El freno a los despidos arranca por el Senado

Por primera vez el Gobierno sufrirá en carne propia las consecuencias de su debilidad parlamentaria: el bloque del Frente para la Victoria (con un número de integrantes suficiente para imponerse) impulsará hoy en el Senado el proyecto que declara la emergencia ocupacional y prohíbe los despidos durante 180 días. Se trata de un tema sensible para el presidente, Mauricio Macri, quien expresó su rechazo y adelantó que vetará la iniciativa en caso de que corra en la Cámara de Diputados la misma suerte que la que se espera hoy en la Cámara alta. Con 42 senadores (39 propios del FpV y tres aliados) y el apoyo de un sector del peronismo federal y otros bloques más pequeños, la oposición le dará a Cambiemos su primera derrota, dos días antes de la primera movilización conjunta convocada por las cinco centrales sindicales, que respaldaron expresamente la medida. Ayer por la tarde, luego de que se conociera la decisión judicial que proclamó a José Luis Gioja y Daniel Scioli como nueva conducción del PJ, los dirigentes pasaron por el bloque que preside Miguel Pichetto para manifestar su apoyo.

La semana pasada los senadores del oficialismo ya habían recibido la advertencia por parte del Ejecutivo. Las principales espadas del macrismo les pidieron que estuvieran disponibles para sesionar, en caso de que la oposición decidiera avanzar con el proyecto que había obtenido dictamen. El propio Macri, así como los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, y del Interior, Rogelio Frigerio, entre otros, cuestionaron el proyecto y minimizaron la situación de los despidos. “Compartimos una preocupación común con los gobernadores y los intendentes. No hay una solución alternativa a la de generar trabajo. Todas las medidas que apunten a crear empleo y sobretodo empleo que genera riqueza y que paga buenos salarios, va a ser apoyada. Entendemos que las medidas que se están discutiendo en el Congreso no van en este sentido, sino todo lo contrario”, afirmó ayer Frigerio, quien consideró que de esa forma se podría “entorpecer algunas de las propuestas de inversión”.

Más allá de las críticas del oficialismo, que apuró el anuncio del denominado “plan de primer empleo”, finalmente ayer un grupo de senadores elevó a la presidencia de la Cámara una nota solicitando la realización especial hoy a las 15.30 con dos iniciativas en la agenda. Por un lado, la ley antidespidos y por el otro, el proyecto que exige la autorización previa del Congreso para la toma de deuda pública tanto interna como externa. La nota dirigida a la vicepresidenta Gabriela Michetti contó con la firma de Juan Manuel Abal Medina, Juan Irrazábal, Marina Riofrío (FpV), Norma Durango y Daniel Lovera (PJ-La Pampa), Adolfo Rodríguez Saá (Peronismo Federal) y el sindicalista Guillermo Pereyra (Movimiento Popular Neuquino).

La propuesta de los senadores implica detener los despidos por los 180 días que dura la declaración de emergencia, al igual que las suspensiones, sin justa causa, tanto en el sector privado como en el sector público nacional. Esto incluye no sólo al Poder Ejecutivo sino también al Legislativo, Judicial y al Ministerio público. La norma no hace distinciones según la modalidad de contratación y declara que todos los actos dispuestos en contravención de la prohibición serán “nulos”. Según explicó Lovera, presidente de la comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, en caso de producirse despidos los trabajadores afectados podrán optar por accionar judicialmente por su reincorporación (con el pago de salarios hasta su reincorporación efectiva) o aceptar el despido. En ese caso, tendrá derecho a recibir el doble de indemnización del que le correspondería antes de la declaración de emergencia.

El texto del Senado es menos duro que el que obtuvo dictamen la semana pasada en Diputados. Los senadores establecieron que la emergencia durará 6 meses y no será retroactiva. En cambio, los Diputados del FpV impulsan la emergencia hasta fines de 2017 y con retroactividad al primero de marzo.

En respuesta a los cuestionamientos del macrismo sobre un eventual desaliento a la creación de nuevos puestos de trabajo, senadores del PJ aclararon que la prohibición de despidos correrá para aquellos que estuvieran contratados hasta diciembre de 2015 y no para nuevos trabajadores.

“Esta ley no es contra el Gobierno, pero tenemos que ponerle un freno a los despidos. Hemos sido responsables a la hora de votar leyes a favor de pagar las deudas externas. Ahora todos debemos ser responsables de saldar las deudas sociales y laborales internas”, aseguró ayer Lovera. Representantes del Frente para la Victoria discutieron ayer la posibilidad de introducir en el recinto alguna modificación al dictamen firmado la semana pasada. Finalmente, sólo el salteño Rodolfo Urtubey (que responde a su hermano, el gobernador Juan Manuel Urtubey) adelantó que pedirá cambios. De todas formas, el consenso alcanzado en el Senado entre el FpV, el Peronismo Federal y otros actores de la oposición garantizaban ayer una amplia mayoría frente a los 15 senadores con los que cuenta el interbloque Cambiemos (UCR, PRO y Coalición Cívica).

Página 12