Un grupo de mujeres indígenas Lencas se encadenaron ayer frente al Ministerio Público (MP) exigiendo justicia tras el asesinato de la dirigente Berta Cáceres.

Las féminas organizadas en el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), al grito de !!!justicia para Berta!!! piden al MP avanzar en la investigación de este crimen.

El grupo madrugó este día a apostarse frente al edificio de la Fiscalía por lo que las oficinas permanecen cerradas por completo.

Tras comenzar la manifestación pacíficamente los miembros del Copinh quebraron algunos ventanales y mancharon las paredes del Ministerio Público.

Las mujeres amenazan con soltar las instalaciones del MP hasta la otra semana.

La madrugada del jueves 03 de marzo trascendió el asesinato a manos de sujetos desconocidos de Berta Cáceres Flores al interior de su vivienda ubicada en la residencial El Líbano de La Esperanza, Intibucá, zona occidental de Honduras, donde también resultó herido su acompañante de origen mexicano identificado como Gustavo Castro Soto, quien es considerado un testigo del hecho criminal.

Por lo que familiares de la extinta, no descartaron que el crimen contra la dirigente indígena pudo haber sido muy planificado y en cualquier momento esperaban recibir la infausta noticia sobre su muerte por las constantes amenazas a las que era objeto.

Mientras que el único testigo del asesinato, el mexicano Gustavo Castro, ya dejó el país. Con mochila en mano, salió la mañana del pasado 01 de abril por el aeropuerto Toncontín.

El testigo presencial del asesinato de la ambientalista fue conducido bajo fuertes medidas de seguridad y acompañado por personal del consulado y la embajada de México en Tegucigalpa, al momento de abandonar el país en compañía de su hermano Óscar Castro, quien estuvo en Honduras por más de tres semanas.

El Heraldo

Copinh denuncia violencia en manifestaciones por muerte de Berta Cáceres

Las mujeres lencas del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) denunciaron ayer agresiones en su contra, luego de encadenarse frente al ministerio Público (MP) de ese país para exigir justicia por el asesinato de la líder Berta Cáceres.

Las manifestantes temen que las autoridades implementen un desalojo violento de las personas que protestan en las adyacencias de las instalaciones.

A través de un comunicado relataron que a las 11H20 de la mañana (hora local), en el momento en que dos miembros del Copinh ponían una manta con la imagen de Berta Cáceres, dos militares y una policía los abordaron intempestivamente y de “manera agresiva”. Procedieron a capturar a Gaspar Sánchez, quien fue ingresado por tres minutos en las oficinas del MP.

En el texto describieron que en el tiempo en que estuvo detenido Sánchez, fue golpeado con puños y patadas en diferentes partes del cuerpo.

Ante las demandas de la organización liberaron a Sánchez del ente judicial.

En el documento informaron que también resultó herido de un pie otro miembro del Copinh, Selvin Milla.

Luego de este suceso, alrededor de 120 efectivos de la Policía militar y Policía Antimotines se movilizaron al MP con una tanqueta policial.

El pasado lunes, la hija mayor de Berta Cáceres, Olivia Zúñiga Cáceres manifestó a teleSUR el temor que siente ella y sus hermanas de ser asesinadas en cualquier momento.

En su denuncia rechazó el silencio del Estado y la poca o nula investigación para esclarecer el asesinato de su madre.

TeleSur