“En 2006 y 2009 se generó la mayor impunidad en la historia”: JOH

El presidente Juan Orlando Hernández sentenció que “no podemos retroceder” en la reestructuración de la Policía Nacional y que tiene que hacerse justicia en los crímenes cometidos por miembros de ese cuerpo, al tiempo que se sientan precedentes y se construye una nueva institución que sea confiable.

El mandatario, en declaraciones a HRN, también advirtió que la comisión de depuración está facultada para separar policías “sin dar explicaciones” y que los afectados podrán seguir siendo investigados aunque estén fuera de la institución.

La depuración y la reestructuración de la Policía son parte del proceso de recuperación de la seguridad en el país, luego de que, entre los años 2006 y 2009, la impunidad “carcomió las raíces de las instituciones”, subrayó el gobernante.

Añadió que ese proceso de recuperación se inició desde su gestión como presidente del Congreso Nacional, en el período anterior, con la creación de una plataforma jurídica y nuevas instituciones, subrayó el gobernante.

Consecuencias del abandono

El presidente Hernández refirió que, “cuando estudiamos el tema de la inseguridad en Honduras, nos dimos cuenta que había un patrón en toda Centroamérica, y también incluía un tanto Colombia y México”.

Recordó que desde el inicio de su Gobierno dijo que “la lucha contra el narcotráfico es el punto de partida para la destruccion de todo este aparato de impunidad que se ha venido gestando en Honduras. ¿Por qué? Porque el narcotráfico es el principal detonante de la violencia en la región centroamericana, México y Colombia”.

Hernández rememoró que “Honduras, obviamente, allá por el 2007, 2009, era practicamente el lugar preferido de los narcotraficantes para hacer sus operaciones y eso trajo como consecuencia la destrucción, a través de permear las instituciones del Estado”.

“La Policía no se quedó al margen, fue una de las instituciones que quizás más se afectó por este problema del narcotráfico”, dijo el gobernante.

Ahora, señaló, en Honduras se tienen “las consecuencias de haber abandonado en aquellos años las instituciones del Estado, de no estarlas sometiendo a un control permanente, a una depuración permanente, a una repotenciación permanente”.

Lo que ahora está surgiendo, en relación a crímenes de alto impacto como los del zar antidrogas Julián Arístides González y Alfredo Landaverde, es una información que va a permitir a los entes investigadores del Estado, y en especial al Ministerio Público, empezar a hilvanar esa información, consideró.

Es una información “que oficialmente de alguna manera no se daba a conocer, sea de manera que la escondían, sea de manera que no la encontraban”, pero “hoy hay retazos de información surgiendo y ahora lo que corresponder es que el Ministerio Público pueda ir tomando esas líneas de investigación”, planteó el mandatario.

Destacó el jefe de Casa de Gobierno que las autoridades de investigación tendrán que ir llamando a todas las personas que se mencionan en esas informaciones, a todos los ministros de Seguridad, oficiales y directores de la Policía, para buscar las conclusiones que permitan judicializar los casos.

La Prensa