Muerte de Aylwin: El detalle del protocolo durante los tres días de luto nacional

El día de ayer, el Gobierno ya confirmó tres días de duelo nacional por la muerte del ex presidente Patricio Aylwin. Al respecto, ya están definidos algunos aspectos del protocolo para despedir al ex mandatario, el primero tras el retorno a la democracia.

Por parte de la familia del fallecido dignatario, se designó a Javier Luis Egaña como coordinador general del funeral, mientras que el vocero será Miguel Patricio Aylwin. Por el lado del Ejecutivo, el interlocutor con los Aylwin será el asesor del ministerio del Interior, Nicolás Muñoz.

Para este miércoles, está fijada una misa familiar íntima en la misma residencia de Aylwin. A ella podrán asistir sólo familiares y las personas más cercanas al ex presidente. Eso sí, este mismo martes y en los alrededores ya se dispusieron vallas papales y cuatro libros de condolencias junto a pendones del ex presidente.

Durante el proceso de acondicionamiento del ataúd en el hogar del ex mandatario, se instalará un pequeño altar en la residencia, para que pueda celebrarse la misa. Presidirá la eucaristía el sacerdote Marcelo Gidi.

Por otro lado, un equipo médico liderado por el doctor Leonardo Guzmán asumirá desde el primer minuto el cuidado de la salud de la viuda Leonor Oyarzún. Además, una ambulancia de Carabineros estará disponible en todo momento y en los diferentes desplazamientos del cortejo.

Miguel Patricio Aylwin, hijo del ex presidente, comunicó que este miércoles el féretro será trasladado hasta la sede del ex Congreso Nacional, después de la misa íntima.

LOS TRASLADOS

Durante todo el trayecto hacia la ex sede parlamentaria, el ataúd será cubierto por la bandera chilena. Por razones de seguridad, en la carroza se llevará una bandera de repuesto. Otro emblema irá en el auto de coordinación general.

Para los desplazamientos, el protocolo establece dos cápsulas. La primera, una principal, formada por la carroza que porta el féretro, un primer auto (que lleva a la viuda y sus acompañantes) y un segundo auto (que lleva al representante de la familia, Miguel Patricio Aylwin). Y la segunda, una famililar, compuesta por varias van que llevan al resto de la familia. Detrás de ellas irá la ambulancia de carabineros, la que avanzará escoltada por motoristas de la policía uniformada.

La caravana completa será encabezada y escoltada por una guardia de honor de motoristas de Carabineros. También se contempla un automóvil con una cámara, correspondiente a la señal de televisión oficial.

El trayecto estará coordinado con Carabineros. Para ello, se designó al General Víctor Hugo Herrera, Director de Orden y Seguridad, como coordinador de todos los servicios policiales para el funeral. El alto oficial a cargo de la operación es el General Aldo Vidal.

LAS PARADAS ANTES DE LLEGAR AL EX CONGRESO

Antes de llegar al ex congreso nacional, el féretro tendrá dos paradas. Una frente a la sede de la Democracia Cristiana, y otra en La Moneda.

De acuerdo al protocolo, en la detención frente a la DC se rendirá un homenaje que se extenderá por 10 minutos. El secretario General del partido, Gonzalo Duarte, será el interlocutor oficial. Se desplegarán dos lienzos de 200 metros cuadrados, que rendirán testimonio al ex Presidente. Frente al féretro se desplegará una bandera del partido, que será portada por los líderes representativos del partido. también se realizará un breve acto coreográfico.

Y en La Moneda, serán la presidenta Bachelet y un escuadrón de Carabineros a Caballo quienes rendirán los honores. Con el himno nacional de fondo, la carroza se detendrá justo a la entrada del palacio presidencial. Posterior a estos honores, dos clarines harán sonar el Toque de los Dispersos. Uno se encontrará ubicado en el balcón del segundo piso del Palacio que da a la esquina de Moneda y Teatinos y el otro, en el último balcón, del segundo piso, que da a Morandé y Moneda.

