El vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, confirmó casi a la media noche de este sábado que se elevó a 41 los fallecidos mientras se mantiene impreciso aún el número de heridos a causa del sismo de 7.8 grados que afectó al país y que considerado es el peor registrado desde 1979.

“Lamentablemente la información hasta la fecha es que tenemos 41 ciudadanos que han perdido la vida en esta emergencia”, aseveró en su segunda comparecencia en vivo a la nación en esta jornada, donde dijo también que se prevé que se eleve la cantidad de víctimas fatales.

Glas ratificó desde la sala de crisis donde sesiona el Comité de Operaciones de Emergencia a nivel nacional que se mantiene el “estado de excepción decretado a nivel nacional y la emergencia en seis provincias consideradas las más azotadas (Santa Elena, Manabí, Guayas, Santo Domingo, Esmeraldas y Los Ríos).

Dijo que se han registrado 55 réplicas, de entre 2.6 y 6 grados, pero llamó a la calma de la población y la exhortó a adoptar las medidas requeridas en estos casos y a mantenerse informada por los canales oficiales de comunicación.

El vicemandatario dijo que el país enfrenta momentos muy difíciles, con importante afectación en infraestructura estatal y privada, y que ha sido el sismo más fuerte desde 1979 y alertó la posibilidad de nuevas réplicas.

Precisó que existe un fondo de contingencia de 300 millones de dólares que serán utilizados para reaccionar ante este evento y otros fondos de emergencia para la reconstrucción.

Por otra parte, se mantienen alertas las estructuras competentes a nivel cantonal y provincial y ya se han dispuesto cinco albergues para atender a la población damnificada.

Se están desplazando 300 bomberos extras a la provincia de Manabí, 200 a Pedernales, 3.500 policías movilizados a los territorios azotados, y se ha dispuesto la movlización de 10.000 afectados de las Fuerzas Armadas, así como maquinaria del Ministerio de Obras Públicas y se organiza un vuelo logístico con médicos y medicinas.

“Hemos procedido también a activar los organismos internacionales que presentarán asistencia de emergencia a las zonas afectadas, el equipo humanitario del país. Vamos a requerir asistencia sobre todo en rescatistas para enfrentar este momento difíciles que estamos viviendo los ecuatorianos”, indicó.

Rechazó las versiones de posibles afectaciones en sistemas de represas de agua y dijo que no existe alerta de tsunami por lo que los ciudadanos que dejaron la línea costera por temores de inundaciones, pueden regresar a su casa.

Mientras tanto, se ha logrado ir restableciendo de manera paulatina el servicio de energía eléctrica en Manabí e hizo un llamado a la ciudadanía de Porto Viejo a guardar la calma, donde se han registrado faltas al orden público que están siendo enfrentadas por las autoridades competentes.

Agradeció a nombre del pueblo ecuatoriano los mensajes de solidaridad de gobiernos y de presidentes amigos que han dispuesto a Ecuador los recursos requeridos.

Andes


Sube a 41 la cifra de fallecidos tras “devastador” terremoto, se teme que saldo incremente

Al menos 41 personas murieron en Ecuador como consecuencia del terremoto ocurrido en el país, de magnitud 7,6 grados en la escala de Richter, según el Gobierno, que decretó el Estado de Excepción, y de 7,8 según el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional.

Del total de víctimas, 16 personas fallecieron en la ciudad de Portoviejo, diez en Manta y dos en la provincia de Guayas, según los informes preliminares, indicó el vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas.

El segundo mandatario dijo que no se ha declarado alerta de tsunami, pero sí una “alerta de movilización” preventiva para que los ciudadanos se alejen de la costa y se refugien en zonas elevadas en las provincias de Santa Elena, Manabí y Esmeraldas.

La decisión de decretar el Estado de Excepción se adoptó para garantizar el orden, de modo que se pueda movilizar la fuerza pública para la seguridad de los ciudadanos y los bienes, dijo.

Glas indicó, por otro lado, que se ha declarado en situación de emergencia a las provincias de Santa Elena, Manabí, Esmeraldas, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas y Los Ríos.

Explicó que en zonas de algunas ciudades no hay suministro eléctrico, por lo que se trabaja en su restablecimiento paulatino y que en algunos centros de detención, que no precisó, se han detectado problemas en la infraestructura, por lo que “están siendo atendidos debidamente por la fuerza pública”.

La Policía Nacional y las Fuerzas Armadas han sido movilizadas “para precautelar (cuidar) el orden público”, agregó, y dijo que se han activado fondos contingentes ante lo ocurrido.

El vicepresidente hizo un llamado a la calma de los ciudadanos y dijo que es el momento de mantener la “unidad” y la “máxima cautela”.

El Mercurio


Correa, de visita en el Vaticano, envía “ánimo” al Ecuador por el terremoto

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, que cumple una visita académica en el Vaticano, envió hoy un mensaje de “ánimo” a sus compatriotas tras el terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter en un sector costero de la provincia de Esmeraldas (noroeste).

Aunque el mandatario se refirió a información preliminar que cifraba en 6,5 grados la intensidad del sismo, señaló en su cuenta de Twitter que sigue de cerca los acontecimientos.

“¡Ánimo país! Hemos tenido fuerte sismo de 6.5 escala Richter frente a las costas de Muisne (info. preliminar). Ya autoridades están en puestos de control evaluando daños y tomando acciones”, indicó el gobernante.

Asimismo, informó de que su vicepresidente, Jorge Glas, coordina las acciones de contingencia “a nivel nacional” desde el Servicio Integrado de Seguridad ECU 911.

“Estoy siguiendo eventos”, añadió Correa, cuyo retorno al país se prevé para mañana domingo.

La República