Estudiantes emplazan al Gobierno tras marcha: “Los avances han sido en la medida de lo posible, es tiempo de avanzar en la medida de lo urgente”

En cerca de 100 mil cifraron los estudiantes secundarios y de la Confech los asistentes a la primera marcha del año, convocada por el movimiento estudiantil, que tuvo como lema: “Nuestro futuro sigue en deuda: de ti depende cambiar la educación”.

La movilización se inició cerca de las 11:30 hrs. y se desarrolló entre Plaza Italia y la intersección de calle Echaurren y la Alameda. Esto a pesar de las distintas críticas a mantener la convocatoria en el contexto de las actividades del duelo nacional por la muerte del ex Presidente, Patricio Aylwin.

Una de las personas que se manifestaron en contra fue la hija del ex Mandatario, Mariana Aylwin, quien declaró que “los jóvenes tienen que aprender a respetar los ritos republicanos”. Por otra parte, los diputados Giorgio Jackson y Gabriel Boric respaldaron la decisión de los estudiantes. El parlamentario de Izquierda Autónoma señaló vía Facebook que “la transición chilena, más que transitar a alguna parte, fue la consolidación del modelo económico y social impuesto a sangre y fuego por la dictadura. Eso es lo que debemos transformar. Por eso, por el presente y el futuro, mañana marcho con los estudiantes”.

Desde la Confech calificaron la manifestación como una muestra de “que la ciudadanía está con las demandas por una nueva educación y que los estudiantes universitarios, secundarios y los trabajadores quieren una reforma real, una que nos muestren en papel y no que nos digan que hay una reforma que finalmente es humo”, indicó Carolina Figueroa, presidenta de la FEDEP.

Por su parte, Daniel Gedda, presidente de la FEUC agregó que “el balance es claramente positivo, los estudiantes tienen una enorme disposición a movilizarse y a que este sea el año de ofensiva del movimiento estudiantil. Hemos marcado una advertencia clara, si hoy fuimos más de 100 mil, las movilizaciones van a seguir aumentando para que el Mineduc dé respuesta, hasta que nos presenten un proyecto de reforma a la educación superior, hasta que arreglen los problemas en la implementación de la gratuidad”.

A la manifestación asistió gran cantidad de estudiantes secundarios, los que se manifestaron por “un marco regulatorio para todos los colegios, independientemente de si pertenecen al Estado o no”, la vuelta de todos los liceos al Estado sin excepción, un sistema de financiamiento basal a los colegios y liceos y una mayor democracia al interior de las instituciones. “Si se está tramitando el proyecto de la Nueva Educación Pública, no podemos esperar hasta el 2017 para presentar el nuevo proyecto de financiamiento (…) No podemos seguir esperando para que haya cambios en la educación, ya que a diez años de la Revolución Pingüina seguimos aquí”, indicó José Corona, vocero de la Cones

Por su parte, Diego Arraño, vocero ACES, indicó que la gran cantidad de secundarios en la actividad “nos mantiene contentos, firmes y preparados, porque vemos que este es un año en que el secundario se está movilizando frente a un gobierno que lo único que quiere es legislar para el mundo privado y que no escucha a los estudiantes”.

“El movimiento social está unido, salió a marchar, porque el sistema educacional y modelo país no están funcionando, porque los avances han sido en la medida de lo posible y nosotros tenemos claro que es tiempo de avanzar en la medida de lo urgente”.

El futuro de la reforma

El viernes pasado la ministra de Educación, Adriana Delpiano, indicó que en el plazo de dos semanas se entregaría el texto de la Reforma a la Educación Superior a la Presidenta Michelle Bachelet. La vocera Confech, Carolina Figueroa, explicó que “en la reunión con el Mineduc nos aseguraron que no tenían claro cuándo se ingresará la reforma y que le fuéramos a preguntar directamente a la Presidenta. Ningún actor de la educación ha recibido algún nuevo borrador que nos demuestre un cambio sustantivo, un cambio estructural como dijo el ministro Eyzaguirre, nosotros creemos que a esta reforma le falta una apoyo legítimo, que los actores de la educación y la sociedad no tienen acceso a él, aún”.

