El ministerio de Relaciones Exteriores uruguayo, Rodolfo Nin Novoa informó este martes de la entrada en vigor del acuerdo de preferencias comerciales entre el Mercosur y la Unión Aduanera de África del Sur (Sacu, por su sigla en inglés) que se firmó en abril de 2009.

Se trata de un acuerdo de preferencias fijas, por lo que se eliminan total o parcialmente los aranceles a una cantidad determinada de productos.

De esta manera, la Sacu -compuesta por Sudáfrica, Botsuana, Lesoto, Namibia y Suazilandia- otorga preferencia al Mercosur -integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela- en 1.064 posiciones arancelarias, lo que representa aproximadamente un 10% del universo arancelario.

Cerca de la mitad de estas posiciones (470) reciben el 100 % de preferencia, mientras que el resto siguen la siguiente distribución: 167 posiciones reciben 50%, 144 el 25% y 283 reciben 10%.

Para Uruguay, Sudáfrica ocupa el puesto número 33 en el ránking de los destinos de exportación, con un promedio de exportación de unos 29 millones de dólares anuales, lo que en 2015 representó el 0,38% del total exportado.

De los productos que exporta Uruguay, entre los que obtuvieron una preferencia del 25% frente al arancel vigente de Sacu se encuentra la carne bovina sin hueso.

Tras la firma del acuerdo en 2009 se inició un proceso de ratificación por parte de los países miembros que culminó el pasado 1 de abril con su entrada en vigor.

El proceso de negociación se inició en diciembre de 2000 entre el Mercosur y Sudáfrica, y en el año 2002 se integró al proceso la Sacu de pleno con los restantes cuatros países que conforman el bloque africano.

El Espectador