EL HOMENAJE PÚBLICO

Terminado lo anterior, inmediatamente el cortejo se dirigirá a la sede del ex Congreso Nacional. El responsable de las actividades en ese lugar será el senador Manuel Antonio Matta. En ese lugar, el féretro será bajado de la carroza por parlamentarios previamente designados, quienes lo portarán a mano hasta la columnata del salón de honor. En el proceso, una guardia de Carabineros rendirá honores en el trayecto entre la reja y las columnas. En dicho lugar, se depositará el ataúd en un carro mortuorio. La familia lo llevará hasta el lugar prefijado. Sobre la testera estarán sólo las banderas de Chile, de la DC y del Senado.

Una vez instalado el ataúd y acondicionadas las coronas de flores, se dará inicio al homenaje popular. En ese momento, la viuda Leonor Oyarzún podrá retirarse a descansar. Para recibir las condolencias y formular los agradecimientos, siempre habrá un representante de la familia Aylwin.

El acceso de público al salón de honor será por la puerta de reja de calle Catedral. Entre las columnas del acceso al salón de honor se ubicarán los atriles con los libros de condolencias. La fila de público accederá al salón de honor por la puerta principal, corredor derecho, mirando la testera, hasta el lugar donde estará ubicado el féretro. Un equipo de voluntarios velará porque la columna no se detenga y permita el acceso de todas las personas.

Al acercarse al ataúd se advertirá que, por respeto, no pueden usarse los teléfonos celulares u otros implementos para tomar fotografías. Durante el velatorio, se exhibirán videos recordatorios con imágenes del Presidente fallecido.

A lo largo de todo el homenaje popular, la Camerata Vocal del Centro de Extensión de la Universidad de Chile, la Camerata de Cuerdas de la Facultad de Derecho de la misma Universidad y el Coro LEX de la misma facultad entonarán melodías en homenaje al presidente.

EN LA CATEDRAL METROPOLITANA

Aún en el ex Congreso Nacional, el acto central de saludos, donde intervendrán los ex Presidentes de la República, el Presidente de la Corte Suprema, el Presidente de la Cámara de Diputados, se realizará cuando se determine cerrar el homenaje popular.

Esto ocurrirá inmediatamente antes del traslado del cuerpo a la Catedral Metropolitana, que se efectuará en una cureña tirada a caballos. De acuerdo al protocolo, antecederá esta cureña un oficial y dos escoltas del Regimiento Escolta Presidencial “Granaderos”, también a caballo.

En el trayecto desde el ex Congreso hasta la Catedral Metropolitana, el féretro recibirá distintos honores. Entre ellos, el de representantes de la Corte Suprema y el Poder Judicial. También estarán formadas las unidades que representan a las escuelas matrices del Ejército, Armada y Fuerza Aérea. Solo tocará la Banda de la Escuela Militar.

Ya en la Catedral, el féretro será recibido por los familiares y las autoridades eclesiásticas del Cabildo Metropolitano. Allí se rezará una oración. Y luego, usando el pasillo central, el féretro será llevado por los hijos y nietos del ex Presidente, hasta el espacio que antecede las escalinatas que conducen al presbiterio. El ataúd será trasladado del carro mortuorio a un catafalco especialmente acondicionado.

El Encargado de la misa de funeral, nominado por el Arzobispo, será el sacerdote Héctor Gallardo, Vicario Episcopal de Pastoral. Los familiares del ex mandatario se ubicarán en el costado izquierdo de las bancas (mirando hacia el altar), mientras que las autoridades utilizarán las del costado derecho.

Fuera de la catedral se colocarán seis libros de condolencias.

Para la misa fúnebre, la familia de Aylwin ingresará hasta media hora antes del inicio, mientras que la presidenta Michelle Bachelet entrará cinco minutos antes. Durante la ceremonia hablarán nietos e hijos del ex presidente. Mariana Aylwin, ex ministra de Educación e hija de Patricio Aylwin, declamará un poema. Las palabras finales las dirá Miguel Patricio Aylwin.