Ante las últimas cifras del gasto público en recompra de cartera de deudores CAE, monto que alcanza los $2,2 billones, Daniel Gedda expresó que “hay un gasto público ineficiente en educación superior, se incrementa el gasto en el Crédito Aval del Estado, donde la mayoría de los recursos van a dar a la banca privada. No hay una política enfocada en fortalecer la educación pública que se haga cargo de los estudiantes más precarizados y vemos que la gratuidad fue francamente insuficiente”.

“La advertencia fue clara, los estudiantes de Chile no vamos a esperar ni un segundo más, no hay fechas que nos saquen de las calles, los estudiantes vamos a estar movilizándonos hasta que el gobierno nos responda y hasta que por fin se avance en los cambios que hemos impulsado durante tantos años”, agregó Gedda.

Finalmente, la presidenta de la Feusach, Marta Matamala, emplazó al gobierno a decidir “de qué lado están y que se pongan a la altura de las circunstancias. Marchamos los estudiantes, los trabajadores y los secundarios, somos distintas generaciones que compartimos un mismo diagnóstico, Chile necesita cambios profundos, y si el gobierno no es capaz de verlo es lamentable y habla de lo agotado que está el mundo político y en definitiva los cambios van a seguir siendo para los mismos de siempre”.

El Mostrador


Confech y balance de marcha: “Nos reprimieron como en plena dictadura”

Aunque la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) sacó cuentas alegres de la convocatoria de 120 mil personas a nivel nacional que logró su marcha en demanda de una reforma educacional concreta, sus dirigentes denunciaron represión de parte del Gobierno a través de la acción de Carabineros.

“Esta masividad se empaña con represión y nos parece grave, sumamente grave que nos hagan llamados a ser republicanos cuando nos dan como respuesta represión. Esa situación nos parece que no es coherente, Carabineros ingresó a la USACH, se golpeó a tres compañeros y creemos que de esa manera empañan al movimiento estudiantil”, acusó la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), Camila Rojas.

Al respecto, la máxima representante de la Universidad de Santiago (USACH), Marta Matamala, detalló cómo fue la agresiva intromisión que hizo la policía uniformada al interior del plantel. “No sólo tuvimos el ingreso de Carabineros con arrestos dentro, sino que, ingresó disparándole a estudiantes y trabajadores a menos de 20 metros de la sala cuna. No nos dispararon bolas de pintura, nos dispararon perdigones”.

Dijo que ello se suma a que una lacrimógena que lanzaron Fuerzas Especiales de la institución uniformada cayó en las oficinas de la rectoría, por lo que toda la evidencia reunida será usada en las respectivas denuncias que realizarán ante la justicia.

REPRESIÓN COMO EN DICTADURA

“Se nos ha pedido respeto por los ritos republicanos”, dijo en referencia a los llamados que desde el mundo político se le hicieron para no marchar por haber duelo nacional debido a la muerte del ex Presidente Patricio Aylwin. “no sé de qué república nos están hablando cuando nos están tratando como si estuviéramos en plena dictadura”.

Enfatizó que “llevamos más de 10 años en la calle y la única respuesta que nos ha dado el Gobierno ha sido represión y esa represión hoy día tiene pruebas. Si ocurre esto, claramente no tenemos ninguna intención de avanzar con los que hoy día en vez de darnos respuestas nos dan borradores incompletos, y en vez de dejarnos marchar nos cortan la marcha y nos terminan reprimiendo, incluso, en nuestras propias universidades”.

Añadió que la movilización de esta jornada y que es la primera del año que realizan los estudiantes de educación superior y quienes apoyan su causa, “ha sido un triunfo para los movimientos sociales, populares, que hoy las demandas de las grandes mayorías fueran la discusión central. Nosotros tenemos la claridad de eso y llamamos a que la marcha se desarrollara con respeto sino que hoy la marcha en Santiago sufrió al menos tres cortes antes de llegar al escenario”.

