Movimientos sociales agrupados en la Coordinación de Territorios por la Defensa de los Glaciares, junto al diputado Gabriel Boric, hicieron un llamado a rechazar el proyecto de Ley de Glaciares, y legislar para asegurar su protección y preservación.

Preocupación expresó el diputado independiente por Magallanes Gabriel Boric por los efectos que podría tener el actual proyecto de Ley de Glaciares. El diputado explicó que la iniciativa original de junio del 2014, contaba con ciertas imprecisiones, pero establecía un estándar aceptable de protección y preservación de los glaciares.

Sin embargo, al intervenir el Consejo Minero y los ministerios de Hacienda y Medioambiente, se desdibujó el verdadero objetivo de este proyecto. Eso fue el inicio de un camino que terminó en marzo de este año, cuando se tomaron decisiones que terminaron por transformar la iniciativa en “un proyecto de ley de desprotección a los glaciares”.

“Después de las presiones del Congreso Minero, el Gobierno presentó una indicación sustitutiva que terminó tergiversando el objetivo primario, el espíritu que tenía esta ley, que era proteger los glaciares y, hoy día, si se vota en las condiciones en las que está, tendremos una ley al servicio de la minería y allí no estaría de más investigar dónde están poniendo la plata esas mineras, porque seguramente varios en el Congreso han recibido esos recursos. Es inaceptable que por ese tipo de presiones se termine sacrificando el agua, no sólo de Chile, sino del mundo”.

Boric añadió que “nuevamente vemos como en este gobierno el poder del dinero pesa más que las demandas de la ciudadanía organizada”. Esto porque las comunidades están con graves problemas de sequía, luchando por “preservar una vida digna con acceso a algo tan esencial y básico como es el agua”.

En ese sentido, las comunidades llamaron a rechazar el proyecto y pedir que el tema se aborde de manera integral, a través de una nueva legislación. Así lo sostuvo Constanza San Juan de la Coordinadora de Territorios por la Defensa de los Glaciares, formada por más de veinte organizaciones sociales y ambientales.

“Esta ley tiene tres condicionantes engañosas de protección que pueden ser vulneradas. En nuestro país no tenemos regiones vírgenes, los parques nacionales y reservas se pueden desafectar. En nuestro país, los glaciares se afectan más allá de mil metros, éstos no bastan para la protección del entorno glaciar. Finalmente, la Reserva Estratégica Glaciar es un concurso para que los glaciares puedan ser protegidos, eso no puede ser. Acá todos los glaciares deben ser protegidos, no una postulación a una protección que, además, cualquiera puede desafectar por sus intereses privados”, explicó.

Esto porque la normativa sólo protege a los glaciares ubicados en parques nacionales, dejando fuera al grueso de ellos.

Por lo mismo, las organizaciones insistieron en la necesidad de que se cree una ley que proteja y preserve los glaciares, real y efectivamente, y exigieron que el actual proyecto de ley se revise en las Comisiones de Derechos Humanos, y de Recursos Hídricos, Desertificación y Sequía para dimensionar su verdadero impacto.

Radio U Chile