La Cámara de Diputados aprobó por 113 votos a favor el proyecto de ley que sanciona el acoso sexual callejero, iniciativa que pasará al Senado a su segundo trámite legislativo.

La moción define que se comete acoso sexual cuando, abusivamente, se realice en lugares públicos o de acceso público, una acción sexual distinta del acceso carnal, que implique un hostigamiento capaz de provocar en la víctima intimidación, hostilidad, degradación, humillación o un ambiente ofensivo.

En esta línea, el proyecto estipula que quien realice una acción sexual que implique un contacto corporal contra una persona mayor de 14 años que provoque en la víctima dicho hostigamiento, sin que medien los términos del artículo 366 ter (contacto corporal con los genitales) será penado con presidio menor en su grado mínimo (desde 61 días a 540 días). Esto, sin perjuicio de poder aumentarse en un grado esta pena, mediando las circunstancias detalladas en el proyecto.

En caso de que los actos de hostigamiento sean de carácter verbal o se ejecuten por medio de gestos, se impondrá la pena de multa equivalente a una Unidad Tributaria Mensual.

Si los actos consisten en la captación de imágenes, videos o cualquier otro registro audiovisual del cuerpo de otra persona o de alguna parte de él, se impondrá una pena de multa entre 5 a 10 Unidades Tributarias Mensuales. Sin perjuicio de lo anterior, si tal registro es divulgado por medios de difusión, se impondrá una pena de multa entre 10 a 20 Unidades Tributarias Mensuales.

Cuando el hostigamiento sea realizado a través de conductas físicas, tales como abordajes o persecuciones intimidantes, o bien, por medio de actos de exhibicionismo, obscenos o de contenido sexual explícito, se impondrá una multa entre 10 a 20 Unidades Tributarias Mensuales.

DEBATE

Durante la discusión de hoy -y repitiendo la tónica de los días anteriores- los parlamentarios demostraron un amplio respaldo a la iniciativa.

El diputado DC, Fuad Chahín, afirmó que “es importante poder actualizar nuestro catálogo de delitos que le permitan a la mujer desplazarse libremente por las ciudades sin ser objeto de este tipo de prácticas (…) es elevar el estándar de protección a la mujer”.

Por su parte, el diputado Juan Antonio Coloma (UDI) llamó a “no hablar nunca más que este es un proyecto de ley de los piropos (…) nadie está hablando de un piropo sino de conductas que atentan contra hombres y mujeres al nivel tal de poder causar humillación, hostilidad como define esta ley”.

“Si no logramos quitarle la caricatura del piropo va a terminar no siendo comprendida por la ciudadanía”, acotó.

Su par gremialista, María José Hoffmann, indicó que “este proyecto se amplía a las redes sociales (…) Sin limitar la libertad de expresión avanzamos a que este Congreso se haga cargo del respeto básico que tiene que haber entre los ciudadanos”.

Desde RN, el diputado Leopoldo Pérez, manifestó que “con esta medida buscamos el respeto y la dignidad que se merecen todas las mujeres. Es indignante que algunas personas se sientan con la libertad de acosar a las mujeres en cualquier lugar y circunstancia. Basta de abusos. La ley será dura con quienes se aprovechen de ellas”.

La Tercera