El dato surge del primer Estudio sobre el nivel de ruido y el Medio Ambiente en la Argentina realizado recientemente por GAES Centros Auditivos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), Gran Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

Según los resultados del estudio, en el marco del Día Mundial contra el Ruido, que se celebra este miércoles, los argentinos reconocen la exposición al ruido como una problemática de contaminación medio ambiental. También reconocen que los ruidos molestos que los perturban se dan en mayor medida en sus casas o en sus barrios -61%- que en el trabajo -49%- y destacaron como el efecto más perjudicial la pérdida de capacidad auditiva, la perturbación del sueño, los acúfenos y la interferencia en la comunicación hablada.

Los jóvenes argentinos (entre 18 y 30 años), son los más sensibles al tema manifestando en un 45% de los casos que se mudarían a un lugar más silencioso, siendo en Córdoba en donde más se destaca esta tendencia en el 41% de los consultados.

En Capital Federal la mayoría de los porteños considera al ruido como un problema de contaminación ambiental -97%- y 7 de cada 10 reconoce la existencia de ruidos molestos en la casa o en el barrio.

El 67% colaboraría con medidas gubernamentales para reducir el impacto, sin embargo sólo tres por ciento estaría dispuesto a dejar de usar su auto para evitar los ruidos del tránsito.

El 93% de los argentinos, considera que la población no está concientizada en evitar generar ruidos molestos.

Según los resultados del último Estudio sobre la Audición, el 79% de los encuestados considera que vive en una población ruidosa, siendo el tráfico (57%), las obras en construcción (46%) y los ladridos de perro (37%), los tres sonidos más odiados.

El ruido entendido como un factor de estrés ambiental- puede intervenir en trastornos del sueño y del aprendizaje, la memoria, la motivación, la resolución de problemas y en el incremento de la irritabilidad y la agresividad.

“Incluso cuando la persona consigue afrontar con éxito su respuesta frente a la exposición al ruido (adaptándose, vivenciándolo de forma menos negativa o generando respuestas, como protegerse activamente, luchar contra sus causas, etc.) ésta puede conllevar unos efectos secundarios que generan consecuencias negativas en la salud, interfiriendo con el bienestar del individuo”, destaca Mónica Matti, fonoaudióloga y gerente de formación de GAES Centros Auditivos. *

Diez consejos para reducir la contaminación acústica: *

1. Proteger la casa de los ruidos.

2. Limitar el volumen de los aparatos electrónicos.

3. Transitar saludablemente en la ciudad.

4. Limitar el uso diario de los auriculares y los celulares.

5. Cuidar los oídos en las discotecas o fiestas con música alta.

6. Utilizar protección en los oídos ante ruidos ambientales.

7. Mover los muebles con cuidado.

8. Hablar con voz moderada.

9. Cuidar a nuestras mascotas: evitar ladridos excesivos.

10. Usar los electrodomésticos con moderación, evitando el uso nocturno.

Terra