El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, saludó al papa Francisco este viernes en el Vaticano, donde cumple una agenda tras ser invitado para la conmemoración del primer cuarto de siglo de la Encíclica Centesimus Annus.

“Hoy tuvimos misa con el Papa y pudimos darle un gran abrazo”, comentó el mandatario en la red social de Twitter.

En las primeras horas de esta jornada, el Jefe del Estado ecuatoriano presentó su conferencia sobre los cambios de la situación política mundial desde 1991 y departió con personalidades invitadas para la ocasión.

Con la bienvenida de la socióloga Margareth Archer, dio inicio el evento denominado “Los nuevos retos y desafíos del Centesimus Annus: 25 años después”, que se desarrolló en la Pontificia Academia de Ciencias Sociales del Vaticano.

Personalidades del mundo académico participan en esta conmemoración en El Vaticano. Foto: Presidencia de Ecuador

En este evento se analizaron los cambios políticos y sociales de los últimos 25 años con la participación de intelectuales y académicos que pasaron revista al impacto de la Encíclica publicada por Juan Pablo II en 1991.

En este contexto, el Papa Francisco a través de un comunicado dio a conocer su mensaje denominado “Mi llamamiento”, donde reconoce y agradece a todos aquellos que aportan -de innumerables maneras- para garantizar la protección de la “casa que compartimos”.

En el mensaje, el Sumo Pontífice hace especial reconocimiento a aquellos que buscan sin descanso resolver los trágicos efectos de la degradación ambiental en la vida de los más pobres del mundo.

Al  evento también asisten Jeffrey Sachs, economista estadounidense; Oscar Rodríguez Maradiaga, cardenal hondureño; y Javier Iguíñiz Echeverría, profesor principal del Departamento de Economía de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

En esta jornada, el presidente Correa tiene previsto asistir a una cena en honor a los participantes en esta celebración en El Vaticano.

Andes


Morales lleva el ‘modelo boliviano’ al Vaticano, donde visitará al Papa

El presidente Evo Morales participará desde hoy, en el Vaticano, del Tercer Encuentro Mundial de los Movimientos Sociales en el que presentará “las claves del modelo boliviano” para erradicar la pobreza extrema. Además, el gobernante se reunirá en privado con el papa Francisco.

“Con seguridad, vamos a compartir muchas experiencias de trabajo, especialmente para los más humildes, los más pobres en Bolivia. Habrá muchas propuestas que vendrán de los cinco continentes en este tercer encuentro (…). Vamos a explicar el modelo de Bolivia, el modelo de reducción de la extrema pobreza”, puntualizó ayer el Jefe del Estado al canal estatal Bolivia Tv poco después de llegar a Roma, Italia.

El gobernante también participará de una conferencia en la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales del Vaticano con motivo del 25 aniversario de la encíclica Centesimus Annus, publicada por el papa Juan Pablo II para reflexionar sobre los desafíos económicos y las medidas globales contra la pobreza.

AGENDA. De este encuentro académico internacional también participará el presidente de Ecuador, Rafael Correa, y el precandidato a la presidencia de Estados Unidos Bernie Sanders (Demócratas). Morales anticipó que empleará este escenario para compartir reflexiones sobre los desafíos de los servidores públicos en favor de los más pobres.

“(Vamos a hablar) sobre los servicios básicos y por qué Bolivia está mejor ahora. Todo un programa de experiencias vividas. Vamos a compartir toda la experiencia de ser autoridades y del servicio, especialmente a los más pobres, a los más humildes en Bolivia”, remarcó el Jefe del Estado boliviano.

Además del papa Francisco, en el encuentro participará el arzobispo argentino Marcelo Sánchez Orondo, presidente de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales.

“¿Cuáles han sido los principales cambios en la vida económica, política y cultural de los últimos 25 años a los cuales la Iglesia de hoy debe responder? Mientras reflexionamos sobre la Centesimus annus, ¿en qué medida las nuevas realidades del mundo de hoy confirman o exigen un ulterior desarrollo de las intuiciones contenidas?”, señaló la socióloga británica Margaret Archer, quien es parte de la Academia Pontificia, en una reseña publicada ayer por el rotativo Vatican Insider.

