El presidente de la República, Rafael Correa, anunció anoche 5 medidas que permitirán canalizar de mejor manera la solidaridad y la acción colectiva de todos los ecuatorianos para enfrentar los efectos del terremoto.

En la próximas horas- dijo Correa en cadena nacional-, de acuerdo a lo que la Constitución permite en estado de excepción y a través de la Asamblea Nacional, se establecerá una contribución de 2 puntos adicionales por concepto del Impuesto al Valor Agregado (IVA) durante un año.

Otra de las medidas será una contribución por una sola vez del 3% adicional sobre las utilidades.

Se establecerá también una contribución por una sola vez del 0,9% sobre personas naturales con patrimonio mayor a un millón de dólares.

Además, el aporte de un día de sueldo para quienes ganen más de mil dólares mensuales. En este punto, el Mandatario explicó que quien gane mil dólares contribuirá un día tan solo un mes. Si se gana 2 mil, un día durante 2 meses. Esto hasta quienes ganen más de 5 mil, en que la contribución será de un día durante 5 meses.

Por último, algunos de los activos frutos de la inversión de todos estos años serán vendidos.

“La sociedad se construye con compromiso institucionalizado, con acción colectiva organizada. Esta es la manera cómo una sociedad moderna responde a esta clase de desastres y la forma cómo cada ecuatoriano, en la medida de sus posibilidades, contribuye a la recuperación de su propia patria”, subrayó el Mandatario al instar a todos los ciudadanos a la unidad.

Previamente, el Jefe de Estado agradeció la “impresionante” solidaridad manifestada tanto a nivel nacional e internacional. “Gracias a todos a los países hermanos a las organizaciones internacionales, pero sobre todo a nuestro pueblo, a la empresa privada, a los gobiernos locales, a los servidores públicos, a los policías, militares y voluntarios”.

Correa reiteró que “la reconstrucción durará años y miles de millones de dólares”.  Indicó también que en el corto plazo se cuentan con recursos “significativos” con un crédito de contingencia por $ 600 millones de la Corporación Andina de Fomento (CAF), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM).

El Telégrafo


Actualización: La cifra de fallecidos tras terremoto en Ecuador alcanza los 570

A 570 ascendió la cifra de muertos por el terremoto de magnitud 7,8 que sacudió el pasado sábado las costas de Ecuador, según un informe de la Fiscalía General del Estado.

De acuerdo a la fuente oficial, de la cifra total, 44 cuerpos siguen sin identificar. Mientras que 11 corresponden a extranjeros, provenientes de Colombia, Cuba, República Dominicana, Inglaterra, Irlanda y Canadá.

Los fallecidos corresponden a Manta, Pedernales, Portoviejo, Canoa, Jama, Calceta, Bahía de Caráquez, El Carmen, Chone, Sucre, Flavio Alfaro, Rocafuerte y San Vicente.

Un total de 575 réplicas se han registrado desde la noche del sábado pasado, cuando un terremoto de magnitud 7,8 sacudió el norte de la costa de Ecuador y causó la muerte de 525 personas y más de 5.700 heridos.

El Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional indicó que, a algo más de 93 horas del sismo principal, las réplicas han sido de distinta magnitud, aunque la más fuerte ocurrió esta madrugada, con una magnitud de 6,3 en la escala de Richter.

El Diario


Continúa llegando la ayuda internacional a Ecuador tras el terremoto 

La ayuda humanitaria de diferentes países continúa llegando a Ecuador para ayudar a las víctimas del terremoto de 7.8 grados registrado el 16 de abril frenta a las costas de Esmeraldas y Manabí que ha dejado cientos de muertos y miles de heridos.

La mañana de este miércoles arribó a la ciudad de Manta un avión de las Fuerza Aérea Colombiana con 15 toneladas de víveres, plantas eléctricas, carpas y un grupo de operaciones especiales para sumarse a las tareas de rescate.

Mientras que el martes llegó el buque colombiano Golfo de Tribugá a las costas de la provincia Esmeraldas con 55.000 galones de agua, 600 kilogramos de vestuario, medicamentos y personal de salud.

