El taller estuvo precedido por un foro de ministros de ambiente de 33 naciones latinoamericanas y caribeñas quienes acordaron aunar esfuerzos para proteger el entorno y garantizar un manejo sostenible de los recursos.

El tráfico ilícito de variedades de la flora y la fauna, la destrucción de los hábitats, la agricultura intensiva y la minería indiscriminada amenazan el patrimonio natural por lo que es preciso adoptar medidas para recuperar los ecosistemas a partir de políticas públicas, precisaron a la prensa autoridades de esa cartera.

Estamos buscando compartir experiencias y conocimientos con el propósito de elaborar una mejor estrategia a nivel regional capaz de rehabilitar nuestros suelos degradados y resarcir otros daños -provocados por la erosión, los efectos del cambio climático, fenómenos extremos como la sequía e incluso la acción humana-, comentó el viceministro de ambiente de Colombia, Pablo Viera.

Solo Latinoamérica abriga la cuarta parte de los bosques del mundo y extensos arrecifes coralinos, posee también el 27 por ciento del agua dulce disponible a nivel planetario, 700 millones de hectáreas de tierra potencialmente cultivables y la mayor variedad de especies terrestres, confirmaron investigadores.

La zona cobija igualmente a la Amazonía, principal pulmón verde del orbe, castigado por la deforestación y derrames de crudo, sin descartar la biopiratería.

La reunión de expertos, con sede en esta ciudad, persigue también fomentar alianzas y trazar la hoja de ruta para cumplir las llamadas Metas de Aichi para la biodiversidad, aprobadas en Japón en 2010, las cuales incluyen un conjunto de lineamientos encaminados a vivir en armonía con la naturaleza.

Colombia atesora más de medio centenar de áreas protegidas y cinco Reservas de la Biosfera.

ANSUR