Según el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Panorama Social de América Latina, publicado este año, Bolivia redujo sus indicadores de pobreza y pobreza extrema. El reporte señala que entre 2012 y 2014, los indicadores de pobreza se redujeron del 21,8% al 17,3 %, lo que quiere decir que cerca de 400.000 ciudadanos bolivianos dejaron esa condición, por efecto de una mejora de acceso a servicios básicos y condiciones laborales.

Morales declaró su beneplácito por participar del encuentro internacional y valoró la reunión privada que sostendrá hoy en la biblioteca del Vaticano con el líder de la Iglesia Católica. Recordó que anteriormente sostuvo un encuentro reservado con Francisco (octubre de 2014) en Roma y otra reunión similar en La Paz, cuando el Santo Padre realizó una visita apostólica a Bolivia. “Estoy pensando en el mar. Diálogo, diálogo que es indispensable”, afirmó el líder de la Iglesia Católica en julio de 2015 en La Paz para pedir un encuentro entre Bolivia y Chile.

Morales en el Vaticano

Conferencia

El Presidente participa en el III Encuentro Mundial de los Movimientos Sociales. Fue invitado por el Santo Padre.

Audiencia

Morales se reúne hoy (10.00 hora boliviana) con el Papa. Luego habrá una conferencia de prensa.

Sectores sociales se quejan de los obispos

El presidente Evo Morales, tras su llegada al Vaticano, anunció que hoy se reunirá en privado con el papa Francisco. Manifestó que le entregará una carta elaborada por los sectores sociales, en la que se quejan por acciones y dichos de los obispos de la Iglesia Católica boliviana sobre la realidad social y política del país.

“Aprovecharé este encuentro para entregarle una carta dirigida por la Central Obrera Boliviana (COB) y la Conalcam (Coordinadora Nacional por el Cambio) sobre algunas expresiones de grupos de la jerarquía de la Iglesia Católica contra los ciudadanos de Bolivia, contra los ciudadanos de los movimientos sociales”, anunció ayer el Mandatario boliviano. Es la tercera vez que Morales visita el Vaticano para reunirse con el Santo Padre, esta vez para participar en un encuentro mundial de movimientos sociales.

El evento se registra en momentos de tensión entre el Gobierno y la Iglesia boliviana, luego que hace dos semanas obispos del país urgieron acciones contra el narcotráfico en una carta pastoral, rechazada por el Gobierno. Desde agosto de 2015, el cargo de embajador de Bolivia en el Vaticano está vacante, tras la dimisión de Armando Loaiza, quien falleció en enero de este año.

Sugiere agencia para desactivar minas

Mauricio Quiroz

El mandatario Evo Morales sugirió a Chile la creación de una agencia para desactivar las minas antipersonales que sembró en sus fronteras con Argentina, Bolivia y Perú. El pedido fue formulado durante el viaje que emprendió rumbo al Vaticano, donde hoy se reunirá con el Santo Padre.

La postura del Jefe del Estado emergió como una crítica a la decisión del gobierno de la presidenta chilena Michelle Bachelet de crear la Agencia de Soberanía, que tendrá el propósito de argumentar demandas internacionales y de defenderse de otros procesos legales como el que Bolivia consiguió instalar en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para lograr una negociación “de buena fe” sobre un acceso soberano al mar.

“Que (Chile) cree una agencia para el desminado de la frontera con Bolivia, Perú y Argentina”, instó ayer el Presidente a la agencia estatal ABI, desde las Islas Canarias (España), donde su avión hizo una parada técnica, para luego dirigirse hasta el Vaticano.

Agenda. El canciller chileno, Heraldo Muñoz, anunció el miércoles la creación de la Agencia de Soberanía en el marco de un proceso de “modernización” de su ministerio, que además incluirá la materialización de una dirección estratégica de comunicación.

Ante este hecho, Morales ya había criticado —ese mismo miércoles— la decisión asumida por el Gobierno chileno, pues consideró que con esta entidad “Chile defenderá una soberanía robada”. Ayer, en Santiago, Muñoz dijo que no responderá a críticas del Mandatario y tampoco emitió comentarios sobre la visita —la tercera desde 2013— al líder de la Iglesia Católica. “No vamos a responder a los ataques verbales que tienen una lógica que evidentemente no es bilateral”, apuntó el Canciller chileno.

La Razón