Las autoridades han señalando que un alto porcentaje de la población víctima de desastres son mujeres, en todos los países de la región, muchas de ellas son jefas de hogar, por lo que urgen medidas específicas que respalden la acción e impidan que queden relegadas de algunos beneficios que se distribuyen entre poblaciones afectadas por una emergencia.

En el marco de la política centroamericana para la gestión de riesgo de desastres se llevó a cabo en Costa Rica el “Encuentro Regional sobre gestión integral de riesgo de desastres e institucionalización del enfoque de Género”, el pasado jueves y viernes, en la Academia Centroamericana de Búsqueda y Rescate, ubicada en San Antonio de Desamparados.

Hacia ese objetivo de incorporar el enfoque de género en las políticas, planes de atención y gestión del riesgo y las emergencias, está orientado el encuentro regional que se llevó a cabo en San José, con participación de autoridades de los países de la región.

En la inauguración, el presidente de la Comisión Nacional de Emergencia (CNE) Ivan Brenes, afirmó que en una emergencia, el enfoque de la gestión del riesgo debe velar no solo por la asistencia “sino que debe facilitar espacios para el libre ejercicio de la maternidad, derechos reproductivos, garantizar espacios libres de violencia doméstica; además permitir el acceso a herramientas de desarrollo social tanto a hombres como a mujeres, para alejarlas de situaciones de mayor pobreza y construir una sociedad más resiliente”.

Brenes dijo que, precisamente, uno de los avances más destacados en Costa Rica fue la incorporación de la perspectiva de derechos humanos y equidad de género en el Plan Nacional de Gestión del Riesgo 2016-2030.

Este enfoque permitió incorporar en las estrategias y las políticas de desarrollo, la solidaridad por medio de la acción efectiva de las personas, mujeres y hombres, en especial hacia los grupos más vulnerables, la formulación de programas y establecer responsabilidades para quienes están en obligación de actuar.

En un artículo de la Organización Panamericana de la Salud, se señalaba que dado que a las mujeres se les asignan principalmente de las responsabilidades domésticas como el cuidado de los niños, ancianos y discapacitados “quedan sin libertad de migrar para buscar trabajo después de un desastre. Los hombres migran con mayor frecuencia, dejando a grandes cantidades de mujeres como jefes de familia. El desconocer esta realidad y la doble carga del trabajo productivo y reproductivo de las mujeres, significa que las mujeres siguen siendo invisibles en la sociedad y la atención a sus necesidades sigue siendo deplorablemente inadecuada” (Observatoriogeneroyliderazgo.cl/blog/genero_y_desastres.pdf).

En el encuentro, cada país hizo una presentación de las últimas experiencias de riesgo y desastres ocurridos y se analizaron los avances en las capacidades puestas en práctica para incorporar el enfoque de género en las políticas institucionales, desde lo nacional y desde los compromisos y lineamientos globales sobre el enfoque de género.

El desarrollo del Encuentro Regional se realizó con el aporte técnico del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el aporte técnico y financiero de la Cooperación Suiza en América Central.

Participaron funcionarios de las instituciones rectoras de la Gestión de Riesgo de Desastres y/o Protección Civil que son miembros del CEPREDENAC que es la institución regional e intergubernamental del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) con carácter de institución especializada en materia de reducción de la vulnerabilidad, prevención y mitigación de desastres.

Informa-Tico