A un mes de las elecciones Medina navega con los vientos a su favor

A un mes de los comicios presidenciales, congresuales y municipales el panorama beneficia ampliamente al Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y sus aliados.

El presidente Danilo Medina ha logrado que las cosas le salgan como esperaba; sin ruidos que le hagan variar la estrategia.

Su salida a las calles y su plan de recorrer dos veces el país le surtió efectos inmediatos, ya que compactó el voto peledeísta, y movilizó a dirigentes que se encontraban rezagados obligándolos a salir de su letargo, como al propio presidente del PLD, Leonel Fernández.

Medina tomó medidas para tratar de ir desmontando un discurso pre y post electoral de uso abusivo de los recursos del Estado, como la de la licencia para funcionarios que son candidatos, el retiro de la publicidad gubernamental y la prohibición del uso de los vehículos públicos en los actos de campaña.

Su equipo de campaña debe cuidarse de que no se le acuse de querer imponer un senado peledeísta, ya que algunos candidatos a senadores opositores han empezado a quejarse de la presencia del gobierno en las provincias con el interés de favorecer a los actuales senadores, alguno de los cuales no estaban bien parados en las encuestas.

Según la encuesta Greenberg-Diario Libre realizada entre el 29 de marzo y el primero de abril, el candidato presidencial del PLD va en aumento, situándose en el 59% de las preferencias, frente a un 32% del opositor Luis Abinader Corona, candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM).

El PRM y las amenazas

Abinader, el PRM y sus cuatro aliados tienen un gran obstáculo qué salvar en estos 30 días, que es el de la percepción de que van a perder por unos 30 puntos porcentuales de diferencia.

La oposición política, en lugar de arreciar el paso y atacar con herramientas contundentes en los temas vulnerables, ha vuelto a cometer el error de siempre: atacar a las firmas encuestadoras y a los medios que las publican, como si esa actitud les garantizara votos o preservar los que ya tienen.

Unas de las críticas que se le ha hecho al principal candidato opositor es que se alió al Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), anulando la esperanza de articular un acuerdo con candidatos opositores alternativos como Guillermo Moreno y Minou Tavárez Mirabal.

Pero lo cierto es que estos dos últimos candidatos no estaban en eso de ceder para que otro encabezara, como lo demostraron los fracasados esfuerzos unitarios que se hicieron con la intermediación del Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD) y su líder Hatuey De Camps.

Lo que se afirma es que alianza con el PRSC terminará dando más beneficios electorales a ese partido, que busca no perder su categoría de mayoritario, algo que está por verse en los próximos comicios.

El factor PRD

Aunque no está siendo registrado en las encuestas, las cifras que se manejan en el Palacio Nacional indican que el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) indican que en los municipios y provincias donde menos fuerza tiene esa organización registra entre un 8% y un 12% de las simpatías como aporte a la alianza con el PLD.

Esto indica que la votación del PRD será un factor clave para definir senadurías, alcaldías e inclinar la balanza hacia el PLD en los lugares donde está más cerrado con el PRM.

La lucha por el liderazgo local

Los partidos emergentes como Alianza País, PQDC, APD, PUN, PRSD, FNP y nuevo PRM tendrán la oportunidad de demostrar el liderazgo local en las alcaldías y puestos congresuales, ya que la estrategia de una segunda vuelta de los opositores ha resultado fallida, a la luz de los resultados de las principales encuestadoras. Ante los escasos recursos que recibieron de la Junta Central Electoral, lo lógico era que trataran de unir sus fuerzas para halar todos una misma carreta electoral, para enfrentar a un Presidente en busca de la reelección y que siempre mantuvo una alta aceptación en las encuestas.

Diario Libre


Hoy se inicia cuenta regresiva para las elecciones 2016-2020

Hoy se inicia la cuenta regresiva para la celebración de los comicios del próximo 15 de mayo, en los que la población escogerá entre 24,442 aspirantes, a los hombres y/o mujeres que ocuparán 4,106 cargos presidencial, congresuales y municipales durante los próximos cuatro años.

Un total de 6 millones 765,073 electores están hábiles para ejercer el sufragio, tanto en el país como en el exterior, con porcentajes por sexo casi igualados en el padrón electoral pero con una ligera mayoría entre las mujeres que componen el 50.84% (3 millones 439 mil 322) frente a un 49.16% (3 millones 325,751) de la población masculina.

Del citado total, en el exterior hay 384,522 dominicanos, donde también la masa femenina lidera con 205,973 (53.57%) ante los hombres que suman 178,553 (46.43%).

La gran masa de electores está distribuida en 223 recintos que alojarán un total de 728 colegios electorales, que serán controlados por las 155 juntas municipales que, a su vez, tendrán como dirección la Junta Central Electoral (JCE) en el Distrito Nacional, centro principal de control del proceso y que trabajará de manera ininterrumpida.

Las plazas. Se elegirán 4,106 cargos de los niveles presidencial, congresual y municipal, con 2,922 posiciones titulares y 1,184 como suplentes.

