Miles de personas en el país se movilizaron en contra del Presidente y de los diálogos de paz. En muchas ciudades la convocatoria fue poca.

Miles de manifestantes se congregaron en 21 ciudades del país para marchar en contra de la gestión del presidente Juan Manuel Santos, en respuesta a una convocatoria realizada por el Centro Democrático, partido liderado por el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez.

En diferentes horas, y bajo distintas consignas las marchas, cuyo lema general fue “No Más”, se tomaron las calles del país. La primera en arrancar fue en Cartagena, alrededor de las 9:30 de la mañana, y congregó a cientos de manifestantes en la plaza de la India Catalina.

Media hora después salieron las marchas de Barranquilla, Medellín, Santa Marta y demás ciudades, incluida Bogotá, en donde la inclemente lluvia capitalina amenazó con impedir la concentración que finalmente se llevó a cabo en la plaza de Bolívar.

Uribe marchó con su familia en Medellín desde el Teatro Pablo Tobón Uribe hasta el Parque de las Luces. Allí, el expresidente aseguró que el objetivo de la movilización era avanzar hacia “un nuevo país” y rechazar la “entrega del país al terrorismo”.

Barranquilla
En la capital atlanticense, reconocida por el expresidente como su “novia esquiva”, un nutrido grupo de personas respondió al llamado del Centro Democrático.

Partiendo de la Carrera 51 con 76, la marcha avanzó hasta transformarse en un plantón en el Parque Washington, en el que los líderes del uribismo en la ciudad y el departamento se dirigieron a los manifestantes con consignas de “no mas Santos”, “no más Farc” y “la tal marcha sí existe”.

Durante el recorrido, que estuvo protagonizado por las camisetas amarillas de la selección que portaban los marchantes, sobresalían pancartas y mensajes alusivos al rechazo de los diálogos de paz, el alza de impuestos, la venta de Isagén y la crisis energética.

“Lo que es con Uribe es conmigo”, “100% uribista”, “liberen a Santiago Uribe” y “Uribe es mi presidente”, se leía en vallas, afiches y carteles esparcidos por toda la movilización.

El senador del Centro Democrático, Jaime Amín, junto con el concejal Carlos Meisel, y la excandidata a la Asamblea Stephanie Shütt, encabezaban la marcha portando camisetas con la consigna “no más desgobierno”.

“Las expectativas fueron cumplidas ampliamente. Barranquilla salió a marchar de manera entusiasta. Fue una convocatoria que se hizo por encima del Centro Democrático, estimamos que las 10.000 personas que salieron a marchar demostraron que fue un éxito”, afirmó el senador Amín a EL HERALDO una vez culminada la manifestación. Según cifras de la policía, aproximadamente 3.000 ciudadanos acompañaron la movilización.

Para el senador el “desgobierno” fue la motivación central para marchar, aunque reconoció que había varias razones para hacerlo. “Unos protestaban por la inseguridad, otros por el modelo de negociación en La Habana, otros por el aumento en la canasta familiar, pero todos coincidían con el desgobierno”, dijo.

En la costa
Como Amín, los congresistas del Centro Democrático oriundos de la Costa encabezaron las marchas en sus ciudades. Honorio Henríquez lideró la protesta en Santa Marta, que se congregó en la Plaza de San Francisco en una convocatoria a la que la gente respondió tímidamente a partir de las diez de la mañana.

Hizo lo propio la senadora María del Rosario Guerra, en Sincelejo, cuya marcha logró reunir a más de un centenar de personas. “Cada quien desde su perspectiva como ciudadano está rechazando las actuaciones del actual gobierno”, manifestó la congresista.

En Riohacha apenas 50 personas acudieron al llamado del Centro Democrático, que terminó realizando un corto plantón en la Plaza Simón Bolívar.

Por su parte, la convocatoria en Valledupar alcanzó las 1.000 personas que caminaron por las calles céntricas de la ciudad, desde la Galería Popular hasta el parque de Las Madres.

La consigna de “no más Santos”, fue la más repetida en todas las manifestaciones.