EN EL CEMENTERIO

Siguiendo el mismo esquema descrito en el traslado desde la residencia hasta el ex Congreso Nacional, se mantendrán las dos cápsulas principales en el trayecto hacia el Cementerio General, aunque se sumará una tercera cápsula presidencial.

Eso sí, esta última se dirigirá en forma independiente al campo santo, donde esperará la llegada del féretro.

El trayecto del ataúd será: Catedral – Morandé – General Mackenna – Cruce río Mapocho – Pérgola de Flores (el paso por dicho lugar es muy lento para permitir el homenaje de las floristas) – Avenida La Paz – Plazoleta del Cementerio General.

En la plazoleta central frente al Cementerio se ubicará, junto a la columna, el pódium desde donde se pronunciarán los discursos. Además, habrá un sector envallado donde podrá ingresar el público en general.

La ceremonia en este lugar será conducida por el locutor Sergio Campos. Los oradores serán: Enrique Krauss, ex Ministro del Interior y ex Vicepresidente de la República durante el Gobierno de Aylwin; Renán Fuentealba, líder histórico de la Democracia Cristiana; la Presidenta del partido, Carolina Goic; y la Presidenta de la República, Michelle Bachelet. Los discursos finalizarán con el himno nacional, interpretado por el Coro del Teatro Municipal y la Orquesta Filarmónica de Santiago.

Tras ello, dos miembros del Escuadrón Presidencial Granaderos retirarán la bandera que ha cubierto estos tres días el ataúd. La doblarán y la entregarán al General de la Guarnición de Santiago, quien a su vez la pondrá en manos de la Presidenta de la República. Y esta última entregará el emblema a la viuda Leonor Oyarzún.

Luego, en las puertas del Cementerio, una unidad militar procederá a disparar las tres salvas de honor.

Y todo este despliegue fúnebre culminará con el ingreso al interior del Cementerio General, ya para depositar el cuerpo en el campo santo. Allí, sólo los más cercanos acompañarán al fallecido ex presidente hasta su mausoleo. Esto será anunciado por el locutor, e inmediatamente comenzará la interpretación de partes del Réquiem de Mozart.

La Tercera


Bachelet por muerte de Aylwin: Chile ha perdido a un gran demócrata

La Presidenta Michelle Bachelet aseguró que Chile perdió a un “gran demócrata” con la muerte del ex Mandatario Patricio Aylwin, quien falleció ayer a los 97 años.

Tras conocer la noticia, Bachelet sostuvo que “más allá de que ahora voy a la casa de la familia, es que Chile ha perdido a un gran demócrata y ha perdido a un hombre que supo siempre colocar la unidad de los demócratas por sobre las diferencias y que permitió reconstruir un país democrático una vez que él asumió la Presidencia de la República”.

“En ese sentido le debemos mucho a Don Patricio y esperamos y mandamos nuestros cariños y condolencias a la familia, las cuales voy a dar sin duda en forma personal ahora mismo”, añadió.

La Mandataria precisó que “con el Presidente Aylwin vamos a hacer un funeral de Estado como corresponde, son tres días efectivamente que parten a partir del día de hoy y sin duda que tomaremos la decisión que corresponde”.

Finalmente, Bachelet recalcó que “él abrió el camino para que pudiéramos retornar a la democracia, pero lo hizo siempre también poniendo por delante y por encima al homnre y a la mujer chileno y a la unidad de los demócratas, buscando siempre a través del diálogo y del acuerdo el poder avanzar hacia un país que pudiera llegar a una democracia plena, que se ha ido logrando a través de gobiernos posteriores pero donde el gobierno de él jugó un rol tan importante en el proceso de la transición democrática”.

