Seis cuentas bancarias vinculadas con Rosa Leal de Pérez y Lissette Pérez Leal, esposa e hija del expresidente Otto Pérez Molina, fueron embargadas ayer por el Juzgado de Extinción de Dominio.

El Ministerio Público (MP) busca determinar el origen de Q5.4 millones depositados en las cuentas bancarias, y si se descubre que provienen de acciones ilícitas, se comenzara un procedimiento para extinguir la propiedad del dinero y que sea aprovechado por el Estado.

Las cuentas a nombre de Leal de Pérez tienen Q1.6 millones y US$441 mil 541.23 —aproximadamente Q3.3 millones—, informó la Fiscalía por medio de un comunicado de prensa.

A Lissette Pérez Leal se le inmovilizaron Q500 mil, según la nota publicada por el MP en su página. Además se solicitó el embargo de un vehículo todoterreno.

Confirma embargo

La Sala de Apelaciones de Mayor Riesgo confirmó ayer el embargo de otras tres cuentas bancarias de la hija del expresidente que habrían sido utilizadas por la empresa Grupo Pixel, Sociedad Anónima, para defraudar al Estado, según pesquisas preliminares.

Las cuentas suman depósitos por Q40 mil, informó la hija del exmandatario, quien descalificó los señalamientos del MP por posibles transacciones ilegales.

“Este procedimiento solo demuestra que las autoridades se ensañaron en contra de la familia del expresidente. Hoy, el hecho de tener los apellidos te vuelve un proscrito. El argumento para embargar las cuentas fue que eran de la hija de Otto Pérez Molina”, dijo.

Agregó que esperaba esa respuesta de la Sala antes que emitiera la resolución, porque hay presión contra los jueces y magistrados para que no acepten solicitudes de la familia de Pérez Molina.

“Lo que dicen es el parentesco que tengo con mi papá y no lo voy a dejar de tener, pero no es motivo para que me embarguen cuentas”, explicó Pérez Leal.

“Cuando encuentren una –transacción sospechosa- que vayan a poner la denuncia. Es una persecución política y me toca sufrir las consecuencias de ser la hija de quien soy”, dijo Pérez Leal.

Empresa sigue operando

Pérez Leal defendió su empresa y dijo que esta sigue operando con normalidad; negó además que haya intentado “vaciar” las cuentas luego de la captura del exmandatario, ligado a proceso por el caso de defraudación conocido como La Línea.

“Pixel nunca ha dejado de operar, sale dinero para pagar a proveedores y planilla; es mentira que esté vaciando las cuentas, de querer hacerlo lo habría hecho desde septiembre, que capturaron a mi papá”, dijo la hija del expresidente.

El Juzgado de Extinción de Dominio ordenó el embargo de cuentas de Pérez Leal, incluyendo una a nombre de la empresa Pixel, de su propiedad, y un pagaré en el que también era beneficiaria Rosa Leal de Pérez.

Era contratista

La relación de Lissette Pérez Leal con su padre fue estrecha durante la presidencia del Partido Patriota, incluso Grupo Pixel, Sociedad Anónima, a nombre de la ella, recibió contratos del Estado.

Según una publicación de Prensa Libre, Pérez Leal a través de Pixel manejó Q662 mil, la mayoría entre 2012 y 2015, cuando Otto Pérez era Presidente.

La empresa fue mencionada por Salvador González, alias Eco, ante el juzgado de Mayor Riesgo B, quien afirmó que sostuvo reuniones con Pérez Molina, su nuera Luisa Issacs y Lisette Pérez Leal para conocer la situación en la que se encontraban sus compañías.

Según el portal de Guatecompras, Pixeles ha recibido contratos por Q620 mil 56, de los cuales el 93.2 por ciento se le otorgaron durante este gobierno, sólo este año se le otorgaron Q273 mil 585.

En Guatecompras se demuestra que la entidad con mayor cantidad de adjudicaciones a Pixel fue del Instituto Guatemalteco de Turismo y que más del 90 por ciento son compras directas.

Prensa Libre