Hoy habrá plantón en Montería
En Montería, por la situación especial de paro armado decretado por el ‘Clan Úsuga’ para el  jueves y viernes y debido a la falta de garantías, la marcha en contra del Gobierno se realizará hoy, desde las 10 a. m, pero con la modalidad de plantón en el parque Simón Bolívar, frente a la catedral San Jerónimo.  El Centro Democrático, por medio de un comunicado, aseguró que al ser informado el expresidente Álvaro Uribe por los organizadores de la marcha sobre esta situación, “se decidió postergar la protesta ciudadana en Montería, capital de Córdoba”.

Uribe anunció en un video a través de su cuenta de Twitter que asistirá a la concentración. “Hemos tomado la decisión de hacerla el domingo, haré presencia en Montería”, afirmó.

El Heraldo

Comunicado del Centro Democrático sobre marcha ciudadana en Montería

1. En el Consejo de Seguridad realizado este viernes en Montería por la grave situación de orden público en el departamento de Córdoba, la conclusión del Presidente Juan Manuel Santos y del Gobernador Edwin Besaile es que no hay garantías para la marcha ciudadana del 2 de abril en esa ciudad. Al término del Consejo, el Gobernador Besaile invitó a “no salir a la calle mañana en ese paro que quieren hacer en reproche porque no hay garantías con la situación que estamos viviendo en el departamento”.

2. Al ser informado el expresidente Álvaro Uribe por los organizadores de la marcha sobre esta situación, se decidió postergar la protesta ciudadana en la capital de Córdoba para el domingo 3 de abril, a las 10:00 AM en el parque Simón Bolívar.

3. La marcha ciudadana del domingo en Montería contará con la presencia de los promotores ciudadanos nacionales y locales, el expresidente Uribe, senadores y representantes del Centro Democrático y de la ciudadanía que quiera salir a la calle, con o sin las garantías del Gobierno.

Bogotá, 1 de abril de 2016.

Centro Democrático

Medio Córdoba paralizado ante amenaza de paro armado

Todos los municipios del sur de Córdoba y parte del medio Sinú estuvieron paralizados ayer ante la amenaza de un paro armado, promovido por miembros del Clan Úsuga, mediante un panfleto que distribuyeron en varias localidades.

En municipios como Puerto Libertador, San José de Uré, Buenavista, Ayapel, Valencia, Tierralta, Lorica y zona rural de Montería no hubo actividad comercial, no dictaron clases y sus calles lucieron solitarias. Nadie se atrevió a salir de sus casas por temor a ser víctimas de retaliaciones por parte de los grupos al margen de la ley.

Pese a que el comandante de Policía de Córdoba, coronel Engelbert Grijalba, desestimó el panfleto y pidió a la comunidad que ejerciera sus actividades normales, con el acompañamiento de hombres de la institución, Córdoba estuvo solitario.

En Puerto Libertador, por ejemplo, los comerciantes salieron a trabajar, pero demoraron solo una hora en sus locales porque varios hombres, abordo de motocicletas, les advirtieron que debían cerrar; en Buenavista no hubo clases en ningún colegio y el comercio también cerró sus puertas. Solo quedaron funcionando las sedes bancarias porque ellos dependen de directrices nacionales, igual ocurrió en Uré donde no hubo siquiera despacho de buses.

Reclamos al ministro

Ante este hecho el primero en elevar su voz de protesta fue el presidente del partido Conservador y representante cordobés, David Barguil Assís, quien reclamó al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, seguridad para Córdoba y le indicó que sus pobladores estaban indignados.

“Quiero expresarle al Ministro de Defensa nuestra indignación que es la de todos los cordobeses. Hay más de medio departamento paralizado, los comercios están cerrados, hay quema de vehículos. ¿Dónde está la autoridad, dónde está la fuerza pública? Igual situación ocurre en parte del departamento de Sucre y Antioquia”, manifestó.

Barguil hizo un llamado al Gobierno y a las autoridades para que se restablezca la tranquilidad en las zonas del país donde se lleva a cabo el paro armado. “No nos vamos a dejar amedrentar de los bandidos y delincuentes de las Bacrim. Hoy más que nunca necesitamos que se ejerza la autoridad por parte del ministro de Defensa y de la fuerza pública”, agregó el congresista.

Para el representante, el departamento de Córdoba, principalmente las zonas rurales, “vive hoy en medio de un régimen del terror permanente y lo más desalentador es la ausencia de una política de seguridad clara para afrontar dicha situación”. Por esta razón, pide medidas contundentes que lleven, a largo plazo, a la desarticulación total de estos grupos criminales.

El Universal