El Gobierno de Costa Rica culpó ayer a los Estados Unidos de estimular la crisis migratoria que vive la región, por no eliminar las garantías legales que les permiten a los cubanos ingresar a ese país.

Así lo afirmó el canciller Manuel González luego de reunirse de emergencia con el presidente Luis Guillermo Solís para evaluar el ingreso ilegal y violento de centenares de cubanos por la frontera sur, en Paso Canoas.  A la cita también asistieron el ministro de Seguridad, Gustavo Mata; y la directora de Migración, Kattia Rodríguez.

“Se enviará una carta al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, para expresar el repudio de Costa Rica a la vigencia de la normativa estadounidense, que alienta a los migrantes a continuar un peligroso tránsito hacia ese país”, afirmó el canciller.

El jefe de la diplomacia tica advirtió que la legislación estadounidense vigente es el “imán” que atrae a los migrantes cubanos.

“La verdad de las cosas, es que producto de una legislación anacrónica, que existe en los Estados Unidos, producto de la Guerra Fría, que no tienen ninguna razón de ser desde nuestro punto de vista”, expresó.

Según dijo González en Casa Presidencial, Costa Rica “denuncia las diversas normativas de Estados Unidos que promueven y dan privilegios para el ingreso a ese país, y que incita a la migración cubana irregular”.

Así se refirió a la Ley de Ajuste Cubano, vigente desde 1964 y que permite el ingreso de cubanos a EE. UU. siempre que entren por tierra o por mar. En palabras del canciller, esa norma “constituye un incentivo perverso a la migración y favorece las condiciones para el tráfico de seres humanos”.

El ministro de Seguridad, Gustavo Mata, informó de que en las próximas 24 horas las autoridades “blindarán” la frontera.

“La directriz es rechazar a quienes ingresen de forma violenta”, dijo Mata.

Por su parte, el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Carlos Alvarado, informó que la directriz presidencial también incluye el traslado de personal técnico que apoye la atención de personas vulnerables afectadas por el paso irregular de migrantes.

El ingreso de cubanos de este miércoles es un nuevo capítulo de la crisis migratoria, luego de que el país albergó a casi 8.000 entre noviembre y marzo, luego de que Nicaragua cerró la frontera.

Costa Rica y Panamá, que también acogió isleños luego de que la administración de Solís les cerró el paso en diciembre, lograron abrir puentes aéreos con México y El Salvador para evadir el bloqueo nicaragüense y permitir que los caribeños viajaran a Estados Unidos.

No obstante, estos operativos ya terminaron y los países advirtieron de que fue una medida excepcional. México reiteró ayer, en una reunión en San José, que no planea abrir nuevos puentes de ese tipo.

Las autoridades panameñas cuentan ya a 3.500 cubanos se acumularon en albergues en ese país desde que esos operativos terminaron.

nacion


Más de 700 cubanos y africanos ingresaron a la fuerza a Costa Rica

Más de 700 extranjeros, provenientes de países africanos y Cuba, ingresaron de forma ilegal a suelo costarricense por la frontera sur del país la mañana de este miércoles.

Según reportes, algunos de los foráneos habían ingresado y caminaban por las calles de Ciudad Neily, cuando la Fuerza Pública los abordó y los trasladó al puesto de Migración en Paso Canoas.

En este momento, los extranjeros están bajo custodia a la espera de que se determine su situación migratoria.

Según constató un equipo de La Nación en la zona, los foráneos se enfrentaron a la Policía y, producto de esos disturbios, varios carros fueron golpeados. A algunos les quebraron los parabrisas; a otros, les arrugaron las carrocerías.

Según relataron testigos de la marcha, entre los cubanos se comenta la idea de regresar a los albergues en Panamá, recoger sus mochilas y pasar a Costa Rica a pie.

Yusell de la Rosa, una de las cubanas que están en la frontera, afirmó que otra parte de los migrantes no puede avanzar hacia la frontera porque las fuerzas de seguridad panameñas los detiene.

“Éramos más de 1.700, el resto de los cubanos quedaron detenidos en el campamento San Isidro, por el Servicio Nacional de Fronteras (Senafront, de Panamá)”, comentó.

Normativa de EE. UU. propicia migración. El canciller Manuel González calificó como ‘una afrenta al pueblo costarricense’ el ingreso de migrantes por la fuerza motivados, según dijo, por el incentivo que otorga la Ley de Ajuste Cubano de Estados Unidos.

El Gobierno de Costa Rica enviará este miércoles una carta al presidente estadounidense, Barack Obama, para señalarle los efectos nocivos que está provocando esa legislación sobre los países que sirven de tránsito entre Ecuador y Estados Unidos.

En conferencia de prensa insistió en que Costa Rica no tiene capacidad económica ni logística para atender nuevos grupos de migrantes.
El ministro de Seguridad, Gustavo Mata, advirtió que blindarán la frontera de Costa Rica en Paso Canoas, las 24 horas del día para evitar situaciones similares a futuro. “Personas que ingresen de manera irregular a nuestro territorio serán devueltas en el acto”, precisó.

Mata estima que en estos momentos hay unos 1.500 migrantes varados en Panamá.

El canciller añadió que el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), el Instituto Nacional de la Mujer (Inamu) y el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) se mantendrán en la zona para proteger a las personas vulnerables.

nacion


Volver