Coopertiva


Patricio Aylwin: El perfil del primer Presidente de Chile tras el retorno a la democracia

Patricio Aylwin Azócar, el político democratacristiano, que cumplió 97 años el pasado mes de noviembre, se caracterizó por una activa vida política, desempeñando desde la adolescencia cargos de representación estudiantil. Fue el encargado de encabezar la transición desde el régimen militar a la democracia, en uno de los momentos clave de la historia reciente de Chile.

Nació el 26 de noviembre de 1918 en Viña del Mar. Fue el mayor de los cinco hijos de la pareja; Arturo, Andrés, Tomás y Carmencita.

Sus padres fueron el abogado Miguel Aylwin -quien llegaría a ser presidente de la Corte Suprema- y su esposa, Laura Azócar Alvarez.

En 1948, el ex mandatario contrajo matrimonio con Leonor Oyarzún Ivanovic. De esta unión nacieron sus cinco hijos: Isabel, Miguel, José Antonio, Juan Francisco y la ex ministra de Educación del gobierno de Ricardo Lagos, Mariana Aylwin.

ABOGADO Y ACADÉMICO

Aylwin estudió en el Instituto Salesiano de Valdivia, el Liceo de Humanidades de San Bernardo, el Liceo Valentín Letelier de Santiago y en el Internado Nacional Barros Arana (INBA).

Tras ello, ingresó en 1936 a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile. Durante su paso por esta casa de estudios, destacó por ser el primer presidente de la Academia Jurídica de los Estudiantes de Derecho de la U. de Chile, ayudante de Derecho Procesal y Civil, y redactor de la revista “Mástil”.

Obtuvo su título de abogado en 1944, luego de defender la tesis: “El juicio arbitral”.

Posteriormente, se dedicaría a la docencia universitaria de Derecho Administrativo, en la Universidad de Chile y la PUC. En paralelo, también impartió cátedras en el Instituto Nacional.

Entre 1949- 1954, fue secretario del Instituto Chileno de Estudios Legislativos. Casi una década después, en 1967, es nombrado director de la Escuela de Derecho de su alma máter.

SU VIDA POLÍTICA

En 1945, Aylwin ingresó a la Falange Nacional, partido de tendencia socialcristiana fundado en 1938 tras la ruptura con el partido Conservador. En 1949 el abogado se integra a la directiva y entre 1950 y 1951 obtiene la presidencia. En 1957 participa de la fundación del Partido Demócrata Cristiano, y desde el año siguiente preside la colectividad hasta 1960. Será la primera de siete veces en que ocupa la testera.

Entre 1965 y 1973 se desempeñó como senador por la sextra agrupación provincial, que abarcaba Curicó, Talca, Linares y Maule.

En 1967, fue nombrado fiscal de la Contraloría General de la República. Posteriormente en la campaña presidencial de 1970, el partido levantó la candidatura de Radomiro Tomic Romero, la derecha presentó nuevamente la candidatura de Jorge Alessandri Rodríguez, mientras la izquierda agrupada en la Unidad Popular, postuló a Salvador Allende Gossens, quien por un estrecho margen, y luego de ser ratificado por el Congreso pleno, asumió la Presidencia de la República.

Durante el gobierno de la Unidad Popular el PDC estuvo en la oposición, aún cuando contribuyó con sus votos en el parlamento para la aprobación de leyes importantes que significaban reformas sociales de consideración, como la modificación y radicalización de la reforma agraria.

En septiembre de 1973, al momento de ocurrir el Golpe Militar, ocupaba la presidencia de su partido. Mantuvo este cargo hasta 1976.

En 1977, junto a destacados juristas, formó un grupo de trabajo para hacer una proposición con respecto a la institucionalidad futura. En 1978, el organismo se amplió y tomó el nombre de “Grupo de Estudios Constitucionales”, también denominado “Grupo de los 24”; primera instancia de encuentro entre juristas de diferentes corrientes políticas democráticas. Fue vicepresidente del mismo.

Rechazó la Constitución de 1980 y fue contrario a su consulta pública.

En 1982, volvió a la directiva de la Democracia Cristiana como vicepresidente. Desde dicho cargo, participó en la formación de la Alianza Democrática.

