El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, activó este jueves el motor Industrial, que forma parte de la Agenda Económica Bolivariana para impulsar la economía productiva en el país.

El mandatario se reunió con representantes de industrias intermedias en el salón Simón Bolívar del Palacio de Miraflores, en Caracas, capital venezolana.

En el acto, el presidente aprobó 230 millones de dólares del Fondo China-Venezuela para la importación de insumos que permitan la fabricación de productos absorbentes.

Con esta inversión, el país se ahorrará más de 800 millones de dólares en bienes terminados e importados.

El vicepresidente para el Área Económica, Miguel Pérez Abad, explicó que mediante la alianza con China se activará el fondo para “importar un insumo que no se produce en el país, pero es necesario para cubrir las necesidades del país, e incluso generar unos excedentes para la exportación”.

El plan generará más de dos mil empleos directos y se activarán las 8 plantas de elaboración de productos absorbentes que existen en la nación suramericana.

Pérez Abad indicó que el motor industrial no solo se enfoca en el abastecimiento del país, sino también en la exportación no convencional.

“Hemos venido desarrollando la capacidad del país y donde están los eslabones faltantes de la cadena para poder repotenciar el modelo productivo, para poder incursionar en la importación no convencional”, dijo Pérez Abad para en el canal Venezolana de Televisión.

TeleSur