La Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) declaró este mediodía estado de emergencia ante la actual crisis de agua, aseguró ayer el presidente de la autónoma, Marco Fortín, en la entrevista televisiva Frente a Frente.

Fortín agregó que la zona más afectada es San Salvador, pues ahí se concentra la mayoría de la población. Según él, la demanda en este departamento es de 4.4 metros cúbicos por segundo, y la producción de ANDA había sido usualmente de 5.9. Sin embargo, actualmente se están produciendo 5.4 metros.

Según la ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl, quien participó en la misma entrevista, el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, ha ordenado medidas de emergencia como la compra y alquiler de pipas para llevar agua a los sectores afectados.

Otras medidas serán discutidas por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) con el Consejo Nacional de Sustentabilidad Ambiental y Vulnerabilidad.

Pohl considera que el cambio climático está afectando el recurso hídrico en El Salvador, pues los pozos de agua han bajado de nivel.

Otra de las principales razones es que el país capta solamente el 10 % del agua lluvia, ya que el suelo está impermeabilizado con las construcciones y se pierde el 90 % del agua.

Fortín puso como ejemplo la urbanización Altavista, en Soyapango, donde “todo” está impermeabilizado y hay 38 mil viviendas en el mismo sector. La falta de agua en dicho sector es recurrente, pero el funcionario dijo que no pueden perforar un pozo en la zona para abastecer a esa localidad porque no hay infiltración de agua lluvia.

Según el presidente de la autónoma, Marco Fortín, los pozos han bajado la producción de agua. Por ejemplo, el de Altamira ha pasado de producir 22 litros de agua por segundo a 10.

Fortín explicó más tarde, por medio de una entrevista de Meganoticias 19, que cuando un pozo queda seco se queman las bombas y, si son reparables, el proceso puede tomar hasta diez días y si no, hay que comprar una nueva. Solo este año, quince bombas se han quemado en esas circunstancias, aseguró.

Agregó que durante 30 años no hubo una inversión preventiva en el sistema de abastecimiento de agua potable, por lo que “ahora las medidas son lógicamente urgentes”.

Estas serían el cambio de tuberías, la reparación de la planta Las Pavas y el mejoramiento de la planta de la Zona Norte.

De esa manera, en Las Pavas podrían pasar de producir 1.3 metros cúbicos por segundo a 3, y en la zona norte podría subir de 1.2 metros cúbicos por segundo a 2. La inversión aproximada para cada una sería de 64 millones y 28 millones, respectivamente.

Para solventar la crisis de agua en los pozos de ANDA, la autónoma perforará al menos tres más, que esperan estén listos en los próximos meses.

E&N