes.

Guillaume Long, nacido en París (Francia 1977), fue nombrado hoy 3 de marzo de 2016 ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador. Adquirió la nacionalidad británica (por su padre), tiene cédula ecuatoriana (número 1718708751) y es duro crítico de la política internacional de Estados Unidos y defensor de la corriente del llamado socialismo del siglo XXI, con Hugo Chávez en Venezuela y los Kirchner en Argentina. ​

Desde mayo de 2014, Long es el presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales del movimiento gobiernista Alianza País (@RRII35). En esa tarea, ha tenido pronunciamientos polémicos. “Cuidado subestimar a sur de Quito, a pueblo de Quito. Podría ser despertar para todos”, escribió Long en su cuenta de Twitter el 30 de junio del 2015, cuando en Quito se desarrollaban manifestaciones de protestas ciudadanas contra las propuestas legales para los impuestos de plusvalía y herencia.

Un día después, el 1 de julio de 2015, Long matizó su mensaje:

El 29 de septiembre de 2014, en el marco del Encuentro Latinoamericano Progresista (Elap), al cual acudió como presidente de la Comisión Internacional de AP, Long aseveró: “Resulta además imperativo expropiarle a la derecha el monopolio del uso de la palabra ‘libertad’, debemos defender el concepto de libertad como emancipación”.

El 22 de noviembre del 2015, también en su cuenta de Twitter, el entonces Ministro de Cultura de Ecuador se refirió a la reacción en Ecuador por el triunfo de Mauricio Macri en las elecciones presidenciales de Argentina:

Hijo de madre francesa y de padre británico, Guillaume Long cursó la mayor parte de sus estudios en Reino Unido y llegó a Ecuador cuando joven, fue profesor asociado de la Flacso y finalmente se vinculó al Gobierno de Rafael Correa, como delegado del presidente ante organismos de educación superior y, desde el 25 de marzo de 2015 hasta hoy, como ministro de Cultura y Patrimonio de Ecuador.

Long tiene un Ph.D. del Institute for the Study of the Americas, de la Universidad de Londres; una Maestría en Ciencia Política de la misma institución y un Bachelor (Hons) en Historia por la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS) de la Universidad de Londres, Reino Unido, según reza en el portal del Ministerio de Cultura de Ecuador.

En la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) de Ecuador está registrado a nombre de Long Guillaume Jean Sebastien el título de Doctor en Filosofía de la Universidad de Londres (registro del 9 de septiembre de 2011). Long fue miembro del Consejo Académico del Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN) y asesor del Secretario Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades).

Como Presidente del Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Ceaaces), entre agosto del 2011 y mayo del 2013, impulsó el proceso de evaluación de centros académicos y cerró las llamadas ‘universidades de garaje’ en Ecuador.

A continuación, 10 tuits de Guillaume Long que muestran cómo miraba a EE.UU., Venezuela, Colombia, España, etc. antes de ser nombrado canciller.

Guillaume Long y Estados Unidos

Guillaume Long y Colombia​

Guillaume Long y Venezuela

Guillaume Long y Argentina

Guillaume Long y Alemania

Guillaume Long y España

El Comercio