El presidente Evo Morales manifestó el sábado en Roma, Italia, su confianza en que Bolivia puede eliminar totalmente la extrema pobreza al 0% hasta la gestión 2025, en el marco de la Agenda Patriótica del Bicentenario.

“A 2025 tenemos el reto de bajar la extrema pobreza a 0% con motivo del Bicentenario de Bolivia”, dijo ayer Morales en su discurso sobre “las claves del modelo boliviano” para erradicar la pobreza extrema ante la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales.

El Mandatario reiteró que en el Plan de Desarrollo Económico y Social 2016-2020 proyecta una disminución de la pobreza extrema de 24% registrada en 2014 a 9,5% en 2020. Además, esta política de Estado plantea el reto de  disminuir la pobreza moderada de 39% a 24% en el mismo lapso.

Recordó que la pobreza extrema en el país disminuyó de 38,2% en 2005 a 18,8% en 2013, gracias a un “trabajo conjunto” del Órgano Ejecutivo, los municipios y las gobernaciones de todo el país.

Causas. Morales explicó que entre los factores que ayudan a bajar la pobreza están las transferencias económicas mediante los programas productivos y el pago de los bonos sociales.

También dijo que se prevé que la desigualdad de los ingresos entre los más ricos y los más pobres baje de 39 veces anotada en 2014 a 25 veces en el próximo lustro.

Destacó que en los últimos dos años (2014-2015), 2 millones de bolivianos pasaron a la clase media en el país. En agosto de 2015, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) advirtió que el 30% de las 3,2 millones de personas que pasaron a la clase media en Bolivia corren el riesgo de recaer en la pobreza en caso de que pierdan su empleo o sean víctimas de inundaciones, o sufran incendios u otras adversidades.

El Presidente resaltó que el incremento salarial en la última década ascendió en 500%. En tanto, añadió que la nacionalización de los hidrocarburos y las empresas públicas es sinónimo de la liberación económica. “Lo más importante para Bolivia ha sido la nacionalización del gas y crudo”.

Morales recordó que se cerró 2015 con una renta petrolera de $us 4.000 millones mientras que en 2014 llegó a $us 5.530 millones antes de que descienda el precio del petróleo, lo que es una reducción del 27,66%. Recordó que en 2005 sumaba $us 500 millones.

Agregó que los recursos son redistribuidos a los bolivianos mediante bonos sociales, lo cual permitió tener un crecimiento económico promedio del 5%. Acotó que un desafío para los próximos años es industrializar las materias primas. Acotó que ya Bolivia exporta gas licuado de petróleo (GLP) y que venderá gas natural licuado (GNL) a Paraguay y Perú.

La Razón