La embarcación le permite brindar apoyo logístico y la atención humanitaria requerida en caso de atención de desastres.

Por su parte, Perú envió 21 toneladas de ayuda humanitaria en un avión Hércules y otro Spartan de la Fuerza Aérea del Perú.

Además, puso a disposición de Ecuador el buque multipropósito de la Armada “Tacna” y tres helicópteros del Ejército.

Cerca de mil rescatistas, bomberos, médicos y especialistas de 20 países también han llegado a para colaborar en Ecuador en las tareas de rescate y atención a las víctimas.

Estos grupos se suman a las brigadas nacionales para rescatar a los supervivientes del desastre natural o de los cuerpos de las personas fallecidas y también a la subsistencia de las familias que perdieron sus bienes.

Andes


La crisis por el sismo entra en segunda fase

El presidente Rafael Correa se reunió ayer con su equipo económico en el Palacio de Carondelet, para definir las acciones que seguirán para enfrentar la crisis por el terremoto de 7.8 grados del sábado.

El anuncio de las medidas temporales estaba previsto realizarse anoche mediante cadena nacional. En la mañana, en un conversatorio con medios nacionales, el Jefe de Estado no descartó colocar bonos en el mercado internacional como una de las estrategias para afrontar la catástrofe.

El Mandatario reiteró que la línea de contingencia del Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) es de $600 millones. De ese monto $ 160 millones ya estarían en el país.

Correa indicó que la cifra total de las pérdidas se conocería en 6 semanas. Sin embargo, precisó que costará miles de millones de dólares la reconstrucción. En una cifra preliminar y sin ser aún la oficial, dijo que podría alcanzar los $ 3.000 millones. Pero adelantó que en poblaciones como Jama se requerirían $ 60 millones y $ 240 millones en zonas como Pedernales.

De la elaboración del informe final está encargada la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) con colaboración de expertos de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal).

Según el Mandatario, ciudades como Pedernales presentan problemas en el 70%, Jama en el 80%, Canoa en el 85%. Sin embargo, no todo sería infraestructura pública.

Indicó, asimismo, que Bahía de Caráquez deberá ser totalmente reconstruida. El Mandatario agradeció a la comunidad internacional por el apoyo. Hasta el momento a las zonas de desastre se desplazaron 100 vuelos, además de que se entregaron 13.000 toneladas de alimentos. Hay más de 4.000 médicos, 1.500 voluntarios, 8.300 militares y 4.521 policías desplazados.

Tareas de reconstrucción

El Presidente manifestó que hasta el momento se registran 525 fallecidos y  se encontraron 54 con vida bajo los escombros. Los heridos ascienden a 5.733 y los desaparecidos a 163.

Paulatinamente se crearán puntos fijos de abastecimiento en las Unidades de Policía Comunitaria (UPC) de las zonas de riesgo, para que los damnificados puedan abastecerse de agua y víveres. Precisó que tienen capacidad para entregar 12.000 raciones de víveres diarias. En los albergues, según el Mandatario, están 20.000 personas; es decir 5.000 familias.

Correa indicó que los Comités de Operaciones de Emergencia (COE)  de los municipios presentaron problemas en la ejecución de los planes. Y en Manabí el 64% de la energía se recuperó.

En Portoviejo y Manta se recuperó la energía eléctrica y se restablecieron el comercio y los servicios públicos.

Correa indicó que ahora están entrando en una nueva etapa, en donde se buscarán albergues y refugios para los damnificados. Por ejemplo, indicó que en Portoviejo se habilitará el exaeropuerto. Organismos como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) entregó 800 carpas; mientras que Colombia destinó otras 3.000 carpas; además que EE.UU. trajo equipos; y China puso a disposición un hospital móvil que actualmente está en Chone.

Sin embargo, pidió a la comunidad internacional apoyo en baterías sanitarias, que sería una de las deficiencias por el momento.

