Presidente pide unidad para enfrentar la violencia y criminalidad

La declaratoria del Estado de Emergencia focalizado, el despliegue policial y militar, y la reducción del hacinamiento carcelario, serán las propuestas que llevará a la Asamblea Legislativa el gobierno de Salvador Sánchez Cerén para combatir la delincuencia y la criminalidad, al tiempo que pidió la unidad nacional para combatir el crimen y la delincuencia generalizada.

Sobre la declaratoria de emergencia focalizada, se contempla que solo serían medidas excepcionales en municipios con mayor índice de violencia y donde se implementa los planes de seguridad.

El mandatario detalló que estas áreas de trabajo contra la criminalidad serán implementadas en el marco del Plan El Salvador Seguro, que el Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana ha diseñado.

“Quería trasladarles esta información, no nos hemos cruzados de brazos, estamos trabajando, ya tenemos los primeros productos que vamos a llevar a la Asamblea Legislativa lo más pronto posible”, comentó el mandatario.

Y es que a juicio de las autoridades de gobierno, se busca que estas medidas excepcionales no sean revertidas por la Sala de lo Constitucional, por lo que todas las medidas serán implementadas bajo la legalidad.

En una primera área, el Presidente, acompañado del gabinete de seguridad, anunció que se implementará un mayor despliegue de la Policía Nacional Civil (PNC) y la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), en las zonas con mayor riesgo y vulnerabilidad ante la criminalidad.

Además, la convocatoria de las reservas (activas – pasivas) de la FAES, hecho que el Ministro de Defensa Nacional, David Munguía Payes, confirmó que ya inició el proceso de localización de cada reservista para que al aprobar la medida sean convocados.

“Lo inmediato que podemos desplegar es la Fuerza Armada, necesitamos incrementar los efectivos de la Policía Nacional Civil, pero ellos tienen que tener todo un proceso de formación, mientras que la FAES pueda hacer uso de las reservas y puede ser convocadas”, explicó.

En una segunda área, el mandatario explicó que se abordará con la reducción del hacinamiento carcelario, que pasen los privados de libertad en fase de confianza y semi libertad a una libertad condicional.

“Tenemos que reducir el número de la población penitenciaria, y es que hay personas que no son vinculado al crimen, sino que tienen otro tipo de delitos, que ya tienen suficiente edad y tienen enfermedades terminales y que podemos evacuarla del sistema penitenciario”, argumentó Sánchez Cerén.

Ante esto, el Mandatario reafirmó el llamado a la Asamblea Legislativa: “Le pedimos tomar medidas en relación al sistema penitenciario, debemos descongestionarlo, para lo cual se necesita una reforma a la Ley Penitenciaria, lo que le compete a ese órgano de Estado”.

En este tema, el ministro Mauricio Ramírez Landaverde explicó que se planea la reducción de cinco mil privados de libertad que guardan prisión en las bartolinas de la PNC.

“Parte de las acciones que estaremos implementando será enfocado a lograr ese objetivo, ha garantizar el ingreso de ilícitos hacia los Centros Penales pero lograr otras medidas para ese objetivo, bloquear las señales a las telecomunicaciones”.

Una tercer área es estudiada por el gobierno, la cual está siendo analizada jurídicamente, se trata de la declaración de emergencia focalizada, lo que corresponde a la Asamblea Legislativa.

“Un estado de emergencia sería en algunos sectores donde hay una delincuencia muy fuerte, de que se han visto afectado los servicios del Estado y que trabajan bajo amenazas o bajo extorsiones, tenemos que analizar sus actores y ahí”, recalcó.

Sin embargo, el mandatario fue enfático en decir que la declaratoria del Estado de Emergencia no implicaría un Estado de Excepción, tal como lo ha criticado la derecha política, empresarial y mediática; pero detalló que el Estado de Emergencia de ser aplicado se limitaría para los lugares con mayor violencia y que implicaría limitar derechos, toda esta situación sigue siendo analizada, afirmó el Presidente.

Sánchez Cerén recalcó que en estos momentos todas estas medidas están siendo analizadas por una comisión especial, que tiene como misión garantizar que se disminuya los índices de violencia que se mantienen en los territorios.

En el caso de la inversión, el Presidente detalló que será implementado a través de ahorros del Ejecutivo y de reasignación de fondos de la Contribución Especial para la Seguridad.

También, el Presidente considera viable solicitar al Pleno legislativo la emisión de bonos por un mil millones de dólares, lo cual deberá ser aprobado por la Asamblea Legislativa.

“Este es el momento de una gran unión nacional para derrotar juntos al crimen; estamos trabajando, no nos hemos quedado de brazos cruzados”, puntualizó el Presidente Sánchez Cerén.

Diario Co Latino