La campesina peruana Máxima Acuña y el científico puertorriqueño Luis Jorge Rivera Herrera ganaron, junto a otras cuatro personas, el Premio Goldman, considerado el Nobel del medioambiente y dotado con 175.000 dólares.

Los Premios Medioambientales Goldman, creados en 1989, reconocen anualmente el trabajo de activistas medioambientales en las distintas regiones del mundo por sus esfuerzos “sostenidos y significativos” para mejorar y proteger el medioambiente, con frecuencia poniendo en peligro su propia vida.

Acuña y su familia ganaron un litigio con la empresa minera Yanacocha por la propiedad de su vivienda y su granja frente a la Laguna Azul, situada en la región de Cajamarca, en el norte de Perú, e incluida en el proyecto Conga.

Ese proyecto contempla una inversión de 4.800 millones de dólares, pero es rechazado por gran parte de los habitantes de la región, que temen que se contaminen sus reservas de agua y rechazan que se drenen cuatro lagunas, dos para extraer metales y el resto para almacenar relaves.

“Esta agricultora de subsistencia en la sierra norte de Perú se levantó para defender su derecho a vivir en paz en su propia tierra, una propiedad buscada por Newmont y Buenaventura Mining para desarrollar una mina de oro y cobre”, destacó hoy la organización.

Los organizadores del premio destacaron que Acuña se ha colocado a la vanguardia del movimiento para frenar el proyecto Conga gracias a su “profundo sentido de injusticia y su coraje”.

Acuña, una campesina de 47 años que participará esta noche en la ceremonia de entrega de premios en la ciudad de San Francisco (EEUU), dijo en declaraciones a Efe que durante los últimos seis años representantes de la minera le han hecho “la vida imposible”.

“Una cosa es decirlo y otra es vivirlo”, afirmó la campesina peruana, quien añadió que, si las empresas mineras se quedasen en Cajamarca, contaminarían los recursos hídricos y los habitantes de la zona no podrían tener una vida sana: “No tendríamos futuro”, insistió.

“Pido a las mineras que nos dejen en paz en nuestra tierra, en nuestro lugar, que nos dejen vivir donde estamos y tener un futuro”, afirmó Acuña, que compró la propiedad en la que vive junto con su marido hace más de 20 años.

Su propiedad está a las orillas de la Laguna Azul, que provee agua fresca a su familia y a muchas otras a sus orillas.

Por su parte, Rivera Herrera fue premiado por su defensa de la Reserva Natural del Corredor Ecológico del Noreste de Puerto Rico.

El planificador y científico medioambiental aseguró en declaraciones a Efe que el premio “es motivo de mucha satisfacción, alegría y orgullo”.

“Valida el esfuerzo que personas como yo y muchas otras, particularmente los miembros de la Coalición para el Corredor Ecológico del Noreste, hemos hecho para proteger el área del Corredor como reserva natural”, añadió el científico ambiental puertorriqueño.

Explicó que él y el resto de activistas medioambientales se toparon a lo largo de los años “con la oposición de varias administraciones gubernamentales y de proyectistas que tenían a su disposición recursos económicos y técnicos sustanciales”.

El corredor alberga casi 900 variedades de flora y fauna, incluidas especies en peligro de extinción como la tortuga laúd.

Contratistas privados llegaron a acuerdos sigilosos con políticos puertorriqueños en los 90 para construir dos grandes complejos turísticos de lujo frente a las playas del corredor.

Rivera Herrera, un amante del corredor, encabezó la campaña de oposición a los complejos turísticos y logró, tras años de lucha, que en 2012 el gobernador puertorriqueño, Alejandro García Padilla, aprobase una ley para proteger el corredor y poner fin a la amenaza de desarrollo turístico en la zona.

El científico medioambiental adelantó que planea donar una “parte sustancial” del dinero del premio a la Coalición para el Corredor Ecológico del Noreste que él mismo ayudó a fundar en el año 2005, así como a otras organizaciones de ánimo de lucro que, según dijo, “hacen una labor encomiable para la protección de los recursos naturales de la isla”.

Los otros ganadores de los premios Goldman 2016 son la estadounidense Destiny Watford, el tanzano Edward Loure, el camboyano Leng Ouch y la eslovaca Zuzana Caputova.

Los premios Goldman se dividen por regiones: África, Asia, Europa, Islas y Naciones Isleñas, y América.

Listín Diario