Esos puestos electivos se estarán disputando en distritos electorales de diferentes magnitudes: Presidencia y Vicepresidencia en todo el territorio nacional; senadores y diputados en 31 provincias y el Distrito Nacional; alcaldes, vicealcaldes y regidores en 158 municipios; directores, subdirectores y vocales en 234 distritos municipales.

Se escogerán cinco diputados en la Circunscripción Nacional así como 20 representantes al Parlamento Centroamericano (Parlacen) y sus suplentes, y siete diputados que representan a los dominicanos en el exterior, designados en tres circunscripciones diferentes.

Los candidatos. Ocho fórmulas presidenciales fueron aprobadas por la JCE para el proceso. Los partidos de la Liberación Dominicana (PLD) y Revolucionario Moderno (PRM) presentan candidaturas en alianza con otros partidos políticos, las seis restantes se presentan sin alianza.

Se postulan como candidatos a la presidencia y vicepresidencia, por el PLD: el licenciado Danilo Medina y la doctora Margarita Cedeño de Fernández, quienes buscan la reelección; Por el PRM: Luis Abinader y Carolina Mejía Gómez; por Alianza País: Guillermo Moreno y María Cantisano Rojas; por Alianza por la Democracia: Minou Tavárez Mirabal y Mario Bergés.

Asimismo por el Partido de Unidad Nacional (PUN): Soraya Aquino y Pedro Corporán; por el Partido Quisqueyano Demócrata (PQD): Elías Wessin Chávez y Francisco Javier Paulino Herrera; por el Partido Revolucionario Social Demócrata: Hatuey Decamps y Rafael Gamundi; y por la Fuerza Nacional Progresista: Pelegrín Castillo y Daysi Sepúlveda Hernández.

De acuerdo con datos extraídos de publicaciones de José Angel Aquino, miembro titular de la JCE, la peculiaridad del proceso electoral actual es que, en cuanto a los cargos congresuales, la mayoría de los actuales legisladores se presentan a la reelección, en virtud de los acuerdos que han pactado los diferentes partidos políticos.

Por ejemplo, de los actuales senadores solamente la senadora de El Seibo no es candidata nuevamente, y en el caso de los diputados solamente no se presentan a la reelección aquellos que se postulan a otra posición electiva, como alcalde o senador.
Alianzas. En total son 26 partidos que participan en el torneo electoral, sin embargo, varios van en alianzas con las candidaturas del PRM y el PLD, el resto con candidatos propios.

El PLD va aliado en el nivel presidencial a 14 partidos políticos: PRD, MODA, PASOVE, PTD, UDC, PCP, PAL, PNVC, PDP, PPC, PLR, PDI y PRI. En el nivel Congresual va aliado con el PRD, MODA, PAL, PNVC, PDP, PPC y PRI. En el nivel municipal: MODA; PNVC Y PRI.

Por los diputados de ultramar el PRD, MODA, PAL, PCR, PTD, PDP, PLR, PNVC y PPC.

EL PRM va aliado en el Nivel Presidencial con el PRSC, PHD, Frente Amplio y DXC. A nivel congresual, municipal y con los Diputados de Ultramar va con los partidos PHD y DXC.

Cambios en los diputados. Uno de los elementos que incluyó la reforma constitucional del año 2010 fue un nuevo sistema para calcular la cantidad de los diputados que son escogidos en representación del Distrito Nacional y las provincias.

En el sistema bicameral actual los senadores representan el territorio y los diputados la población. Hasta el año 2010 se escogían a razón de uno por cada 50,000 habitantes o fracción mayor de 25,000, sin que en ningún caso fueren menos de 2 por cada provincia. Con la nueva disposición constitucional se elegirán 178 diputados y diputadas por circunscripción territorial en representación del DN y las provincias, distribuidos en proporción a la densidad poblacional.

Por tanto, a partir del proceso venidero se fija en 178 diputados la cantidad que se elige en las circunscripciones territoriales. A esos se suman los cinco diputados nacionales y los siete diputados del exterior, para un total de 190. De acuerdo con el IX Censo Nacional de Población y Vivienda, del 2010, la población ascendía a 9 millones 445 mil 281 personas, con lo que el factor de reparto es del 53,063.

El montaje. La responsabilidad del proceso está sobre los hombros de la JCE compuesta por Roberto Rosario Márquez, quien la preside, y los miembros son la doctora Rosario Graciano, César Féliz Féliz, José Ángel Aquino Rodríguez y Eddy Olivares Ortega.

De acuerdo con el organismo electoral el montaje conlleva un costo de RD$3,400 millones, de los cuales se les entrega a los partidos, para su campaña política, un total RD$1,400 millones. Ese monto es fuera de los gastos que realizan los aspirantes de manera individualmente, para promover a sus candidaturas.
Las encuestas. Como es habitual en este tipo de procesos, las firmas encuestadoras

han estado publicando sus evaluaciones sobre la preferencia del electorado que, hasta el momento y según los diferentes resultados, sitúa al oficialista PLD en primer lugar y al PRM en segundo, aunque con variaciones entre los porcentajes para cada partido.

Hoy