Consejo de observadores sufre primera renuncia tras diferencias con La Moneda

“Ya no me siento cómodo”. Con esa frase el empresario de la Araucanía y cercano a Chile Vamos, José Miguel García, sorprendió ayer a sus pares del Consejo de Observadores del Proceso Constituyente. En medio de una reunión de coordinación del grupo en la casa Central de la Universidad de Chile, el representante de la oposición anunciaba su salida indeclinable de la instancia.

Según los presentes, García aludió a sus profundas diferencias con la forma en que el gobierno ha llevado adelante el proceso para una nueva Carta Magna y también por su rechazo a algunas de las resoluciones del propio consejo.

El empresario renunció, de hecho, luego de que el consejo recibiera la visita del ministro Nicolás Eyzaguirre (Segpres), quien buscó distender las relaciones con los integrantes del grupo, luego de que estos sostuvieran una tensa reunión con la Mandataria la semana pasada por las atribuciones del gobierno en el proceso.

Aunque la decisión de García tomó por sorpresa a todos, algunos de los consejeros comentaron que su renuncia “se veía venir”. Esto, producto de las críticas que permanentemente García ha expresado desde el inicio del trabajo del grupo.

“Somos decorativos”

El empresario fue nombrado el pasado 2 de diciembre por la propia Presidenta Michelle Bachelet, y desde los primeros encuentros manifestó sus reticencias por varios aspectos. Entre ellos, planteó su rechazó a la realización de los cabildos comunales (encuentros locales) que considera el diseño del gobierno, argumentando la imposibilidad de poder fiscalizarlos totalmente. El reparo fue siempre respaldado por otros de los representantes de Chile Vamos, como Hernán Larraín Matte, Lucas Sierra o Héctor Mery.

Además, García en varias oportunidades denunció el riesgo de intervención o “sesgo” del Ejecutivo en el desarrollo de los diálogos y se quejó por la participación de funcionarios públicos en el proceso. También expresó resquemores frente a la posibilidad de que los cabildos fuesen utilizados por candidatos a alcalde o concejal durante la campaña por las elecciones municipales del 23 de octubre.

En la quinta sesión del consejo, en enero pasado, el empresario manifestó su impotencia por considerar que el gobierno ya tenía resuelto el diseño de todo el proceso y que la visión del consejo no sería decisiva.

“Somos producto de una negociación política que no conocemos, y a ratos siento que estamos siendo decorativos”, afirmó entonces, según una de las actas de las reuniones.

Según los presentes, García dijo ayer a sus compañeros que no estaba dispuesto a “asumir responsabilidades” como observador, si no existen las condiciones para hacerlo.

Tras su anuncio, sus pares lamentaron la decisión y valoraron que pese a sus constantes diferencias con el Ejecutivo, haya participado activamente y viajado desde La Araucanía a Santiago todas las semanas desde diciembre.

Durante el inicio de la sesión de ayer, el presidente del consejo, Patricio Zapata, anunció la salida de otro integrante: la periodista Cecilia Rovaretti, quien envió una carta a los presentes para explicar que no seguiría siendo parte del grupo por problemas de salud.

De esta forma, el consejo de observadores se quedó con 15 de sus 17 integrantes.

La Tercera