En las zonas más afectadas estarían 1.073 rescatistas nacionales y 600 extranjeros. Por ejemplo, Colombia apoya con 177 socorristas; Cuba con 116, entre otros.

Correa reiteró en la necesidad de crear una Secretaría de Gestión de Riesgos Sudamericana, que trabaje articuladamente cuando se susciten estos problemas. Además, precisó que se tiene planificado implementar campamentos con condiciones sanitarias para las víctimas en una segunda etapa.

El Mandatario señaló que la reconstrucción de las zonas tomaría meses y años. Sin embargo, dijo que  con las lágrimas derramadas por las personas que fallecieron se “sembrará futuro”. Motivó a la unidad nacional y agradeció la solidaridad en estos momentos difíciles.

Manifestó que viajará de nuevo a las zonas de riesgo. Tiene previsto recorrer Muisne, Pedernales nuevamente y Jama. “Ecuador saldrá adelante”, dijo el Mandatario.

A su criterio, las tareas de reconstrucción empezarán primero por obras de infraestructura pública. El Primer Mandatario estimó que la infraestructura estatal afrontó en forma adecuada el problema al tratarse de un terremoto de casi 8 grados. (I)

DATOS

El canciller Guillaume Long informó que se analiza una cumbre a nivel de cancilleres de Unasur para este próximo sábado. Descartó la presencia de los Jefes de Estado.

Long señaló que más rescatistas ya no es una necesidad, al contar con 1.073 acreditados en el país. Indicó que ahora en la segunda fase se necesitará establecer albergues para un año y más.

Señaló que están zarpando buques hasta el Ecuador para levantar albergues y campamentos, luego de la crisis. Dijo que hay varios ofrecimientos a la cuenta bancaria que habilitó el Ecuador.

Sobre el apoyo de la Organización de Naciones Unidas (ONU), indicó que al momento están realizando un balance, previo a la intervención que realizarán. “Hay un ofrecimiento inicial, que es un poco estándar, que son pocos millones; pero luego hay un llamado a la comunidad internacional, pero que en otros contextos podrían ser fondos importantes”, dijo Long.

——————————————–

La delegación enviará kits de alimentos

La FAO y el Magap visitarán las zonas rurales afectadas por el terremoto

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Ecuador y el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) realizarán una evaluación preliminar de los sectores agrícola, pecuario y pesquero de la región Costa.

Esta actividad se efectuará a fin de determinar los daños y las necesidades que dejó el terremoto que sacudió el país el sábado pasado. Para estas tareas se conformaron equipos técnicos que visitarán en los próximos días las zonas afectadas.

“Durante estos días nos desplazaremos a las zonas rurales de la Costa, donde la gente depende directa o indirectamente de la agricultura, la pesca o la silvicultura para obtener ingresos y alimentos”, explicó Pedro Pablo Peña, representante de la FAO en un comunicado.

El funcionario agregó que hoy más que nunca hay que fortalecer la capacidad de los sectores productivos del país y salvaguardar la vida de las personas que están en riesgo.

Los equipos estarán acompañados por Alberto Bigi, oficial de atención de emergencias de la Oficina Subregional de la FAO para Mesoamérica, y por Teresita Góngora, coordinadora de Gestión del Riesgo y Rehabilitación de la FAO en Colombia.

Además, la representación de la FAO en Ecuador enviará kits de alimentos, implementos de aseo y medicinas para las familias damnificadas.

Peña participó de una reunión en las instalaciones del ECU911, a la que acudió Stephen O’Brien, coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU, sobre las tareas de asistencia, las operaciones de socorro y de recuperación.

O’Brien indicó que la ONU y sus socios humanitarios se encuentran preparados para apoyar al pueblo ecuatoriano y detalló que ha movilizado un equipo de las Naciones Unidas de Evaluación y Coordinación en Casos de Desastres (Undac), para apoyar los esfuerzos de las autoridades nacionales.

Esta organización se suma a las que ya han venido a ofrecer su contingente para cooperar en las tareas de rescate.

El Telégrafo