Entre 1987 y 1989, ocupó nuevamente la presidencia de la DC y trabajó arduamente por el restablecimiento de la democracia en Chile. Participó en las negociaciones con el entonces presidente Augusto Pinochet que buscaron la aprobación de 54 reformas a la Constitución Política de 1980. Estas fueron aprobadas en el referéndum de 1989 y se constituyeron como el primer paso hacia una transición pacífica a la democracia.

En 1988, colaboró por la campaña del “NO” para el plebiscito de ese mismo año. También, fue vocero de la Concertación de Partidos por la Democracia. En 1989, fue designado candidato a la presidencia de la República por esa misma agrupación para las primeras elecciones presidenciales tras el Golpe Militar de 1973.

El 14 de diciembre de 1989, venció a los candidatos Hernán Büchi, por la derecha y Francisco Javier Errázuriz, de postura de centro. Luego de obtener el 55.2% de los sufragios, quedó facultado para gobernar durante cuatro años, según lo dispuesto por la Constitución de 1980.

EL GOBIERNO “DE LA TRANSICIÓN”

En su camino a La Moneda, el gobernante había planteado cinco ejes fundamentales: “alcanzar la reconciliación nacional, consolidar y perfeccionar nuestra democracia, promover la justicia social, impulsar el crecimiento, desarrollo y modernización del país, y reinsertar a Chile en su lugar histórico en la comunidad internacional”.

EL INFORME RETTIG Y LA LUCHA POR LOS DERECHOS HUMANOS

El 25 de abril de 1990 se emitió el decreto de ley que creaba la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación.

El objetivo de dicha instancia era “contribuir al esclarecimiento global de la verdad sobre las más graves violaciones a los derechos humanos cometidas entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990, ya fuera en el país o en el extranjero, si estas últimas tuvieron relación con el Estado de Chile o con la vida política nacional”.

La Comisión estuvo liderada por Raúl Rettig, la que finalmente, entregó nueve meses después al mandatario un dossier con toda la información recabada. Este documento fue conocido como el “Informe Rettig”.

El informe contuvo 3.550 denuncias, de las cuales se consideraron 2.296 como casos calificados de víctimas de atropello a los DD.HH.

Tras ello, en marzo de 1991, Aylwin pidió perdón al país a nombre del Estado de Chile, por lo sucedido.

“Como Presidente de República, me atrevo a asumir la representación de la nación entera para, en su nombre, pedir perdón a los familiares de las víctimas […] [revindicando] pública y solemnemente la dignidad personal de las víctimas, en cuanto hayan sido denigradas por acusaciones de delitos que nunca les fueron probados y de los cuales nunca tuvieron oportunidad ni medios adecuados para defenderse”

PRINCIPALES CONFLICTOS DE SU MANDATO

Durante los cuatro años que duró su periodo al mando del país, la labor de Patricio Aylwin no estuvo exenta de dificultades y detractores a su gestión.

Al comienzo de su gobierno, un centenar de presos políticos iniciaron una huelga de hambre para pedir la libertad al recién asumido mandatario.

Ante ello, Aylwin recibió sendas críticas del Poder Judicial, al haber aseverado que la justicia chilena estaba “en aguda crisis”.

En mayo, Aylwin notifica que se creará la Comisión Verdad y Reconciliación, que se encargará de investigar los casos de violaciones a los derechos humanos, ocurridas en dictadura.

En este mismo contexto, el entonces jefe de Estado admite que mantiene discrepancias con Augusto Pinochet. La tensión y controversia por las acciones que realizaría el uniformado serían una constante en el mandato de Aylwin.

Otro episodio ocurrió en abril de 1991, cuando el senador gremialista, Jaime Guzmán, fue acribillado a la salida del campus Oriente de la PUC.

En 1993 desembarcó en Chile el ex gobernante de la RDA, Erich Honecker (80 años).