BALANCE POSITIVO

Camila Rojas dijo que no obstante esa situación “hacemos una evaluación positiva de la movilización a nivel nacional, contamos con masividad en todas las regiones, particularmente en la Región Metropolitana. La cifra aproximada de estudiantes y personas movilizadas fue de 120 mil, creemos que es una cifra bastante alta en una marcha donde no había expectativas de que estuviera esa gente en la calle, donde se nos criticó, pero de lo que damos cuenta es precisamente de que la educación sigue siendo un tema nacional porque la educación se transforme, ya llevamos 10 años en las calles y nos parece de suma importancia haya una reforma”.

Recalcó que hasta ahora no hay nada, que se les dice desde el Gobierno que la obra gruesa está puesta y “nosotros nos preguntamos dónde está. Acá no hay cimientos, no hay planos, no hay nada de la reforma y nosotros por años hemos dicho que queremos una educación pública, gratuita y de calidad. En tal sentido, hemos tenido una manifestación que muestra que es muy importante la educación”.

La Nación


Confech defiende su derecho a marchar y pone en duda legitimidad de la reforma

Mientras por la Alameda los estudiantes desplegaban su primera marcha del año, cuatro cuadras más al norte, en el ex Congreso Nacional, las principales autoridades del país coincidían en el funeral de Estado que daba despedida al ex Presidente Patricio Aylwin. Así, se materializaba la polémica que marcó las últimas horas y dividió opiniones entre dirigentes de la Confech y políticos, quienes criticaban que los estudiantes no respetaran el duelo nacional.

“Creemos que hoy es necesario discutir este tema. Había un programa del Presidente Aylwin que decía que la educación iba a ser un derecho social. Veintiséis años después no vemos nada eso. Por eso, insistimos, la educación no puede esperar”, dijo Camila Rojas, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech).

Los dirigentes aclararon que respetaban el dolor de la familia, pero que “también deben respetar nuestras demandas”, añadió Rojas.

Un punto que se les criticó a los voceros de la Confech fue que en 2011, tras el accidente aéreo que le costó la vida a 21 personas, entre ellos el conductor de TV Felipe Camiroaga y el empresario Felipe Cubillos, el movimiento estudiantil decidió posponer una marcha. Sobre esto, Rojas explicó que ese año “se decidió cambiar la temática de la jornada y se llevaron velas, porque era un sentimiento del movimiento en ese momento. Esta discusión también la tuvimos, y fue con los trabajadores de la educación superior y los estudiantes secundarios, y nos pareció que la educación no puede esperar”.

Uno de los pocos parlamentarios que no criticó la marcha fue el senador Jaime Quintana (PPD), quien señaló que “somos respetuosos del derecho a expresión y a la libertad de manifestarse con los chilenos. Uno hubiese pensado que la fecha no era ideal por el funeral de Patricio Aylwin, pero hay demandas que son muy legítimas”.

El ministro del Interior, Jorge Burgos, señaló que las manifestaciones “no lograron empañar esto”, mientras que la ex ministra de Educación e hija del ex Presidente Aylwin, Mariana Aylwin, apuntó que “la verdad es que falta entender lo que son los ritos republicanos y los jóvenes van a tener que aprender y quizás todavía muchos de ellos no lo comprenden”.

Cambio Estructural

Terminada la marcha de ayer, que según los dirigentes estudiantiles convocó a cerca de 120 mil personas, los voceros plantearon duras críticas al gobierno por la reforma a la educación superior que, según ellos, no muestra un cambio estructural del actual modelo.

Carolina Figueroa, presidenta de la Federación de Estudiantes de la U. Diego Portales (Fedep) manifestó que “estamos frente a una reforma que no existe, por lo tanto no la vamos a legitimar porque no hace un cambio estructural”.

En tanto, Rojas criticó los dichos del ministro Secretario General de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre, quien afirmó que “la obra gruesa ya está hecha”, recalcando que “nos preguntamos dónde está que no la vemos. No hay nada de la reforma y por años hemos dicho que queremos una educación pública, gratuita y de calidad”.

Diego Arraño, vocero de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces), planteó que “nos aburrimos de las malas prácticas de este gobierno. Esta marcha tuvo una gran convocatoria, a pesar de la muerte de un ex Presidente, porque el movimiento social tiene una molestia que es más grande y es que no se han respondido a las problemáticas del movimiento”.

La Tercera