Entre las movilizaciones sociales que más eco tuvieron, resaltan la del gremio de la salud en octubre de 1992, cuando un 95% de los médicos de urgencias presentaron su renuncia, y que culminó con la renuncia del ministro de Salud, Jorge Jiménez.

En educación, se hizo notar en 1993 el paro del 90% de los profesores sindicalizados de colegios municipales, conflicto que perduró por varios días.

SU VIDA TRAS DEJAR LA MONEDA

Tras dejar La Moneda, Aylwin continuó participando activamente en la política, encabezando la Corporación Justicia y Democracia, instancia que creó en 1994. Más tarde además fue encargado de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en la presidencia de la Comisión Latinoamericana y el Caribe sobre Desarrollo Social.

En 2001 fue designado por el entonces presidente Ricardo Lagos para presidir la Comisión de Verdad Histórica y Nuevo Trato con los Pueblos Indígenas, mismo año en que tuvo que asumir en forma interina nuevamente la presidencia de la DC, siendo sucedido en el cargo por Adolfo Zaldívar en 2002. En esa instancia Aylwin anunció que dejaba la actividad política. Pese a esto, apoyó la primera candidatura de Michelle Bachelet a la presidencia, en 2005.

ÚLTIMA APARICIÓN PÚBLICA

Su última aparición se produjo en octubre de 2015 cuando fue reconocido como hijo ilustre de la comuna de Providencia. Entonces, con 96 años evitaba salir de su casa, lo que quedó evidenciado en marzo de este año, cuando no acudió a la presentación del libro “Patricio Aylwin Azócar. Una vida republicana: convicción, política y doctrina”, instancia en la que fue representado por su esposa, Leonor Oyarzún y parte de su familia.

La Tercera


Las volteretas de Patricio Aylwin en la política

Hoy todos en las redes sociales salen a defender a Patricio Aylwin como el primer presidente elegido democráticamente después de la dictadura cívico militar.

Es innegable el aporte de Aylwin. Sin embargo, fueron varios los episodios donde el ex líder de la democracia cristiana se acercó más a la derecha con sus declaraciones y fue un actor clave de la llamada ” transición pactada”.
El desaire en la Parada Militar

El 19 de septiembre de 1990, los ojos estaban puestos en el parque Ohiggins. Después de 17 años, se realizaba la primera Parada Militar liderada por un civil. Para tensionar las cosas, el General Carlos Parera Silva no le pidió permiso al Presidente para iniciar la ceremonia. Tensión. La subordinación del poder militar al civil como parte de las tensiones de la transición.

El perdón a las víctimas

“Yo me atrevo, en representación de la nación entera, a pedir perdón a los familiares de las víctimas”. Esas palabras marcaron la entrega del Informe realizado por La Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, en 1991.

Justificando el Golpe de Estado

“Nosotros tenemos el convencimiento de la llamada Vía Chilena de Construcción al Socialismo que empujó y enarboló como bandera la UP, y exhibió mucho en el extranjero, estaba rotundamente fracasada, y eso lo sabían los militantes de la UP y lo sabía Allende. Y por eso ellos se aprestaban -a través de la organización de milicias armadas, muy fuertemente equipadas y que constituían un verdadero ejército paralelo para dar un autogolpe y asumir por la violencia la totalidad del poder. En estas circunstancias pensamos que la acción de las Fuerzas Armadas simplemente se anticipó a ese riesgo para salvar al país de caer en una guerra civil o en una tiranía comunista”, dijo en una entrevista internacional.

Las críticas a Allende

El años 2012, Aylwin volvió a la palestra política luego de una entrevista que le realizó el diario el País. En ella, el Ex mandatario dijo que “Allende terminó demostrando que no fue buen político, porque si hubiera sido buen político no habría pasado lo que le pasó”. Su trayectoria política estuvo marcada por su posición crítica a Allende, su apoyo al golpe y por otra parte el presidente que representó en su mítico discurso del Estadio Nacional el regreso de la democracia y la” justicia en la medida de lo posible”.

El Desconcierto